pese a ser propuesto por el consejo

Cebrián bloquea el nombramiento de Carvajal como primer ejecutivo de Prisa

La designación del banquero de inversión, que no estaba bien vista por el todavía presidente, no ha obtenido el respaldo unánime de todos los accionistas y acreedores

Foto:  Juan Luis Cebrián. (EFE)
Juan Luis Cebrián. (EFE)

Como le pasó a Javier Monzón, la candidatura de Jaime Carvajal para ser el próximo presidente de Prisa no ha obtenido el consenso suficiente por parte de los actuales accionistas del grupo de comunicación ni de su todavía primer ejecutivo. Por tanto, la compañía se presentará este miércoles a la junta extraordinaria para aprobar su rescate con el mismo equipo directivo que la ha llevado a su insolvencia.

Fuentes próximas a las negociaciones han confirmado que la designación de Carvajal como vicepresidente ejecutivo y máximo directivo de Prisa se ha caído a última hora después de que la comisión de nombramientos y retribución estudiara el pasado viernes su currículo. Su elección tenía el apoyo de la mayoría de los accionistas, pero no de todos, ya que algunos no veían con buenos ojos que quisiera mantener sus cargos de consejero delegado de Arcano y de presidente de Evo Banco. El más beligerante ha sido el Santander, dueño del 4% de la compañía y acreedor destacado de la familia Polanco, los fundadores.

Otras fuentes sostienen que Carvajal tampoco estaba bien visto por Cebrián, que en principio pasaría a ser presidente, pero sin funciones ejecutivas. El planteamiento era que el banquero de inversión fuera designado vicepresidente ejecutivo para liderar la ampliación de capital y la reestructuración de la deuda. Su papel se consideraba esencial para convencer a los acreedores, la mayoría de ellos ‘hedge funds’ cuyo principal objetivo era rentabilizar la inversión sin más miramientos sobre el carácter estratégico del grupo de comunicación.

Posteriormente, una vez conseguido salir de la insolvencia actual, Carvajal sería nombrado presidente no ejecutivo de Prisa, mientras el veterano periodista pasaría a gestionar solamente la línea editorial de ‘El País’ como consejero delegado del periódico. Pero las negociaciones no han fructificado y el financiero no ha conseguido el apoyo de todos los accionistas.

Se trata, por tanto, de la segunda persona que se queda a las puertas de ser elegido presidente de Prisa tras el intento fallido de Javier Monzón. El expresidente de Indra rechazó el nombramiento horas antes de la celebración del consejo de administración que le iba a designar al esgrimir que le habían cambiado las condiciones de su contrato. Como a Carvajal, el problema fue que no aceptó compartir el poder con Cebrián durante un periodo transitorio al considerar que sus funciones iban a estar limitadas.

El todavía presidente de Prisa prefiere un perfil parecido al de Cristina Garmendia, exministra de Ciencia y Tecnología entre 2008 y 2011, en la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. De hecho, Cebrián se reunió la pasada semana con Garmendia en Argentina en la celebración del Foro Iberoamericano, que contó con la presencia de César Alierta, Isidre Fainé y Felipe González. El expresidente del Gobierno del PSOE hizo de padrino de la exministra e intentó convencer al presidente de Criteria para que validase el nombramiento de su discípula. Una persona que, no obstante, no cuenta con el visto bueno de la mayoría de los acreedores y de varios accionistas relevantes.

Junta vital sin acuerdo con los acreedores

Así las cosas, y si no hay una propuesta de última hora, Prisa celebrará este miércoles la junta extraordinaria de accionistas que debe aprobar una ampliación de capital de 450 millones y un canje de deuda por capital por parte de los acreedores por 100 millones adicionales. Pero esta operación está condicionada a que todos o parte de los 'hedge funds' aceptasen una quita, exigencia que ya han comunicado a la compañía que no aceptan.

La gran pregunta es si, pese a estas diferencias entre los accionistas para elegir a un presidente que sea considerado válido, los principales propietarios de las acciones de Prisa apoyarán la ampliación de capital. Según indican distintas fuentes, tanto Telefónica, dueña del 13%, como Santander (4%) y CaixaBank (5%) se comprometerán a suscribir la parte que les corresponde. Por lo tanto, la operadora de telecomunicaciones aportará 58,5 millones, el banco presidido por Ana Botín, 18 millones, y el dirigido por Jordi Gual, 22,5 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios