impone un duro sacrificio a los accionistas

Cebrián aplaza su salida tras eliminar a Monzón y pese a admitir la quiebra de Prisa

El veterano presidente del grupo de comunicación propone una inyección de capital de hasta 550 millones mediante una ampliación de capital a precio de derribo para salir de la crisis

Foto: Juan Luis Cebrián. (EFE)
Juan Luis Cebrián. (EFE)

Como Carles Puigdemont con la declaración de la independencia, Juan Luis Cebrián ha aceptado dejar la presidencia de Prisa, al tiempo que ha decidido quedarse hasta que la compañía encuentre un sucesor de “reconocida competencia y experiencia”, según el nuevo reglamento del consejo de administración aprobado este viernes en una reunión de alto voltaje. Unas condiciones que al parecer no reúne Javier Monzón, el directivo elegido por Banco Santander y por Telefónica para hacerse cargo de un grupo en situación de insolvencia.

Prisa reconoció ayer noche que, ante este desacuerdo, ha suspendido la junta extraordinaria de accionistas prevista para el 30 de octubre –el día en el que Cebrián cumple 73 años– y ha convocado una nueva para el 15 de noviembre. El orden del día de ese acto tiene como punto esencial la realización de una ampliación de capital de 450 millones a un precio de 1,20 euros por título, es decir, con un descuento del 65% sobre el último cambio en bolsa.

La compañía asegura en el comunicado oficial que “accionistas titulares de un porcentaje relevante del capital social han comprometido la suscripción de su parte proporcional de las acciones nuevas”, mientras que “otros han manifestado su intención de hacerlo”. Pero en ningún caso concreta quiénes ni cuántos han aceptado esta operación, que supone una dilución de más del 100% del capital.

Se da por hecho que Amber Capital, dueño del 19% de la empresa, la suscribirá, ya que fue el que la solicitó antes del verano

Se da por hecho que Amber Capital, dueño del 19%, la suscribirá, ya que fue el que la solicitó antes del verano, pero siempre y cuando se facilite la entrada de César Alierta en el capital. Pero falta saber si Santander (4%), CaixaBank (5%), Telefónica (13%), HSBC (9%) y la familia Polanco (17%) seguirán los mismos pasos. Estos cinco accionistas iban a respaldar la emisión de estos 375 millones de nuevos títulos siempre y cuando Monzón fuera el presidente en lugar de Cebrián. Pero el que fuera primer directivo de Indra rehusó el cargo antes del inicio del larguísimo consejo de administración celebrado este viernes al observar que el periodista quería pilotar una transacción en la que compartirían los poderes ejecutivos.

La ampliación de capital irá acompañada de una conversión de 100 millones de deuda en manos de bancos y ‘hedge funds’ por capital, a un precio de 2 euros por acción, con una importante quita que Prisa no detalla en el hecho relevante a la CNMV.

Todo en manos de los acreedores

En cualquier caso, ambos aumentos de capital están sujetos a compensación de pérdidas con cargo a reservas por 1.578,7 millones, una reducción de capital de 154,3 millones para salir de la actual causa de disolución y, lo más importante, a un acuerdo previo con las entidades acreedoras tenedoras de los 1.560 millones de deuda para refinanciarla y alargar su vencimiento. La banca y los ‘hedge funds’ ya se han puesto en manos de Houliham Lokey, el asesor especializado en compañías en graves problemas más importante del mundo, y de KPMG para negociar una solución que determinadas fuentes consideran requerirá un mayor tiempo.

Sede del Grupo Prisa. (EFE)
Sede del Grupo Prisa. (EFE)

Según las mismas fuentes, cualquier acuerdo pasa por la salida inexcusable y definitiva de Cebrián, al que consideran el responsable del hundimiento en bolsa de la compañía. Sin embargo, en la comunicación a la CNMV, Prisa matiza que el relevo del presidente ejecutivo del Grupo tendrá lugar una vez se hayan ejecutado los aumentos de capital y la reestructuración de la deuda, de modo que la Sociedad cuente con una “estructura financiera estable y sostenible”.

Un matiz muy relevante sobre el que los acreedores y los accionistas todavía no se han pronunciado. Especialmente Banco Santander y Telefónica, los promotores del nombramiento de Monzón, que Cebrián echó abajo a última hora al cambiar los términos de la sucesión que él mismo había pactado con el candidato de Ana Botín y José María Alvarez Pallete, presidentes de Banco Santander y Telefónica, respectivamente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios