Los Ferrer abren juego para cerrar la crisis de Freixenet durante este año
  1. Empresas
En octubre se prevé volver a pagar dividendo a las familias

Los Ferrer abren juego para cerrar la crisis de Freixenet durante este año

De las alternativas, la preferida, pero no la única, es comprar los paquetes en venta de las familias Hevia y parte de los Bonet, una oferta planteada en un clima de buena armonía

placeholder Foto: Foto: Freixenet.
Foto: Freixenet.

Los Ferrer han abierto juego con el objetivo de cerrar la crisis de Freixenet durante este año, según apuntan fuentes cercanas a la empresa. De estas alternativas, la preferida, pero no la única, es comprar los paquetes en venta de las familias Hevia y parte de los Bonet, un planteamiento que se está haciendo en un clima de buena armonía, si bien no hay acuerdo en el precio. Esta opción resultaría preferible a vender al grupo alemán Henkell & Co, el cual ha puesto una oferta no vinculante sobre la mesa.

El paquete a la venta en Freixenet es del 43% sumando todo lo que tienen los Hevia (29%) y lo de dos hermanos Bonet más proclives a vender (otro 14% entre ambos). Ante la posibilidad de que la oferta de Henkell & Co sea más elevada que la que hagan los Ferrer, también se prevé abrir contactos institucionales con el grupo alemán Dr. Oetker, la matriz de Henkell & Co. Sobre todo, para que la oferta alemana pase a ser vinculante o, en todo caso, que puedan aceptar quedarse en minoría.

Por otro lado, la publicidad que ha recibido esta crisis ha provocado que haya otros grupos alimentarios interesados por Freixenet. Se trata de empresas del sector de Estados Unidos o de Italia. La idea de los Ferrer es que si Henkell & Co va a comprar Freixenet, lo haga en un régimen de subasta, con lo que los 500 millones en lo que ahora los alemanes valoran la compañía se quedarían un tanto cortos. La intención es que Henkell & Co tenga claro dos cosas: que hay otros grupos dispuestos a pagar más y, además, a quedarse como socios minoritarios, ya que llegarían de mano de los Ferrer. La gran diferencia es que, por ahora,la firma alemana condiciona su oferta a controlar más del 51%.

Por tanto, primera opción y favorita de la familia Ferrer: pacto interno y compra a los disidentes, que encabezan los Hevia. Segunda: acuerdo con Dr. Oetker en un marco amplio de colaboración. Tercera: venta de una participación minoritaria a un grupo de fuera, pero no necesariamente a Henkell & Co. Y con la intención de zanjar la cuestión antes de fin de año. En cualquiera de ellas, los Ferrer, y parte de los Bonet, como el presidente, José Luis Bonet, permanecen en el capital del primer fabricante de cava, según explican fuentes del sector alimentario en Cataluña.

Los Ferrer están encabezados por José Ferrer, presidente de honor, y su hijo, Pedro Ferrer, consejero delegado del grupo Freixenet. Este bloque controla el 42% del fabricante de cava y representaría el equivalente a un verdadero núcleo duro.

Vuelta del dividendo

El calendario previsto es que haya un nuevo consejo de administración de Freixenet en julio, ya que se deja este mes libre de reuniones internas para ir cocinando las diferentes opciones, muchas de ellas avanzando en paralelo. En octubre, se celebrará junta de accionistas de carácter ordinario.

El pacto entre las familias es la opción favorita de los Ferrer para que todo quede en casa, pero en ningún caso la única salida al problema accionarial

En esta junta está previsto que se vuelva a pagar dividendo, aprovechando la mejora de los resultados de Freixenet en el año contable que se cerró a 30 de abril, tal y como avanzó El Confidencial. Este regreso a la retribución a los 12 primos que hoy por hoy controlan el capital del primer productor de cava de España servirá para relajar la tensión entre las familias, que se había agudizado cuando la caída de beneficios obligó a suspenderlo. Los más de cuatro millones de beneficios con los que se ha cerrado el último ejercicio dan margen para ello.

Mayor exportación

La clave de la mejora de la empresa ha sido el aumento de las exportaciones y la resolución de la problemática en Alemania, precisamente uno de los puntos por los que Henkell & Co está tan interesado en controlar el grupo.

El incremento de las ventas de Freixenet ha mostrado especial vigor durante los últimos seis meses. La facturación en España ha subido un 3% en el año contable finalizado este mes de abril, y las exportaciones han crecido más de un 10%. Las ventas totales del ejercicio anterior habían sido de 500 millones.

Freixenet José Luis Bonet Cataluña Bebidas Cava
El redactor recomienda