telepeaje en la n-1 y en la GI-632

Guipúzcoa incendia a los camioneros con un nuevo peaje en plenas elecciones

No hay marcha atrás. Guipúzcoa ha decidido seguir los pasos de sus vecinos galos y cobrar a los camiones por el uso de sus carreteras. Álava también lo está estudiando

Foto: Guipuzcoa ha decidido implantar peaje en la N-1.
Guipuzcoa ha decidido implantar peaje en la N-1.

No hay marcha atrás. El concurso lanzado por la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras, Bidegi, para establecer el primer sistema de cobro solo para camiones en España ha entrado en su recta final. Y lo ha hecho en plena campaña de las elecciones vascas, ya que esta misma semana se ha cerrado el plazo para que presenten sus ofertas las compañías interesadas en implantar y operar el nuevo sistema de telepeaje.

Las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que al menos tres grupos han presentado ofertas para establecer el sistema de telepeaje: un consorcio formado por CAF, Cointer, Indra y Moyua; un segundo compuesto por Ikusi y Gertek; mientras que el tercero se lo reparten al 50% por Abertis y Sice (Grupo ACS). Además, puede haber un cuarto candidato en el que participa Amenabar.

Se trata de un polémico concurso, ya que esta innovación supone abrir una caja de Pandora que, hasta el momento, el Ministerio de Fomento español ha preferido mantener cerrada para no enfrentarse al sector del transporte, y que le ha llevado a tomar medidas como la de bonificar el uso de autopistas. Pero esta postura no afecta al Gobierno de Guipúzcoa, que ha decidido dar un paso adelante, seguir los pasos de potencias europeas como la vecina Francia, y empezar a cobrar al transporte pesado por circular por sus carreteras.

Paso de Biriatou. (EFE)
Paso de Biriatou. (EFE)

Guipúzcoa cuenta con dos autopistas de peaje, AP-8 y AP-1, y tres vías de alta capacidad libres de pago, A-15, N-I y GI-632. En estas dos últimas es en las que va a implantar el nuevo sistema de telepeaje, que estará operativo, como tarde, a partir del 1 de enero de 2018. En el caso de la Nacional 1, el cobro a su paso por Guipúzcoa se limitará al transporte de carga, mientras que en la GI-632 se ampliará también a los turismos. 

Esta iniciativa ya intentó ponerse en marcha durante el anterior mandato de Bildu y fue retomada por el Ejecutivo de PNV y PSE, que justifica su decisión en que el 60% de los 12.000 camiones que transitan diariamente por la N-1 no son residentes en Guipúzcoa e, incluso, muchos de ellos son extranjeros, que sí pagan peaje por transitar por las vecinas carreteras galas.

La caja de Pandora

En Francia, origen de mucho de los camiones que atraviesan después las carreteras vascas, existe un telepeaje para los vehículos de más de 3,5 toneladas de carga en 9.000 kilómetros de su red de carreteras, además de en algunos puentes y túneles, pagos que desaparecen cuando pasan a territorio español.

En toda Europa, hay un creciente debate sobre la necesidad de que los vehículos pesados paguen por el uso de las carreteras por motivos contaminantes y porque son los que más las desgastan. Según las cifras del Gobierno foral, este gasta 3 millones de euros al año en mantenimiento solo del tramo que le corresponde de la N-1. En cambio, cuando entren en funcionamiento los nuevos peajes en las dos vías afectadas, esta administración prevé recaudar siete millones de euros en total y lograr un beneficio de tres millones para políticas sociales.

El presupuesto base de licitación del proyecto de redacción, ejecución, puesta en servicio, operación y mantenimiento del sistema de cobro en la N-1 y en la GI-632 es de 19,57 millones, IVA excluido, aunque Bidegi eleva en los pliegos del contrato hasta 27,4 millones el valor estimado final al incluir las eventuales prórrogas y todas las modificaciones del contrato.

El lendakari, Iñigo Urkullu (i), junto al diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano. (EFE)
El lendakari, Iñigo Urkullu (i), junto al diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano. (EFE)

Para tratar de acallar las críticas de los camioneros guipuzcoanos, Bidegi pondrá varios puntos de cobro a lo largo de su tramo de la N-1 (Irún, Andoain y Etzegarate), que supondrán un desembolso total de 10 euros para aquellos camiones que hagan el recorrido completo, es decir, que vengan o vayan a Francia. Para el grueso de los desplazamiento internos, el Ejecutivo guipuzcoano estima que el coste será de un euro.

La otra cara de la moneda son las empresas concesionarias y tecnológicas, que confían en que el ejemplo de Guipúzcoa pueda servir de referente a otras regiones de España y empiecen a adoptarse iniciativas similares en el resto de carreteras. Por el momento, fuentes empresariales aseguran que Álava está estudiando seguir los pasos de su vecino y podría ser la siguiente comunidad en empezar a cobrar a los camiones por usas sus carreteras.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios