nueva reunión del consejo de administración

Alierta ofrece 25 millones a Telefónica para comprar su 13% de Prisa y entrar al rescate

César Alierta, expresidente de Telefónica, quiere volver a la primera plana empresarial tras dejar el consejo de administración de la operadora el pasado mes de mayo

Foto: El expresidente de Telefónica César Alierta. (Reuters)
El expresidente de Telefónica César Alierta. (Reuters)

César Alierta, expresidente de Telefónica, quiere volver a la primera plana empresarial tras dejar el consejo de administración de la operadora el pasado mes de mayo. Y le gustaría hacerlo comprando la participación que la empresa de telecomunicaciones tiene en Prisa, un paquete del 13% que el propio Alierta adquirió en 2012 a través de la multinacional en el primer rescate coordinado que suscribió conjuntamente con Banco Santander, CaixaBank y HSBC.

Fuentes financieras han asegurado que el empresario y abogado zaragozano ha presentado una oferta de 25 millones de euros por el 13% de Prisa, que a precios de mercado tiene una valoración próxima a los 31 millones. Se trata de la segunda propuesta que hace Alierta, que ya intentó tomar el pasado mes de abril esta participación para liderar la recapitalización del grupo de medios de comunicación dueño de ‘El País’ y la Cadena SER. Su propuesta iba acompañada de la entrada de más inversores y un cambio en la gestión, lo que incluiría la salida de Juan Luis Cebrián como presidente.

Aquella intentona no contó con el apoyo de CaixaBank y de Santander, que a última hora decidieron descolgarse del plan para destituir al reconocido periodista, tal y como reclamaba el principal accionista, el fondo Amber Capital. El nuevo presidente de Telefónica, José María Álvárez-Pallete, declinó la proposición a la espera de los acontecimientos que se debían dilucidar en la junta general que se celebraría en junio, en la que todos los accionistas aprobaron la gestión del ejercicio.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

La diferencia entre la primera y esta última es que Telefónica ha declarado oficialmente su participación como “disponible para la venta”, después de que en el primer semestre del año se apuntase un deterioro de 30 millones por esta inversión. Por tanto, la operadora reconoce públicamente que no tiene interés en continuar con esa participación, que Pallete heredó de Alierta. Fuentes próximas a las conversaciones indican que el actual presidente de Telefónica no ha respondido todavía a su antecesor.

En 2012, con Mariano Rajoy ya como inquilino de La Moncloa, la operadora adquirió opciones sobre el 22% del capital del editor de ‘El País'. Aquello fue una operación de Estado, puesto que el acuerdo se hizo sin conocimiento oficial del consejo de administración de Telefónica ni de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), según explican fuentes conocedoras de la transacción.

Grandes pérdidas y nuevo consejo

Posteriormente, ante la delicada situación por la que atravesaba Prisa y la imposibilidad de no aflorar esta participación oculta, Alierta reunió a Emilio Botín y a Isidre Fainé, presidentes de Banco Santander y CaixaBank, respectivamente, para pedirles que se quedaran con parte de ese paquete mediante un canje de deuda por capital. Aquello se comunicó en junio de 2012 como una inyección de capital de 434 millones, estructurada mediante una suscripción de 100 millones por parte de Telefónica en forma de bonos convertibles y la capitalización de 334 millones de préstamos en manos de Santander, CaixaBank y HSBC.

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)
El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián. (EFE)

El resultado fue que la operadora de telecomunicaciones acabó siendo el tercer mayor accionista de Prisa, con el 13% del capital, mientras que HSBC se quedó con el 9% de las acciones, CaixaBank, con un 5%, y Santander, con un 4%. Estas participaciones tienen hoy en día un valor bursátil de apenas 75 millones de euros, por lo que la pérdida asciende a cerca de 370 millones, el 83% de los fondos aportados hace cinco años.

La intención de Alierta es quedarse con el 13% de Telefónica y apoyar la ampliación de capital que Amber Capital ha propuesto al consejo de administración de Prisa a cambio de no vender Santillana. El fondo de capital riesgo quiere evitar desprenderse de la joya de la corona del grupo —representa el 70% del ebtida o beneficio de explotación—, pese a la fuerte presión de los acreedores, a los que el 'holding' debe 1.546 millones. De esta cifra, 956 millones vencen el próximo año y la compañía no genera la caja suficiente para atender ese pago.

La situación volverá a debatirse en el consejo de administración que está previsto para el día de hoy, después de que en la reunión del pasado 15 de septiembre Amber Capital y la familia Polanco rechazasen la propuesta de Cebrián de traspasar Santillana a Rhône Capital por apenas 1.200 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios