el banco de dakar llegará también a guinea-conakri

Alfredo Sáenz y los Cortina implantan en África el viejo modelo de la Caja Postal

El antiguo modelo de la entidad en España servirá como patrón estratégico en el lanzamiento del grupo bancario montado en África por Alberto Cortina y Alfredo Sáenz

Foto: Imagen de archivo del exconsejero delegado del Santander Alfredo Sáenz. (EFE)
Imagen de archivo del exconsejero delegado del Santander Alfredo Sáenz. (EFE)

El grupo financiero BDK, nucleado en torno al Banco de Dakar, impulsado por Alberto Cortina y su socio venezolano, Alejandro Betancourt, ha ultimado estos días su plan de desarrollo estratégico que se sustenta a partir del antiguo modelo de la Caja Postal de Ahorros, una institución que polarizó gran parte de la actividad financiera en España a lo largo del pasado siglo XX. El objetivo de la entidad que preside el antiguo consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, consiste en desplegar una imponente red bancaria dentro de los propios servicios postales existentes en los principales países del África francófona.

En los últimos meses, los máximos responsables del Banco de Dakar han llevado a cabo una intensa labor en toda la zona de la denominada UEMOA (Unión Económica y Monetaria de África Occidental), que a día de hoy se traduce en una serie de acuerdos firmes con los departamentos de Correos de Senegal, Costa de Marfil y Mali. En la actualidad, la entidad mantiene negociaciones para llegar a un convenio similar en Conakri, la capital de la República de Guinea. Al finalizar esta primera fase de implantación, el grupo BDK habrá extendido su marca en más de un centenar de oficinas repartidas por los principales países de la región.

Alberto Cortina, junto a su esposa, Elena Cue. (Gtres)
Alberto Cortina, junto a su esposa, Elena Cue. (Gtres)

El Banco de Dakar fue presentado hace dos años como una base de operaciones financieras radicada en Senegal pero con una clara orientación expansiva hacia el resto de mercados emergentes del franco CFA, la divisa convertible a tipo de cambio fijo con el euro y en la que operan hasta 14 países africanos. El proyecto nació por iniciativa de Alberto Cortina, en sociedad esta vez con Derwick Associates, grupo industrial propiedad del empresario venezolano Alejandro Betancourt, quien recientemente ha liderado la ampliación de capital de Hawkers, la revolucionaria y exitosa marca alicantina de gafas de sol.

El banquero español trabaja esta vez al lado de su hermano Alfonso Cortina, antiguo presidente de Repsol, en tanto que su primo Alberto Alcocer mantiene una participación poco significativa y ni siquiera forma parte del comité ejecutivo, que encabeza Alfredo Sáenz como timonel del proyecto. Entre otros importantes inversores, figura también César Álvarez, hermano del fallecido expresidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez. Todos ellos han formado parte del círculo de empresarios y hombres de negocio que ha rodeado a ‘los Albertos’ desde que ambos se dieron a conocer a finales de los años ochenta en el panorama empresarial español.

El grupo pilotado por el antiguo CEO del Banco Santander abrirá un centenar de oficinas en estafetas de Correos de Senegal, Costa de Marfil y Mali

La aventura africana del Banco de Dakar supone, en todo caso, un punto claro de inflexión en la imagen que los dos primos han tenido que llevar a cuestas durante todos estos años. Los ‘Albertos’, en su concepción original, han pasado definitivamente a la historia, y a partir de ahora se impone una identidad más familiar si se apura, a partir de lo que en el singular mundo madrileño de los negocios se empieza a conocer como ‘los Cortina’. Una clara referencia a una nueva marca basada en los lazos fraternales, pero también en la relación simbiótica que ofrecen desde el punto de vista profesional Alberto y Alfonso junto a sus respectivos contactos en los sectores bancario y energético.

El modelo de la Caja Postal fue instituido en España hace ahora justo 100 años y alcanzó notoria popularidad como entidad financiera del sector público a lo largo de las últimas décadas del pasado siglo. Hasta 1960, funcionó como un servicio adicional de Correos y Telégrafos para la administración de libretas de ahorro, pero con el tiempo fue ampliando su actividad a otros segmentos bancarios, incluyendo sucesivamente la apertura de cuentas corrientes, la compraventa de valores y la concesión de créditos. A partir de la llegada del PSOE al poder en 1982, la entidad adquirió notoria visibilidad en el mercado financiero de la mano del hasta hace poco presidente de Isolux, Luis Delso.

Los planes del 'holding' que pilota Alfredo Sáenz apuntan precisamente hacia una operativa global de negocio que ayude a financiar el proceso de modernización de los países que componen el perímetro del Banco de Dakar. Desde este punto de vista, la estrategia del grupo se inscribe de manera más directa en el marco de la antigua Argentaria, que fagocitó a la Caja Postal junto a los antiguos bancos públicos a principios de los años noventa. Todo ello, eso sí, partiendo de la economía de costes, que garantiza la utilización de las oficinas de correos para crear una red capilar dentro de un mercado financiero virgen y con un alto potencial de desarrollo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios