juan josé nieto deja la compañía

El salvador de Duro Felguera dimite a los quince días en pleno interés de Béjar y KKR

Juan José Nieto, que fue nombrado el 4 de enero para negociar el rescate con la banca, ha dejado sus funciones como miembro del gabinete creado para la refinanciación

Foto: Junta general de accionistas de Duro Felguera. (EFE)
Junta general de accionistas de Duro Felguera. (EFE)

Poco ha durado Juan José Nieto como rescatador de Duro Felguera. El directivo, que el pasado 4 de enero fue nombrado miembro del llamado Gabinete de Reestructuración Financiera para negociar un plan de salvamento con la banca, ha dejado ya las funciones en la compañía asturiana. El abandono, sobre el que ninguna de las partes quiere ofrecer su versión, ha supuesto un nuevo revés para las negociaciones, a las que se ha sumado Juan Béjar, expresidente de FCC, y KKR, con una oferta basada en aportación de capital mediante instrumentos de deuda.

Distintas fuentes han confirmado la retirada de Juan José Nieto, responsable de la firma NK5, especializada en ayudar a empresas en problemas. Tal y como adelantó El Confidencial el pasado 5 de enero, Nieto había sido designado un día antes por el actual presidente de Duro Felguera, Acacio Rodríguez, responsable de un comité creado exprofeso para asumir “las funciones de relación con las instituciones financieras, la recapitalización y el saneamiento”. Es decir, el mediador con Santander, Sabadell, BBVA, Caixabank, Liberbank y Bankia para encontrar una solución al impago de la deuda.

Dicho gabinete, formado también por el propio presidente y el director financiero, José Carlos Cuevas de Miguel, tenía “como objetivo obtener un balance saneado y una estructura de costes eficiente que inspire confianza al mercado”, según un comunicado interno enviado por el primer ejecutivo a toda la plantilla. Sin embargo, el abandono inesperado de Nieto ha provocado el efecto contrario. “La compañía está totalmente descabezada. Hay un vacío de poder evidente”, señalan dos personas inmersas en las conversaciones para evitar el concurso de acreedores que lleva casi un año sin poder cumplir con sus obligaciones crediditicas.

“El presidente actual es un hombre de 70 años que procede del antiguo Instituto Nacional de Industria (INI), sin experiencia en procesos como éste. Y la marcha de Nieto no hace más que dificultar la situación”, agregan. La banca, que lleva más de seis meses de negociaciones, ha ampliado hasta mediados de abril el plazo para buscar una salida para Duro Felguera, que tiene una deuda neta de unos 350 millones de euros. Pero hasta la fecha no se han puesto de acuerdo -BBVA se niega- ni para concederle avales por apenas 20 millones para que la ingenieria siga operando con normalidad.

Mientras tanto, al mapa de los potenciales salvadores se ha sumado la baraja de Juan Béjar, expresidente de FCC. El empresario, que iba en el grupo liderado por Blas Herrero para presentar una oferta por Duro Felguera, se ha asociado con KKR para inyectar 120 millones de euros y quedarse con el 70% del capital. La fórmula a través de la que ha presentado la oferta indicativa consiste en un vehículo que presta dinero a la compañía a un alto tipo de interés y que posteriormente va canjeando por acciones a través de warrants.

Se trata de una propuesta similar a la que en su día presentó Bybrook y que los acreedores veían con recelo por ser apalancada -basada en préstamos- y con un alto coste financiero. Además, como la anterior, requiere de un sacrifico por parte de la banca, que debería canjear 200 millones de deuda a cambio a tomar con el 25% del capital. Como la compañía apenas capitalizó actualmente 77 millones, la pérdida sería mayúscula, especialmente para Santander y Sabadell. El restante 5% de accionariado se lo repartirían los actuales accionistas, entre los que destaca la familia Arrojo, propietaria del 24,5%, con una quita muy significativa.

KKR, que tiene inversiones a largo plazo en España, como Port Aventura, Saba y Telxius, entre otras, cuenta con una filial 'distress' que trata de sacar provecho de compañías en apuros financieros. Entre ellas Uralita, a la que salvó del concurso de acreedores. En su momento también se interesó por algunos negocios de Isolux, pero finalmente declinó acudir a su rescate.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios