en la celebración de la junta general

Amber propone ampliar capital en Prisa para 'retratar' a Cebrián y a sus accionistas

El fondo de capital riesgo quiere obligar a Telefónica, CaixaBank, Santander y los afines al presidente a que aporten fondos para evitar la ejecución por parte de los acreedores

Foto: El consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, en una junta general de accionistas. (EFE)
El consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, en una junta general de accionistas. (EFE)

Juan Luis Cebrián se enfrenta hoy a unos de los momentos más incómodos desde que en 1983 fue nombrado consejero de Prisa y desde que en 2007 tomó las riendas del grupo de comunicación como consejero delegado. El también presidente ejecutivo del grupo editor de 'El País' desde 2012 tendrá que escuchar cómo Amber, el mayor inversor de la compañía con el 19% de las acciones, va a solicitar en la junta general de accionistas (JGA) llevar a cabo una ampliación de capital que refuerce los recursos propios ante el desequilibrio entre la deuda y la capitalización bursátil.

El periodista confía en calmar al fondo de capital riesgo con la venta de Media Capital, la filial portuguesa de Prisa, a la francesa Altice por unos 400 millones de euros para reducir los cerca de 1.500 millones que aún adeuda. Una desinversión que Cebrián negaba que fuera a hacer a finales de marzo y por la que obtendrá una liquidez insuficiente para atender las obligaciones financieras a las que tiene que hacer frente la compañía el próximo año. La operación, dirigida por Morgan Stanley, fue desvelada por El Confidencial el pasado 11 de junio.

Por este motivo, Joseph Oughourlian, en representación de Amber Capital, va a intervenir en la junta para exigir una aportación de fondos por parte de los accionistas que permita corregir la proporción actual de 193 millones de capitalización bursátil frente a 1.500 millones de deuda. Una ecuación a la que Prisa ha llegado por el desplome del 53% de las acciones en lo que va de año, hasta tocar el precio más bajo desde que salió a cotizar en junio de 2000. Aquel mes, la empresa debutó en los mercados de capitales con un valor de 4.451 millones, por lo que se ha hundido el 95,66%.

Joseph María Oughourlian, CEO de Amber Capital. (EC)
Joseph María Oughourlian, CEO de Amber Capital. (EC)

Así lo aseguran fuentes próxima al fundador de Amber. Su petición caerá en saco roto si no consigue el apoyo de CaixaBank, Banco Santander y Telefónica, las empresas que entraron en el capital de Prisa por la ejecución parcial de la deuda. Aunque los dos bancos y la operadora han llegado a apoyar a Oughourlian en la sombra, a la hora de la verdad ninguna ha dado el paso en público para solicitar la marcha del hombre al que se le atribuye un gran poder más allá de su labor como gestor. La petición de Juan Carlos I de no atosigar a Cebrián les frenó en seco.

Las recientes declaraciones de José María Alvarez-Pallete en la extensa entrevista que concedió a 'El País' en que aseguraba que su labor era favorecer la estabilidad de Prisa han desmontado cualquier intento ulterior de proponer oficialmente la destitución de Cebrián. Por eso, el consejero de Amber va a pedir la ampliación de capital para obligar a todos los accionistas a retratarse. En su opinión, o aportan fondos, o la empresa está condenada a una ejecución futura por parte de los acreedores, la mayoría 'hedge funds' o fondos buitre.

El problema adicional es que Prisa necesitaría una ampliación de capital por al menos 200 millones, el 100% de su capitalización, lo que obligaría a todos los accionistas, incluidos los mexicanos y cataríes afines a Cebrián, a hacer una desembolso mayúsculo para no diluirse.

Un hombre de paja

Para atenuar la tensión, Cebrián pretende llegar a la junta con la venta de Media Capital cerrada y ofreciendo el relevo del actual consejero delegado, José Luis Sainz. Tal y como adelantó este periódico el pasado 25 de mayo, el presidente de Prisa tiene pensado nombrar a Manuel Mirat, primer ejecutivo de 'El País', como su nueva mano derecha. Un cambio que, no obstante, algunos accionistas consideran insuficiente, dado que sospechan que es otro hombre de paja del veterano periodista. Además, añaden que no se entiende cómo una compañía con un problema de deuda tan enorme no tiene hoy en día un director financiero tras la salida de Fernando Martínez.

El presidente de Prisa tiene pensado nombrar a Manuel Mirat como su nueva mano derecha. Un cambio que algunos accionistas ven insuficiente

Mirat lleva 20 años en el Grupo Prisa, adonde se incorporó desde Arthur Andersen. Es licenciado en Derecho, PADE (Programa de Alta Dirección de Empresas) y PDD (Programa de Desarrollo Directivo) por la escuela de negocios IESE. Desde 1997 ha asumido distintos puestos directivos en el grupo de medios de comunicación, como el área financiera. En 2004, fue designado consejero delegado de Prisacom para liderar la transformación digital de la compañía, incluidas las marcas 'El País', Cadena SER y Los 40 Principales.

Quien será el nuevo número dos de Prisa si el consejo de administración aprueba la propuesta de Cebrián lleva desde septiembre de 2014 como consejero delegado de 'El País'. Durante sus dos años y medio largos de gestión, tanto la difusión como las ventas de la principal enseña periodística del grupo han sufrido, en línea con el resto del sector, si bien ha conseguido reducir sensiblemente las pérdidas de la editora, que llegaron a ser de 30 millones de euros en el ejercicio de su llegada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios