Ponen a la venta cerca del 40% del puerto deportivo

Los dueños de Marina Port Vell buscan un socio que entre en su capital

Se trata de una concesión del puerto de Barcelona, en pleno barrio de la Barceloneta. Finaliza en 2036, por lo que en este momento le quedan 19 años de vida útil

Foto: Foto: Marina Port Vell.
Foto: Marina Port Vell.

El grupo financiero Salamanca Group, con sede en Londres, está buscando un socio para su principal inversión en España: el puerto deportivo de Barcelona, Marina Port Vell, actualmente conocido como OneOcean Port Vell, según han avanzado fuentes financieras conocedoras de las conversaciones. Esta es la operación más importante que se negocia en este momento en el sector de puertos deportivos en el Mediterráneo, ya que su cuantía podría llegar hasta los 100 millones de euros.

Portavoces de Marina Port Vell han declinado hacer declaraciones. Pero las fuentes financieras antes mencionadas explican que hace un mes se encargó la búsqueda de este nuevo inversor al banco de negocios londinense Evercore.

La operación pretende dar entrada a un socio minoritario —pero a largo plazo— para un proyecto que para Salamanca Group todavía tiene recorrido. El paquete a la venta podría oscilar en una horquilla entre el 30% y el 40%, pero Salamanca Group mantendría la mayoría del activo, tal y como se está planteando la transacción. Esta venta valoraría la totalidad de Marina Port Vell entre los 250 y los 330 millones.

Foto: Marina Port Vell.
Foto: Marina Port Vell.

Salamanca Group compró Marina Port Vell por 10 millones de euros a FCC y a la entonces Caja Madrid en 2010. Según la compañía, además de estos fondos iniciales, ha invertido en el proyecto otros 69 millones de euros, la mayoría a través de créditos de sociedades vinculadas. Precisamente la refinanciación de este pasivo es una de las causas que han provocado la búsqueda de un socio que mantenga la estabilidad del proyecto.

El complejo OneOcean Marina Port Vell incluye 150 amarres, un taller de reparación de yates de lujo y otros servicios añadidos para estas embarcaciones. Se trata de una concesión del Puerto de Barcelona en pleno barrio de la Barceloneta. La concesión finaliza en 2036. Le quedan, por tanto, 19 años de vida, con lo que se considera un momento óptimo para rentabilizar la inversión. Salamanca Group también ha construido el OneOcean Club, un restaurante, discoteca, complejo de ocio que complementa la oferta de esta infraestructura.

Los capitanes de yate

Marina Port Vell tiene pérdidas. En 2015, las últimas cuentas depositadas en el registro mostraban pérdidas acumuladas en los dos últimos ejercicios de 11 millones. Pero la empresa asegura en la memoria que estos fondos se recuperarán en el futuro por el alto rendimiento que se espera del proyecto, ahora que el grueso de la inversión ha finalizado. Pero además son cuentas individuales, no consolidadas. En ellas constaba una deuda con empresas del grupo de más de 30 millones. Además, contaba con otros 1,5 millones de créditos con entidades financieras.

Montecarlo es el primer competidor de Marina Port Vell, pero el encanto urbano de Barcelona y su tirón turístico juegan a favor del proyecto catalán

Marina Port Vell atrae clientes porque los capitanes de yate están empezando a preferirla a competidores como Montecarlo. Todo Mónaco tiene 30.000 habitantes, algo más que Sitges. En cambio, Barcelona es una gran capital, con 1,6 millones de personas. Y tiene mucho más encanto para las tripulaciones.

En esta línea, Marina Port Vell acaba de vender un amarre de 160 metros de eslora. Uno de los barcos que hace poco han pasado por la ciudad es el del millonario Alisher Usmanov, el yate Dilbar, con 150 metros de eslora y valorado en más de 400 millones. Usmanov controla un 'holding' de empresas entre las que destaca la operadora de telefonía rusa Megafon. Para redondear el tópico, es uno de los principales socios del club de fútbol inglés Arsenal. Este es el tipo de cliente que atrae Marina Port Vell.

La polémica

Salamanca Group siempre ha mantenido una estructura opaca que controla el capital de Marina Port Vella. Actualmente mantiene la propiedad de su empresa española a través de una instrumental holandesa, Salamanca Fourteen B.V. Cuando Salamanca Group entró en el proyecto, vehiculó fondos de oligarcas rusos, directivos de la petrolera Lukoil. Ahora estos inversores ya han dejado el proyecto, según fuentes financieras.

Sin embargo, la poca transparencia, la oposición de los vecinos de la Barceloneta y la estrecha vinculación que mantuvo con el proyecto el concejal de Urbanismo del equipo municipal del entonces alcalde Xavier Trias, Antoni Vives —responsable de haber cambiado el plan urbanístico para hacer viables los planes de Salamanca Group— generaron un fuerte polémica. Finalmente, la Oficina Antifraude de Cataluña archivó las denuncias por presunta corrupción y Vives, al que la policía está investigando por el caso del 3% que salpica a CDC, dimitió de sus cargos en septiembre de 2015.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios