LOS DOS GRANDES PERDERÍAN CAPITAL

Merrill: los bancos más beneficiados por una fusión serían Bankia, CaixaBank y Sabadell

Las próximas fusiones bancarias estarán protagonizadas por CaixaBank, Sabadell y Bankia (si le dejan), porque serían los más beneficiados de una operación, según Merrill Lynch

Foto: Sede central de Bankia en Madrid (EFE)
Sede central de Bankia en Madrid (EFE)

Bank of America Merrill Lynch considera que asistiremos a un nuevo proceso de concentración bancaria en España en cuanto haya Gobierno, y ha desarrollado una "calculadora de fusiones y adquisiciones" para determinar quiénes saldrían más beneficiados por una operación corporativa. El ganador sería Bankia, pero tiene prohibido acometer adquisiciones hasta que no sea privatizada. Eso deja como compradores más probables a CaixaBank y Sabadell. Por el contrario, ni Santander ni BBVA obtendrían ventajas apreciables de una compra en España, y es más probable que Popular sea una presa que un depredador.

La calculadora de Merrill no tiene en cuenta si una operación es más o menos probable, sino simplemente el impacto cuantitativo. Para ello, parte de una serie de supuestos iguales para todas las combinaciones posibles (con lo que no tiene en cuenta cosas como los solapamientos de las redes): unas sinergias del 40% de la base de costes de la presa en dos años; unos costes de reestructuración equivalentes al 200% de las sinergias (ambas variables se basan en las operaciones realizadas desde 2012); un incremento de ingresos en dos años equivalente al 5% de los que tenía el comprado antes de la operación; que sea acretiva en beneficio por acción en el año 2; y que la entidad fusionada tenga un capital ('fully loaded') del 11,5%. Este último requisito se basa en las exigencias del BCE a las últimas operaciones en Italia.

Fuente: Bank of America Merrill Lynch
Fuente: Bank of America Merrill Lynch

Sobre la base de estas condiciones, la analista de Merrill Lynch Marta Sánchez Romero concluye que una posición débil de capital limita la capacidad de compra. Por eso, el banco que más prima puede pagar es Bankia, ya que es el que tiene un mayor nivel de solvencia. Asimismo, sería el que más mejoraría su rentabilidad gracias a una operación corporativa (ver la tabla adjunta, donde se refleja el incremento o disminución de de rentabilidad -medida como RONAV, sobre el valor en libros- que supondría cada potencial combinación). Pero las condiciones del rescate le prohíben hacer compras salvo que reciba una autorización excepcional de la Comisión Europea (la que recibiría para la operación con BMN). 

Difícil que los dos grandes realicen compras

En el otro extremo, los que tienen una posición de capital más justa son los dos grandes, Santander y BBVA, ambos por debajo de ese requisito del 11,5%, lo que limita su capacidad para acometer adquisiciones que sean acretivas. En cuanto al Popular, el banco de inversión norteamericano considera que 2016 será el año de su limpieza ('kitchen sinking') por las enormes provisiones anunciadas, los costes de reestructuración y los cupones de los CoCos. Todo esto reducirá el nivel de capital de la entidad que preside Ángel Ron hasta el 9,7%, muy lejos de lo exigido por la calculadora. Y por eso mismo, es mucho más probable que sea presa que depredador.

El presidente del banco popular, Ángel Ron (EFE)
El presidente del banco popular, Ángel Ron (EFE)

Precisamente, el Popular es el que tiene un mayor potencial alcista (de los bancos cotizados) desde su precio actual en mercado al que puede pagar un potencial comprador. Le sigue Sabadell en esta clasificación de posibles presas, si bien Merrill ve al banco presidido por Josep Oliu más en posición compradora dado su historial (16 adquisiciones en 10 años), combinado con la ausencia de un núcleo duro de accionistas.En ese caso, sería el segundo banco con mayor incremento de la rentabilidad gracias a una adquisición, por detrás de Bankia. En tercera posición se colocaría CaixaBank, aunque en este caso sus ganancias serían mucho menores que las que obtendrían los otros dos.

CaixaBank y Sabadell, potenciales compradores

Aparte de la rentabilidad, Merrill reconoce que el volumen de activos problemáticos puede ser un obstáculo importante para una operación (algo muy relevante si alguien quiere comprar Popular) y que lo más probable es que cualquier compra se pague en acciones, debido a las bajas valoraciones en bolsa de los potenciales compradores y los elevados requisitos de capital. Y también recuerda que hace falta que haya un Gobierno en España para que las cosas empiecen a moverse.

Su conclusión es que las fusiones y adquisiciones pueden ayudar a algunos bancos pero no son la solución para todos; el ejemplo claro es Bankinter, que estaría mejor solo que protagonizando una operación. A su juicio, es muy probable que CaixaBank compre algo -los rumores son recurrentes en el mercado-, dada su afinidad con las antiguas cajas, su historial de éxito en estas operaciones y su sólida posición de capital, y concede también altas posibilidades a que Sabadell acometa una nueva adquisición.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios