grupo invivas

Un millonario vasco protagoniza la compra inmobiliaria récord del momento en Miami

El traspaso de un local de moda ha destapado el desembarco en Florida de Invivas, grupo de Sabino Arrieta, miembro de las familias del PNV que tanta fortuna han hecho en las últimas décadas

Foto: Panorámica de Miami.
Panorámica de Miami.

Un desconocido grupo español acaba de saltar a las portadas de la prensa estadounidense por haber protagonizado la operación inmobiliaria más cara del momento en la siempre cotizada Miami. Se trata de Grupo Invivas, un conglomerado vizcaíno detrás del cual se encuentra la familia de Sabino Arrieta Heras.

Este empresario de dilatada y polifacética trayectoria ha sido, entre otros cargos, número dos de la consejería de Interior del Gobierno Vasco cuando se creó la Ertzaintza y presidente de la siderúrgica Sidenor, cuya venta, hace 12 años, le convirtió en una de las principales fortunas del país.

Hace pocas semanas, a través de la subsidiaria Invivas Miami Real Estate, compró un local alquilado al restaurante de moda La Petite Maison por 5,2 millones de dólares (unos 4,39 millones de euros), según la publicación especializada 'The Real Deal Magazine'.

Los 1.000 dólares por pie cuadrado desembolsados por el grupo español para hacerse con este local suponen casi doblar los registros de hace tres años

Esta cifra, por sí sola, podría resultar insignificante, pero si se pone en relación con los 5.187 pies cuadrados (cerca de 500 metros cuadrados) de superficie adquirida, supone marcar un récord en el mercado de la ciudad de Florida.

Los 1.000 dólares por pie cuadrado desembolsados por el grupo vasco suponen casi doblar los registros marcados hace menos de tres años, cuando este mismo local se transfirió por tres millones de dólares, lo que arroja una media de 580 dólares por pie cuadrado.

Las familias del PNV

Aunque en España es prácticamente un desconocido, por el interés de sus propietarios de mantener un perfil bajo, Grupo Invivas lleva mucho tiempo trabajando en expandir sus intereses inmobiliarios fuera de nuestras fronteras.

Hace cuatro años, en el verano de 2013, inició sus operaciones en Alemania con la compra, en Fráncfort, de un edificio de 1.000 metros cuadrados, dedicado a oficinas y comercial, por siete millones de euros.

Detrás de este primer movimiento había una estrategia de crecer en el país centroeuropeo mediante la inversión de 40 millones de euros en diferentes inmuebles de Düsseldorf, Hamburgo, Múnich y la propia Fráncfort. Sin embargo, ahora ha llegado el momento de dar el salto al otro lado del Atlántico y, además, entrando por la puerta grande.

El skyline del distrito financiero de Fráncfort, Alemania, el 26 de enero de 2016. (Reuters)
El skyline del distrito financiero de Fráncfort, Alemania, el 26 de enero de 2016. (Reuters)

Invivas Miami Real Estate aparece dada de alta en los registros de Florida hace apenas dos meses, a mediados del pasado mes de junio, con Jaime Garbisu Miñón como administrador.

Este directivo aparece en el registro español como apoderado en más de una decena de empresas controladas por Sabino Arrieta, uno de los empresarios del País Vasco más importantes de las últimas décadas, cuya trayectoria tanto política como empresarial siempre se ha ligado al entorno e influencias del PNV.

Sus operaciones inmobiliarias llevan años siendo noticia, especialmente en el País Vasco, donde cuestionadas recalificaciones de terrenos, como unos espacios industriales que adquirió Sidenor en 2003 por 60.000 euros y que en cuestión de meses pasaron a valer 23 millones, gracias a que el Ayuntamiento de Bilbao cambió su uso para construir 1.100 viviendas.

Sus operaciones inmobiliarias llevan años siendo noticia, especialmente en el País Vasco, con cuestionadas recalificaciones de terrenos

Dos años después llegó la venta de la siderúrgica vizcaína al grupo basileño Gerdau, operación que regó con 445 millones de euros a Arrieta y sus socios, todos ellos miembros de las conocidas como 'familias del PNV'.

Desde entonces, el empresario ha centrado gran parte de sus inversiones en el negocio inmobiliario, que instrumentaliza a través de empresas como Invivas, aunque también está detrás de empresas industriales como Inser Robótica.

Todas estas empresas terminan dependiendo de Sarasketa XXI, sociedad que se constituyó el mismo año en el que se vendió Sidenor, y de Nenigoen, accionista único de la anterior, creada hace una década y cuyos fondos propios superan los 200 millones de euros.

NOTA: En el artículo original la conversión a metros cuadrados estaba mal realizada y posteriormente se ha corregido.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios