ALARGA LOS VENCIMIENTOS SIN HACER DOTACIONES POR LA PÉRDIDA

La burguesía catalana del Sabadell refinancia por tercera vez el agujero de 1.000 millones

La profunda crisis de la banca se ha comido el dinero de miles de ahorradores, afectados por la comercialización de productos complejos. Pero los particulares, algunos

Foto: La burguesía catalana del Sabadell refinancia por tercera vez el agujero de 1.000 millones
La burguesía catalana del Sabadell refinancia por tercera vez el agujero de 1.000 millones

La profunda crisis de la banca se ha comido el dinero de miles de ahorradores, afectados por la comercialización de productos complejos. Pero los particulares, algunos por desconocimiento y otros por avaricia, no han sido los únicos que han sido víctimas. Las grandes fortunas también han pagado un precio alto por su codicia. Es caso de los accionistas del núcleo duro de Banco Sabadell, que han tenido que hacer frente a vencimientos urgentes de deuda tras perder unos 1.000 millones de euros.

Uno de los más afectados es José Manuel Lara, dueño del Grupo Planeta, que llegó a tener cerca del 7% de la entidad barcelonesa cuando en la Navidad de 2006 adquirió, junto con otros empresarios, un 12,45% del capital de Sabadell a La Caixa. El mayor accionista de Antena 3, Isak Andic (Mango), Joaquín Folch-Rusiñol (Pinturas Titán), Miguel Bosser (Textil Bosser) y Héctor Colongues (Porcelanosa) compraron esa participación por casi 1.300 millones de euros.

Ese paquete, diluido al 10,2% por las reiteradas ampliaciones de capital del banco presidido por Josep Oliu, vale hoy apenas 435 millones. Una depreciación de 875 millones a la que hay que sumar los desembolsos parciales hechos por estos representantes de la burguesía catalana en algunas de las citadas ampliaciones para mantener una presencia en el accionariado acorde al puesto en el consejo de administración.

El problema es que aquella inversión se hizo con préstamos bancarios (634 millones) y participativos (de los propios socios) en su totalidad, la mayoría de los cuales vencían durante el pasado mes de marzo. Según indican fuentes financieras, estas líneas de crédito han sido refinanciadas en su mayoría a pesar de las pérdidas de casi 1.000 millones de euros que acumulan a través de las sociedades patrimoniales Famol, Jaipur Investment y Mayor Vent.

La primera está participada por Lara (35%), Andic (40%) y Folch Rusiñol (25%) y tenía un pasivo referenciado a su inversión en Sabadell de 334 millones. De esa cantidad, 158 se corresponden con dos créditos de Banco Popular y de Banco Comercial Portugués, cuyos vencimientos han sido alargados hasta 2015. Los restantes 176 millones –también renovados- proceden de préstamos participativos concedidos por los propios accionistas, que ya tuvieron que aportar otros casi 60 millones de euros a Famol para equilibrar sus fondos propios. Pese a ello, la sociedad, que ha pasado de tener un 5% de Sabadell a apenas un 2,5%, contaba con un fondo de maniobra negativo de 326 millones. 

Por su parte, Jaipur Investment, vehículo exclusivo de la familia Lara, tiene unas deudas de 454 millones, de los que 159,6 fueron concedidos por la banca y los otros 334 por Inversiones Hemisferio, el holding financiero del dueño del Grupo Planeta. Esta firma, que mantiene un 2,6% del Sabadell tras ver diluida su participación inicial del 5%, contrató en 2010 un equity swap y un forward con tres entidades financiera con vencimiento este año. Según fuentes próximas a los Lara, esos 159,6 han sido alargados tras aportar más garantías y asegurar que "siempre han hecho frente a sus obligaciones".

Por último, Mayor Vent, propiedad de Isak Andic, arrastra préstamos de 406,6 millones por su inversión en Banco Sabadell.  Casi 217 millones proceden de líneas de crédito bancarias, mientras que los restantes 189,8 han sido aportados por sociedades del dueño de Mango. En este caso, el ritmo de las amortizaciones es de 20,17 millones al año hasta 2016, momento en el que vencen 135,9 millones.

Sin dotaciones

En los tres casos, los préstamos tienen como garantía las propias acciones compradas en 2006, por lo que están pignoradas a favor de las entidades bancarias. El precio que pagaron en su día los Lara, Andic, Folch Rusiñol y Colongues fue de 7,97 euros por unas acciones que, una vez descontados los efectos de las ampliaciones de capital, costarían 3,47 euros. 

En bolsa, apenas se cambian a 1,4 euros tras perder un 30% en lo que va de ejercicio. Ninguno de los tres accionistas del núcleo duro había realizado hasta mediados del pasado año ninguna provisión en sus sociedades pese a las pérdidas de casi 1.000 millones de euros y la depreciación del valor de la inversión. Todos sostienen en sus informes anuales que podrán recuperar lo que le pagaron a La Caxia.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios