CULMINADA LA FASE DE CONSULTAS CON EL SECTOR

El BdE da un respiro a la banca y aplicará la temible circular de provisiones a final de año

El Banco de España trata de poner orden en todo el sistema contable del mercado financiero, pero es consciente de la presión que la nueva circular provocará en el sector

Foto: El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

El Banco de España ha comprobado los temores que suscita en la banca la nueva circular de provisiones que está destinada a modificar la llamada Norma 4/2004 en el sistema financiero español. La disposición regulatoria ha superado la fase de consulta pública y el organismo de supervisión acaba de iniciar el proceso de evaluación de los comentarios remitidos por las distintas entidades financieras. Los agentes del mercado, con mayor o menor énfasis, han emitido su particular ‘grito de socorro’ ante unos procedimientos contables que pueden poner patas arriba las cuentas de resultados del atribulado sector bancario en España.

La tensión generada por la futura circular, unida a la exacerbada presión por la rentabilidad que padece la banca, ha conmovido a la cúpula directiva del Banco de España, consciente de las dificultades sobrevenidas que padecen las entidades de crédito para asegurar el desarrollo de su negocio tradicional. El batiburrillo contable del mercado financiero en nuestro país exige una operación de limpieza que tarde o temprano será impuesta desde instancias supranacionales, pero el momento no parece el más adecuado para apretar las tuercas con una normativa compleja y que requiere todavía un cierto proceso de adaptación.

Bajo este criterio, y aunque aún no existe una decisión oficial, los responsables de la regulación bancaria consideran que el tiempo se ha echado encima y la circular no será aprobada hasta después del verano. En consecuencia, las nuevas normas de contabilidad no tendrán efecto hasta el cierre definitivo del ejercicio de 2016, lo que supone un importante respiro para todas las entidades del sector. La amenaza latente hasta ahora consistía en que el Banco de España pudiera empeñarse en aplicar la normativa al término del primer semestre, provocando un ajuste contable añadido al que ya de por sí están llevando a cabo en su estructura operativa muchas entidades del mercado.

Las entidades de crédito han trasladado al regulador la escasa oportunidad de forzar un cambio contable en el actual momento de ajuste que vive el sector

Los grandes bancos como el SantanderBBVA y La Caixa han encendido la mecha de nuevos ajustes de capacidad, que incidirán en elevados costes de reestructuración a lo largo de este segundo trimestre del año. La próxima presentación de resultados puede suponer por todo ello un verdadero calvario en la foto fija del sector, y lo último que faltaría ahora es un empujón adicional del Banco de España con la exigencia ‘ipso facto’ de una metodología contable que, en realidad, no tiene que ser aplicada con todas sus consecuencias hasta dentro de un par de años.

La adecuación del sistema de contabilidad bancario constituye, en efecto, una exigencia global que la Comisión Europea ha asumido con vistas al año 2018, cuando entrarán en vigor las normas denominadas IFRS 9, elaboradas por la International Accounting Standards Board (IASB). En términos generales, la principal novedad reside en la obligación de ajustar las cuentas bajo el criterio de la pérdida esperada en cada uno de los créditos otorgados, lo que es mucho más oneroso que cubrir solo la pérdida realmente incurrida, como se hace hasta ahora. Ni qué decir tiene que la medida implicará una mayor volatilidad en los resultados de la banca.

El Banco de España justifica la necesidad de la próxima Circular 4 con dos argumentos básicos. En primer lugar, la institución que dirige Luis Linde considera que es preciso poner orden de una vez por todas a la maraña de disposiciones contables existentes en el sistema financiero. La singular normativa doméstica de provisiones se ha visto alterada por la obligación de adaptar otras disposiciones internacionales, y a todo ello se han unido los más recientes mecanismos de evaluación generados a raíz del rescate bancario. Los célebres test de estrés y los no menos sofisticados AQR (revisión de activos de calidad) han introducido nuevas prácticas que es preciso incorporar al ordenamiento contable en España.

Todos los créditos de más de tres millones deberán disponer de un modelo de cálculo para determinar la pérdida esperada de un eventual fallido

El proyecto en ciernes establece el cálculo de las provisiones bajo fundamentos bastante diferentes a los tradicionales en España. Aspectos como el gobierno corporativo, la modificación en las condiciones de concesión de créditos o la calidad del prestatario van a tener una especial incidencia a partir de ahora. Los bancos deberán disponer de modelos de cálculo estrictos para definir los eventuales quebrantos y estarán obligados a asumir la pérdida en sus cuentas desde el mismo momento en que un préstamo se convierta en dudoso. Esta obligación afectará directamente a los créditos de más de tres millones de euros o que supongan el 5% de los recursos propios de la entidad.

La segunda motivación que induce al Banco de España para acometer el cambio de la temida normativa no es otra que demostrar ante la Unión Europea la diligencia con que las autoridades del país asumen en primer tiempo de saludo las consignas procedentes de la superioridad. Con mayor o menor éxito, lo cierto es que el Ministerio de Economía se ha esmerado estos años por hacer los deberes que le pide Bruselas, y el regulador bancario no va a ser menos en sus relaciones con la propia Comisión Europea y el BCE. Más si cabe ahora que es preciso discutir nuevos programas de consolidación fiscal con los responsables comunitarios y cuando la legitimidad política del país tiene que ser defendida desde hace cuatro meses por un Gobierno en funciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios