Aplauden el fin de la interinidad

Los mercados descuentan una legislatura breve y sin reformas de calado

Entre 12 y 18 meses. Este es el periodo de vida que importantes firmas internacionales, como JP Morgan o UBS, pronostican al nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de su investidura el pasado sábado. (Reuters)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de su investidura el pasado sábado. (Reuters)

Habemus Gobierno. Pero puede durar sólo un año. Al menos, éste es un escenario que están descontando los grandes bancos de inversión internacionales, que aplauden el final de la incertidumbre generada por casi un año sin Ejecutivo, pero advierten de que la reciente investidura de Mariano Rajoy apenas es un oasis en mitad del desierto.

Sus temores se basan en la evidente minoría con la que nace el nuevo Gobierno, una posición de debilidad que los partidos de la oposición aprovecharán para bloquear las reformas económicas de calado, con el objetivo de distanciarse de una legislatura que arranca marcada por las medidas de ajuste que se requieren para cumplir con la senda del déficit. A ello se añade la fuerte división interna del PSOE, partido que todavía tiene por delante cerrar heridas y reescribir su discurso, una operación de cirugía fina que determinará, en gran parte, la longevidad del Ejecutivo que Rajoy anunciará este jueves.

“En nuestra opinión, el riesgo de elecciones durante el próximo año sigue siendo significativo, porque consideramos que la relación entre el PP y el PSOE va a ser muy conflictiva. No obstante, como consideramos que el PSOE va a necesitar un tiempo para ordenar sus problemas internos y reparar su relación con sus electores, se puede pensar que el nuevo gobierno puede durar, al menos, 18 meses”, señalan desde JP Morgan.

Rajoy es felicitado por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras ser investido presidente.
Rajoy es felicitado por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras ser investido presidente.

La aprobación de los Presupuestos será la primera toma de temperatura del nuevo Parlamento y, en especial, de la posición que adoptarán los socialistas. Aunque las principales casas de análisis confían en que el proyecto de éstos pueda enviarse al Congreso a finales de noviembre, y ser aprobado en enero, también advierten de que será tras arduas negociaciones con el PNV y Coalición Canaria, debido a que creen que el PSOE podría terminar optando por votar en contra, lo que exigirá concesiones a estas dos regiones.

A partir de ese momento, comenzará un auténtico calvario para el equipo de Rajoy. “Muchas iniciativas del Gobierno serán bloqueadas por los partidos de oposición en el Congreso dada la débil mayoría del PP. Esto, probablemente, dará lugar a una corta y en su mayoría infructuosa legislatura, en la que no se puede esperar reformas estructurales importantes, ni de mejora considerable del déficit presupuestario estructural”, advierten desde UBS.

Los inversores temen un Gobierno breve
Los inversores temen un Gobierno breve

La entidad helvética también trabaja la hipótesis de que el Gobierno apenas dure un año, especialmente, “si no logran aprobarse los Presupuestos para 2018, entonces podría haber una nueva convocatoria electoral para finales de 2017 o principios de 2018”, añade.

Morgan Stanley, que tacha de “callejón sin salida” la situación política que ha vivido el país, aplaude el final de “diez meses de estancamiento político”, pero se cuestiona si “las reformas estructurales, de consolidación fiscal y de cumplimiento de las normas presupuestarias de la Unión Europea (UE)” serán posibles.

Aunque se muestra convencido de que el Ejecutivo del PP va a volver a poner el foco en los cambios estructurales, también advierte del riesgo que supone que estos necesiten apoyos políticos más amplios de los que se le pueden presumir al nuevo Ejecutivo, y que se limitan al respaldo de Ciudadanos.

"Gobernar será una tarea complicada"

“La formación de un gobierno es sólo un pequeño paso y gobernar será una tarea complicada”, advierten desde Bank of America-Merril Lynch (BofAML), entidad que recuerda el complicado momento que atraviesan las relaciones entre Madrid y Bruselas, debido a los constantes incumplimientos del déficit, unas complejas relaciones que, en opinión de Morgan Stanley, pueden marcar toda la legislatura, precisamente, por la dificultad del nuevo Gobierno para abordar las reformas de calado necesarias.

Sin éstas, nuestro país será muy sensible a un cambio de ciclo económico, ya que el crecimiento visto en los últimos trimestres, y previsto para los próximos, ha sido impulsado por el viento de cola del bajo precio del petróleo, los históricamente bajos tipos de interés y la fortaleza del turismo, beneficiado por la inestabilidad de los países árabes. Pero los problemas de fondo siguen ahí.

Como señalan desde UBS, “aunque el riesgo político a corto plazo se encuentra desactivado, y la economía española superará a la zona euro en los próximos dos años, es probable que España vuelva a tener problemas cuando llegue la próxima recesión mundial. Las finanzas públicas no han vuelto a una senda sostenible, en particular en relación con el sistema público de pensiones, estructuralmente desafiado, y la solvencia podría ser un problema. España necesita continuar con las reformas estructurales en el mercado laboral y en el sistema educativo, reducir el tamaño de la Administración y los trámites burocráticos para mejorar su crecimiento tendencial del PIB. Además, el sistema político e institucional es bastante disfuncional y no está preparado para hacer frente a una crisis económica, cuando hay poco espacio para políticas fiscales expansivas".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios