invirtió más de 570 millones en el banco

Los Lara reconocen pérdidas de 300 millones por la fallida inversión en Sabadell

Los propietarios de Planeta se han visto obligados a provisionar su fallida inversión en la entidad catalana después de cambiar de auditor y tras varios años sin admitir el agujero

Foto: El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara.
El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara.

La familia Lara, dueña del Grupo Planeta, ha provisionado su pérdida por la fallida inversión en Sabadell. Ocho años después de comprar el 12,45% de la entidad financiera por 1.300 millones de euros, junto a Isak Andic (Mango), Joaquín Folch-Rusiñol (Pinturas Titán) y Héctor Colonques (Porcelanosa), el máximo accionista de Atresmedia se ha visto forzado a reconocer el deterioro de entre 250 y 300 millones de euros ante el continuado desplome de la cotización del banco, que se cambia en bolsa un 86% por debajo del precio al que adquirieron la citada participación.

Según han indicado fuentes próximas a Planeta, la familia ha dado este paso tras cambiar los auditores de sus principales sociedades patrimoniales, Inversiones Hemisferio y Jaipur Investment. Desde este año, Pricewaterhouse revisa las cuentas de estas dos firmas en sustitución de Deloitte, que hasta la fecha no se había pronunciado al respecto, pese a que el agujero de la inversión en Banco Sabadell se hacía cada vez grande. Los empresarios catalanes también relevaron a Deloitte como auditor de Grupo Planeta en favor de KPMG.

Aunque fuentes próximas a los Lara aseguran que estos cambios se deben a la entrada en vigor de la nueva ley de auditoría, que obliga a nombrar un nuevo supervisor de sus estados contables al menos cada 10 años, otras fuentes explican que la provisión de hasta 300 millones se ha visto inducida por las decisiones de Isak Andic y Joaquín Folch-Rusiñol, que recientemente han puesto a cero el valor de su inversión en el Sabadell. Estos dos empresarios han provisionado la totalidad de sus paquetes —40% y 25%, respectivamente— en Famol Participaciones, el vehículo creado expresamente con los Lara —35% restante— para coinvertir en el banco presidido por Josep Oliu. El valor contable de esa empresa llegó a ser de 497,4 millones.

El dueño de Mango fue el primero que en 2014 ya provisionó 361 millones por su inversión en el Sabadell, tras salir del consejo de la entidad financiera. El resto de socios argumentaban que, pese al batacazo de la cotización y a las millonarias minusvalías, no tenía obligación de apuntarse la provisión porque seguían teniendo influencia significativa en la gestión del banco, al estar sentados en el consejo a través de Famol. Esta explicación fue válida hasta el pasado año, pero Andic y Folch-Rusiñol la han puesto en cuarentena al dotar 100 y 90 millones respectivamente por sus participaciones en Famol, tanto por la compra de las acciones como por los préstamos participativos concedidos a esta sociedad de inversión.

Según detallan tanto Andic como Folch-Rusiñol en la memoria anual de Mayor Vent y de Fábricas Folch, a través de las cuales tienen sus paquetes en Famol, esta última sociedad acabó 2015 con fondos propios negativos tras revisar la valoración de los 91,6 millones en acciones de Banco Sabadell que mantenía en cartera. En total, el propietario de la cadena textil ya ha provisionado cerca de 500 millones por su aventura bursátil. 

Isak Andic ha provisionado la totalidad de su inversión, con pérdidas de 500 millones, mientras que Rusiñol ha hecho lo propio con Pinturas Titán

Ante la decisión de sus socios, Lara ha seguido sus pasos y ha reconocido la pérdida por su 35% en Famol y por su 2% que mantenía de forma directa a través de Jaipur Investment e Inversiones Hemisferio. Según las mismas fuentes, la provisión oscila entre los 250 y 300 millones, cerca de un 80% del dinero invertido en 2006, cuando destinó más de 500 millones en hacerse con hasta el 7% del Sabadell en coordinación con Andic, Folch-Rusiñol y Colonques.

Consejero independiente con el 4%

Imagen de archivo del logotipo del Banco Sabadell.
Imagen de archivo del logotipo del Banco Sabadell.

Estos empresarios adquirieron el 12,45% de la entidad financiera que vendió La Caixa para mantener el carácter catalán de la institución. Pagaron 1.300 millones de euros, la mayoría de esta cantidad con créditos concedidos por la propia CaixaBank, Popular y Santander. Abonaron 8,1 euros por cada acción, que tras las posteriores ampliaciones de capital se diluyeron hasta los seis euros por título. Pero la cotización del Sabadell apenas se cambia ahora a 1,1 euros. Estos inversores han contado con el apoyo de la banca acreedora, que les ha refinanciado en hasta tres ocasiones el préstamo, pese a que el agujero ha superado los 1.000 millones de euros.

Fuentes oficiales de la familia Lara han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. El dueño de Planeta no ha publicado todavía las cuentas de Jaipur Investments e Inversiones Hemisferio (su deuda supera los 730 millones de euros), ya que, al no ser sociedades cotizadas, no tienen obligación legal de enviarlas al Registro Mercantil hasta más tarde. Por tanto, no se puede contrastar ni la provisión exacta ni el impacto en el patrimonio de estas dos empresas.

José Lara mantiene su puesto de consejero de Banco Sabadell en calidad de independiente. Rusiñol también ostenta un sillón en el órgano de gobierno, del que hace una semana salió Colonques. Los tres y Andic renovaron a principios de este año el pacto parasocial que firmaron en 2006, pese a que su participación se ha reducido a apenas un tercio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios