dice que lo primero son los clientes

CaixaBank, tras el 1-O: "Tomaremos las medidas que hayan de tomarse"

El consejo de administración del banco habla por primera vez sobre los acontecimientos en Cataluña para advertir de que lo primero son los intereses de los clientes y accionistas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

CaixaBank ha decidido romper el silencio sobre los acontecimientos que están sucediendo en Cataluña. Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, presidente y consejero delegado de la entidad respectivamente, optaron ayer por pronunciarse sobre la jornada de huelga y las protestas en las que participaron sus propios empleados, los cuales cortaron la avenida Diagonal. Los máximos dirigentes del segundo mayor banco de España indicaron este martes en un comunicado interno que adoptarán las decisiones que “hayan de tomarse” para proteger los intereses de todos.

La institución financiera, la segunda más importante de Cataluña tras BBVA y verdadero alma máter de la autonomía, asegura que respeta los derechos de huelga y manifestación de los trabajadores, pero les recuerda que “el único objetivo que persigue la entidad es el de proteger en todo momento los intereses de sus clientes, accionistas y empleados, garantizando la integridad de los depósitos”. Una declaración para desvincularse de cualquier manifestación política en un momento que en el Grupo La Caixa consideran socialmente crítico e histórico.

Ante la incertidumbre generada entre los depositantes y los inversores por la posible declaración de independencia anunciada el pasado domingo por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, los dos primeros directivos de CaixaBank apremian a sus trabajadores a “comunicar proactivamente a nuestros clientes nuestro compromiso con la defensa de sus intereses”. Un compromiso, continúa el escrito, que “a lo largo de la historia ha guiado siempre nuestras actuaciones y guiará las decisiones futuras que, en caso de ser necesario, hayan de tomarse”.

La postura oficial del consejo de administración de CaixaBank se produce después de las interrogantes surgidas entre sus clientes sobre los efectos que tendría en sus ahorros la independencia de Cataluña promovida por el Gobierno del PDeCAT, ERC y la CUP tras la celebración del referéndum ilegal del pasado domingo. Como norma general, los empleados estaban respondiendo que no se preocuparan porque, en caso de que se produjese la separación, la entidad podría trasladar su sede a Madrid al día siguiente.

Un mensaje que coincide con lo que los directivos del banco con sede fiscal en Cataluña han reiterado en diversas ocasiones, aunque sin mencionar específicamente qué harían en caso de segregación. Su respuesta siempre ha sido que CaixaBank estará dentro de la ley y dentro de la zona euro, ya que como empresa cotizada se debe a todos los accionistas sin tener en consideración su origen y su creencia política o religiosa. De hecho, la junta general del banco ya dejó la puerta abierta a mover su sede operativa y fiscal de Barcelona a cualquier otra población si su permanencia en la ciudad condal ponía en peligro a sus 'stakeholders'.

Registro diario de depósitos

Desde hace semanas, el comité de dirección de CaixaBank está monitorizando diariamente la entrada y salida de depósitos. La entidad ha señalado que se trata de un seguimiento absolutamente normal que se puso en marcha en noviembre de 2015 después de la celebración de los comicios locales que dieron el triunfo a la coalición soberanista. Y añade que hasta la fecha, más allá de las lógicas preguntas de los ahorradores, no se ha producido ningún movimiento extraordinario. El banco tiene una exposición al riesgo de Cataluña del 18% de su balance, con una cuota de mercado en préstamos del 17%.

Lo mismo sostienen desde Banco Sabadell, desde donde reconocen que están vigilando con más detalle que en otras ocasiones las transferencias de los clientes sin haber advertido hasta la fecha salidas de dinero fuera de lo normal, salvo en contadas ocasiones. No obstante, el Banco de España ya se ha reunido con los representantes de todas las entidades para tener un reporte diario de las necesidades de liquidez, que posteriormente es elevado al Banco Central Europeo (BCE).

Fuentes financieras indican que inversores institucionales y administraciones públicas sí han movido sus posiciones a oficinas bancarias fuera de Cataluña por el riesgo a un posible corralito. Una incertidumbre por la que especialmente están preguntando también 'family offices' y grandes patrimonios que buscan seguridad jurídica para sus ahorros. “Claro que afecta lo que está pasando”, coinciden desde dos firmas de capital riesgo que gestionan cerca de 1.000 millones de inversores locales y extranjeros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
132 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios