Los casinos se reducen a dos licencias, lo que obligará a competir a los grupos

Junqueras adelgaza y maquilla BCN World para mantener vivo el proyecto

Menos hoteles, menos altura de los rascacielos y se reduce el número de casinos a solo dos, en lugar de los seis previstos en un principio. Un giro radical que incluirá cambio de nombre

Foto: El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. (EFE)
El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. (EFE)

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha sometido al proyecto de BCN World a una remodelación de chapa y pintura que hace que el futuro complejo se aleje mucho de lo que en su día planeó Enrique Bañuelos. Menos hoteles, menos altura de los rascacielos, y se reduce el número de casinos a solo dos, en lugar de los seis previstos en un principio. Este giro radical incluirá cambio de nombre. Pero ni siquiera se ha anunciado la nueva marca bajo la que se operará, durante la presentación que se ha llevado a cabo esta semana en Vila-Seca (Tarragona).

Junqueras se ha comprometido personalmente en este cambio. Ha acudido a hacer la presentación a Tarragona, donde hasta ahora el grueso de los cuadros locales de su partido se oponían a los planes de BCN World. Con este giro, ahora ERC avala el proyecto, sumándose así al PSC, que controla el Ayuntamiento de Tarragona, y a CDC y el PP. En cambio, la CUP sigue liderando la oposición. Para la formación anticapitalista, la supresión del complejo de casinos es una de las monedas de cambio que ha pedido en las veces que se ha sentado a negociar con la Generalitat.

La comisión de urbanismo de Tarragona ha dado el visto bueno al proyecto. Y pese a los recortes en los volúmenes del complejo –que pasa de los 4.000 millones de inversión a poco más de 2.000 millones– se ha conseguido mantener a los principales inversores internacionales. El cambio es tan radical que Junqueras ha asegurado que “BCN World está muerto y enterrado”.

Así siguen en la operación el grupo de Macao Melco, los norteamericanos de Hard Rock Café, el gigante británico de centros comerciales Value Retail, Port Aventura para los hoteles de cuatro estrellas, y se ha sumado el grupo malayo de Genting, asociado con los catalanes Peralada (familia Suqué). Por tanto, el grueso de los fondos para el complejo se mantiene pese a la redimensión a la baja.

Terreno previsto para acoger BCN World.
Terreno previsto para acoger BCN World.

Pero como solo hay dos licencias disponibles, Perelada y su socio de Malasia tendrán que competir con Melco y Hard Rock Café. Hay tres aspirantes y solo dos licencias, con lo que ahora ninguno de los candidatos tiene el puesto asegurado.

Un recorte que también se notará en los puntos positivos. Si antes se iban a crear 20.000 puestos de trabajo, ahora la cifra se recorta a solo 10.000 empleos. Junqueras mantiene los impuestos reducidos a la actividad del juego. Solo habrá dos casinos, que ocuparán una superficie que queda fijada en 30.000 m2, en lugar de los más de 200.000 previstos inicialmente.

Recorte en todas las áreas

Se rebaja todo el complejo, en un marco que Junqueras ha calificado de “más racional”. El techo edificable total baja un 25%, hasta los 750.000 m2. Pero la base del negocio es la misma: traer turistas de Asia en avión para que disfruten de unas instalaciones donde los casinos han de actuar como principal locomotora.

En cuanto a los detalles, los rascacielos estarán limitados a una altura de 70 metros, como la montaña rusa Shambhala, del vecino Port Aventura. Antes eran 90 metros. El techo hotelero también disminuye en un 29% y pasa de los 600.000 m2 a los 425.000 m2.

Hay tres grupos que quieren una autorización para explotar los casinos pero solo dos licencias de juego, lo que va fomentar la competencia entre aspirantes

Sí se mantienen los 50.000 m2 para usos comerciales y los 120.000 m2 de ocio, como teatros y restaurantes. Y se prolonga la opción de compra de los terrenos de La Caixa pero se aplaza una vez más. La Generalitat la sigue teniendo. Vencía este mes de septiembre y ahora se gana otro año.

Siguen las incertidumbres

Sin embargo, siguen las incertidumbres. La principal es política. Porque, aunque el plan se haya despejado, no se sabe si el Gobierno de Carles Puigdemont, que es el que otorga las licencias de juego, durará lo bastante para dar estabilidad al proyecto. Puigdemont ha de someterse a una cuestión de confianza el próximo 27 de septiembre. Y no está claro que vaya a sobrevivir teniendo en cuenta que la CUP, el sostén del gobierno catalán, cada vez se encuentra más lejos de Palau. Unas elecciones autonómicas en otoño no parecen algo descabellado. Y sin un gobierno estable en Plaça Sant Jaume, ningún inversor se la va a jugar en Cataluña, según apuntan fuentes del sector del juego.

Los inversores en casinos deberán depositar fianzas de 2,5 millones este mes de julio. Muy bajas, acordes con el incierto panorama político. Por eso, la clave es la prórroga en la ampliación de la opción de compra a la Fundación La Caixa. Si al final se cierra, el precio por ese suelo se ha establecido en 110 millones. Porque hace falta un año para saber si Cataluña tendrá un gobierno estable o seguirá sumida en actual Dragon Khan político. Solo de esa manera, haber ampliado el consenso político en Tarragona, acabará resultando útil para que el proyecto llegue a buen puerto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios