Doble varapalo de Bruselas a la evasión fiscal

Bruselas obliga a Amazon a pagar 250 M y lleva a Irlanda a los tribunales por Apple

La recriminación es doble: por una parte, a la multinacional por eludir el pago de impuestos de sus beneficios. Y por otra, al propio Gran Ducado, quien ofreció los beneficios ilegales a Amazon

Foto: La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. (EFE)
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager. (EFE)

Doble varapalo de Bruselas a la evasión fiscal. La Comisión Europea ha condenado este miércoles a Amazon a pagar 250 millones de euros a Luxemburgo, una cantidad que evito pagar gracias a beneficios fiscales ilegales. “Son ilegales a ojos de la legislación europea porque permitió a Amazon pagar sustancialmente menos impuestos que otras empresas”, ha recalcado la Comisión.

La recriminación es doble: por una parte, a la multinacional por eludir el pago de impuestos en tres cuartos de sus beneficios. Y por otra, al propio Gran Ducado, quien ofreció los beneficios ilegales a Amazon. “Los Estados miembros no pueden dar beneficios fiscales selectivos a grupos multinacionales que no están disponibles para otros grupos”, ha advertido la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Dublín ante la justicia por arrastrar los pies

La Comisión ha decidido anunciar una segunda medida que sirve de advertencia a Luxemburgo: después de dictaminar hace más de un año que Apple debía devolver 13.000 millones de euros de impuestos impagados a Irlanda, va a llevar a Dublín a la justicia por no resistirse a acatar la decisión. “Entendemos que la recuperación (del dinero) puede ser más complicada en unos casos que en otros. Pero los países tienen que hacer los suficientes progresos para restaurar la competencia” justa entre empresas, ha afirmado Vestager.

La decisión de Bruselas de obligar a Apple a pagar 13.000 millones de euros a Irlanda cayó como un jarro de agua fría en un país que apoya buena parte de su economía en los beneficios fiscales a empresas internacionales, lo que le ha convertido en objetivo de críticas de aquellos que ven que fomenta la evasión fiscal de empresas. Las grandes multinacionales echan mano de la llamada “ingeniería fiscal” para, por ejemplo, transferir los ingresos que obtiene en distintos países a otro territorio, donde ha obtenido un pacto fiscal a medida.

En estos catorce meses, Irlanda no ha recuperado aún ni un euro de los 13.000 millones de euros, ya que por el momento se ha dedicado a calcular la cantidad exacta que debe exigir a Apple, un trabajo que dice que le llevará hasta por lo menos marzo de 2018.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios