comparecencia en el congreso

Rato acusa al Gobierno de intentar meterle en la cárcel y filtrar sus datos fiscales

El expresidente de Bankia ha culpado al Gobierno de una conspiración para intentar meterle en la cárcel, así como de provocar el rescate de Bankia junto con el Banco de España

Foto: Rodrigo Rato este martes en el Congreso. (EFE)
Rodrigo Rato este martes en el Congreso. (EFE)

Rodrigo Rato ha puesto en marcha el ventilador en su comparecencia ante la comisión de investigación de la crisis financiera del Congreso y ha repartido culpas sin asumir ninguna responsabilidad. Es más, ha acusado a varios ministros del Gobierno de Mariano Rajoy de urdir una conspiración para intentar meterle en la cárcel por el llamado 'caso Rato'. En cuanto a Bankia, ha responsabilizado al exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez de forzar la fusiuón y su salida a bolsa, y al ministro Luis de Guindos de obligarle a dimitir su dimisión como presidente y el rescate. Asimismo, ha echado la culpa a los Gobiernos del PSOE de permitir la burbuja de crédito e inmobiliaria.

Según el exvicepresidente del Gobierno, el Ejecutivo actual maniobró para provocar su caída en desgracia en 2015. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, hizo pública su declaración de la renta el televisión, Guindos filtró que Hacienda le estaba investigando y la titular de Empleo, Fátima Báñez, avisó a su secretaria, Teresa Arellano),de que se fuera "separando de él" porque iba a tener problemas con Hacienda (cosa que se apresuró a desmentir Báñez). "Me informaron tres fuentes distintas de que el Gobierno me quería meter en la cárcel", ha concluido. Báñez ha desmentido estas afirmaciones.

Respecto al motivo de su comparecencia, Rato asegura que el Banco de España le llamó de urgencia al despacho del gobernador para obligarle a introducir a Bancaja en el SIP que había creado Caja Madrid con otras cinco cajas. Y ha añadido que "acababa de finalizar 2 años de inspección Bancaja y era plenamente consciente de lo que había". Y no solo eso, sino que en diciembre de 2010 le remitió una carta -responsabilidad precisamente del famoso inspector Casaus- en la que estimaba las pérdidas esperadas de BFA-Bankia para los dos años siguientes y que aseguraba que eran perfectamente asumibles por la inyección de capital (CoCos) de 4.600 millones que había realizado el FROB. También le impuso el volumen mínimo de 3.000 millones de la colocación en bolsa y, junto al FROB, revisó sus cuentas y sus planes de negocio trimestralmente.

Más llamativos han sido los ataques del exministro de Economía al actual titular de la cartera, Luis de Guindos. Le ha acusado de provocar el desplome de toda la banca española en bolsa al iniciar su mandato anunciando públicamente que el sector necesitaba 60.000 millones. También puso a todas las entidades en aprietos con los famosos 'decretos Guindos' en los que exigía grandes provisiones para la exposición inmobiliaria y, finalmente, "me exigió mi dimisión el 6 de mayo de 2012 y la acción se desplomó". Las medidas de Guindos, a su juicio, provocaron la salida de 250.000 millones del sistema financiero español entre enero y septiembre de ese año, lo que le forzó a "aceptar el único rescate que le ofrecieron".

Rato acusa al Gobierno de intentar meterle en la cárcel y filtrar sus datos fiscales

Asimismo, ha asegurado que el ministro excluyó al Banco de España de las reuniones que mantuvo con él para tomar la decisión de nacionalizar la entidad: "Mi opinión es que se le ocultaron". El propio MAFO dijo en el Senado que la de Bankia fue "la primera crisis abordada sin el Banco de España" y que el Gobierno le había impuesto silencio. "Algo que no sé cómo casa con la independencia del BdE", según Rato.

Por el contrario, "se apoyó en los principales competidores, a los que llegó a encargar realizar cuáles eran las necesarias provisiones para Bankia", añade. La consecuencia fue que "esos competidores fueron, sin duda, los grandes receptores de depósitos que salieron de Bankia tras su nacionalización". Rato también ha recordado que el 23 de mayo de 2012, el ministro compareció en el Congreso y cifró solo en 7.000 millones los requerimientos de Bankia para cumplir sus dos decretos. Sin embargo, tuvo que aceptar los 19.000 millones que le exigió José Ignacio Goirigolzarri, porque había amenazado con dimitir si no se le concedía todo lo que pedía.

Puyazos a Goirigolzarri

Precisamente, ha aprovechado la comparecencia para mandar un par de 'recados ' a su sucesor al frente de Bankia. Por un lado, ha dicho que, cuando él salió de la entidad, esta tenía un 'rating' de grado de inversión, cosa que ahora no tiene pese a ser la entidad más capitalizada de España. A este respecto, ha negado que fueran necesarios 19.000 millones para sanear la entidad y ha planteado que habría que preguntar a su sucesor y al Gobierno por qué se quiso convertir en el banco más capitalizado de España.

Por otrolado , ha asegurado que la reformulación de las cuentas que hizo Goirigolzarri cuando llegó en 2012 fue ilegal. Algo con lo que está de acuerdo hasta el FROB, el principal accionista de Bankia, pese a que inicialmente la respaldó. Finalmente, ha calificado de "precipitada" la reciente colocación del 7% de Bankia en bolsa al hacerse por debajo del valor en libros, que es uno de los argumentos de los peritos (que la salida a bolsa se realizó por debajo de ese valor) para asegurar que había un desfase patrimonial en 2011.

Sede de Bankia en la Plaza de Castilla en Madrid. (EFE)
Sede de Bankia en la Plaza de Castilla en Madrid. (EFE)

Incluso ha llegado a defender que las tarjetas Black (por las que está condenado a cuatrop años y medio de prisión) llevaban funcionando desde 1988, y que fueron públicas y estuvieron fiscalizadas e inspeccionadas. Por descontado, también ha atacado a los peritos del Banco de España que han elaborado los informes que aseguran que las cuentas de la salida a bolsa de Bankia eran falsas y en los que se basa el juez Fernando Andreu para abrir juicio oral contra él por estafa a inversores. Ha subrayado que han hecho tres informes sucesivos -"se han ido peritando a sí mismos"-, en los que han ido rebajando sus acusaciones y han reconocido que existían los 6.900 millones de provisiones que inicialmente no encontraban. Y ha recordado que llevar los ajustes contables de la integración de las siete cajas contra reservas y nbo contra resultados es algo que permite la ley y que se ha aplicado en todas las fusiones bancarias en España.

La culpa de la burbuja, del PSOE

Respecto a la burbuja inmobiliaria, ha asegurado que fue consecuencia de la decisión del Gobierno de Zapatero de abandonar la necesidad de consenso parlamentario para nombrar a la cúpula del Banco de España (lo que permitió el nombramiento de un político como MAFO como gobernador) y la exigencia a la banca de dotar provisiones contracíclicas o genéricas. Estas dotaciones, junto con la calificación de créditos subestándar (no estaban en mora pero corrían el riesgo de estarlo y debían provisionarse), restingían la concesión de crédito durante la etapa del Gobierno del PP.

El exvicepresidente del Gobierno ha asegurado que el abandono de estas provisiones se tradujo en una explosión del crédito en los años 2005 y 2006, como ha reconocido el propio Banco de España en el informe remitido a esta comisión. De esta forma, el crédito pasó de representar el 120% del PIB español al 210% del mismo.

En el turno de preguntas de los grupos parlamentarios, Rato ha protagonizado un agrio enfrentamiento con la portavoz de ERC, Ester Capella, quien le ha llegado a llamar delincuente. El exdirector gerente del FMI le ha respondido que no se lo tolera, que él nunca ha sido acusado de ningún delito como político y que solo hace esas acusaciones porque "está protegida", pero que su actuación podría ser constitutiva de delito. Asimismo, la ha invitado a acusarle ante los tribunales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios