para atender la fuga de depósitos

Santander solo compensará a los más fieles del Popular, al que inyecta 13.000 millones

La entidad indemnizará únicamente a los accionistas que acudieron a la ampliación de capital y no vendieron hasta el mismo día de la intervención pese al desplome bursátil

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)

En apenas una semana, Banco Santander ha pasado de asegurar que no compensaría a ninguno de los accionistas de Banco Popular, porque el Banco Central Europeo (BCE) había determinado que la entidad era inviable, a indicar que vamos a buscar soluciones para los pequeños accionistas que se han visto afectados por la quiebra. Un giro en la actitud del grupo financiero dirigido por Ana Botín que se debe a la fuga masiva de clientes que ha registrado en la última semana.

La primera declaración la hizo Ana Botín cuando en la mañana del 7 de junio explicó en rueda de prensa los detalles de la compra del Popular tras la intervención de las autoridades europeas. La segunda la radió ayer Manuel Cendoya, vicepresidente de Santander España, al dejar caer que van "a analizar bien todas las situaciones para ver qué soluciones se pueden tomar con los pequeños accionistas que son clientes del banco y que fueron a la ampliación de capital de Popular de hace un año”.

Mensajes muy dispares que responden a la orden que entre medias dio Rodrigo Echenique, presidente de Santander España y mano derecha de Ana Botín, quien aseguró a la cúpula directiva que “es absolutamente necesario mantener a todos los clientes de Banco Popular”. Una exigencia que se ha topado con el enfado de muchos afectados por la insolvencia de la entidad, algunos de los cuales no han podido pagar los créditos que el banco les concedió para comprar acciones en la ampliación de capital de junio de 2016.

¿Pero a quiénes va a resarcir el Santander? ¿A todos los que compraron acciones en la emisión de 2.500 millones con que el Popular aseguraba que su futuro estaba resuelto? ¿A los minoristas? ¿A los institucionales? ¿A ambos colectivos? Los responsables del banco cántabro han decidido que solo recompensarán a los que suscribieron la oferta pública y mantuvieron las acciones hasta el último día previo a la intervención en la madrugada del miércoles. Es decir, los que no vendieron los títulos hasta el mismo 6 de junio.

Santander solo compensará a los más fieles del Popular, al que inyecta 13.000 millones

En el Santander entienden que estos accionistas, la mayoría clientes al mismo tiempo, son los únicos que tienen derecho a una indemnización porque se mantuvieron fieles al Popular y creyeron los comunicados oficiales que el consejo de administración emitió desde que El Confidencial destapó el 11 de mayo la grave situación por la que atravesaba. También al seguir a pies juntillas las declaraciones de la cúpula directiva del Popular y los mensajes de “tranquilidad absoluta” que pronunciaron altos cargos del Gobierno de Mariano Rajoy, como el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, apenas cuatro días antes de la intervención.

Sin embargo, los que vendieron entre el 17 de junio de 2016 y el 6 de junio de 2017 no tendrán derecho a recibir ninguna compensación. Incluidos los que se dejaron llevar por el pánico y se deshicieron de sus acciones al ver que la cotización del banco se desplomaba al ritmo de entre el 17 y el 18% en las jornadas del 1, 2 y 5 de junio. Santander no ha decidido qué va a ofrecer a los damnificados, pero presumiblemente será un producto de renta fija a largo plazo, con una rentabilidad baja, pero por encima de precio actual del dinero.

Refinanción, demandas y liquidez

El primer banco de España se ha encontrado con un gran problema por la decisión drástica de muchos accionistas y clientes de retirar todo lo que tuvieran en Banco Popular. Otros han optado por sumarse a las primeras demandas colectivas y no aceptar la oferta de refinanciar a tres años los créditos que recibieron para comprar acciones y que ahora no pueden atender porque los títulos no valen nada. Algunos sí han optado por pagar para no entrar en la lista de morosos y poder demandar a los nuevos gestores del Popular.

Debido a esta reacción, que ha provocado una retirada relevante de depósitos, Santander ha tenido que inyectar hasta 13.000 millones de liquidez al Popular. Una gran parte de este dinero la tuvo que aportar en la misma madrugada del martes al miércoles 7 de junio para atender las transferencias ordenadas por clientes institucionales que habían solicitado en las 48 horas previas el reembolso de sus ahorros. El resto lo ha traspasado en los días posteriores para dotar de liquidez sobrante a las oficinas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios