lleva más de un año sin pagar la deuda

Oquendo rescata a las tabernas Lizarrán, presas de la cerveza 'low cost'

El fondo de capital riesgo ha entrado en el accionariado de Comess Group al comprar una deuda impagada del grupo que gestiona Lizarrán y Cantina Mariachi

Foto:

Cambio de manos en Comess Group, el 'holding' dedicado a la gestión, asesoramiento y explotación de restaurantes en régimen de franquicia. La compañía, dueña de las marcas Lizarrán y Cantina Mariachi, entre otras, ha dado entrada en su capital a Oquendo, un fondo de capital riesgo especializado en operaciones de riesgo y que participa en empresas como los autobuses Mombús, los centros de belleza Única y los gimnasios Go Fit.

Sin embargo, la operación no ha sido nada fácil, puesto que Oquendo ha llegado a Comess Group por la puerta de atrás. Lo ha hecho comprando una deuda impagada que la sociedad propietaria también de Pasta Ciy, Rock & Ribs, China Boom y APTC tenía con el fondo estadounidense Santdon. El inversor americano le había prestado cerca de 17 millones de euros a la sociedad matriz, que a su vez financiaba a los franquiciados de sus restaurantes. Pero la compañía había incumplido sus obligaciones de alcanzar determinados ratios de beneficio en relación con la deuda.

Comess Group llevaba desde 2014 sin poder atender al préstamo de Santdon, por lo que el crédito se encontraba en lo que se denomina “causa de vencimiento anticipado”. Es decir, en posibilidad de ejecución de las garantías. No obstante, el fondo estadounidense optó por no acogerse a esta opción para intentar llegar a un acuerdo con Manuel Robledo, presidente del grupo. Al contrario, le dio tiempo al empresario, que anteriormente gestionó las franquicias de Burger King y Pizza Hut desde Zena, para encontrar una solución.

Por ello, Santdon y el propietario de Lizarrán firmaron varias novaciones del préstamo impagado entre el 9 de enero y el 29 de julio de 2015. La última extensión puso como fecha límite el 31 de diciembre del pasado año, pero Comess Group tampoco pudo cumplir. La ejecución se evitó porque los accionistas de la compañía realizaron una ampliación de capital por cerca de cuatro millones de euros para evitar el concurso de acreedores.

Finalmente, Robledo ha encontrado en Oquendo Capital a su salvador. El fondo de capital riesgo liderado por Daniel Herrero y Moisés Israel, exconsejero delegado de Ya.com y responsable en España de Merrill Lynch, ha comprado la deuda de Santdon y le ha dado una nueva línea de financiación tipo 'mezzanine'. Se trata de un instrumento de financiación intermedio de mayor riesgo y de más retorno para el prestamista, que suele concederse cuando la compañía no tiene acceso a la banca tradicional.

En total, Oquendo se ha quedado con algo más de un 30% del capital de Comess Group y de sus 221 franquicias. La mayoría, cerca de 190, trabajan bajo la enseña Lizarrán, que en los últimos años ha sufrido la presión competitiva de las cadenas de cervecerías 'low cost', como 100 Montaditos, del Grupo Restalia, y las de su segmento, como Gambrinus y Cañas y Tapas. El acuerdo entre el fondo de capital riesgo y la sociedad ha necesitado el visto bueno del banco alemán IKB Deutsche Bank Industriebank AG como entidad agente del préstamo original concedido en 2007 para la compra de Lizarrán Tabernas Selectas por 20 millones.

Una operación que permitió a Comess Group acercarse a los 200 millones de euros de facturación en los tiempos del 'boom' de la economía, pero que después ha supuesto su cruz. Hasta el punto de que el 'holding' sigue registrando pérdidas desde hace varios años. Una indigestión que Oquendo quiere cortar con una estructura de financiación más flexible para que la compañía pueda aprovecharse del crecimiento del consumo iniciado en 2014 y continuado el pasado año. Se estima que los españoles gastan unos 40 millones de euros en restauración al año.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios