reunión con los representantes sindicales

El Santander plantea un ajuste con 600 prejubilaciones y 600 bajas incentivadas

La entidad presidida por Ana Botín y los sindicatos han iniciado las negociaciones para la reestructuración de plantilla y oficinas que la primera quiere sacar adelante este año

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

La mesa de negociaciones ya está abierta. Banco Santander y los sindicatos han iniciado este miércoles las conversaciones para pactar las condiciones del ajuste de plantilla y oficinas que la entidad presidida por Ana Botín pretende hacer este año en su división española. En esta primera toma de contacto, el Santander ha presentado a los representantes sindicales una reducción máxima de 1.200 empleos y el cierre de más de 400 sucursales, tal como ya se había anunciado en un primer momento

A finales de 2015, Santander España contaba con 24.216 empleados, con lo que se vería afectado un 5% de la plantilla. Sin embargo, las partes reunidas matizan que la reunión de este miércoles "solo ha sido una primera toma de contacto" y que "las cifras y las condiciones aún pueden variar". La siguiente reunión tendrá lugar este viernes

Comisiones Obreras (CCOO) ya ha comunicado a la entidad que "no es justificable ninguna pérdida de empleo y que el número de salidas se debe reducir sustancialmente". UGT, por su parte, manifiesta que "no acepta esta propuesta efectuada por el banco" y expone que "este proceso tiene que estar basado en la voluntariedad, y rechazamos cualquier medida traumática".  

Prejubilaciones y bajas incentivadas

Dentro de esta provisionalidad, fuentes sindicales han ofrecido más detalles de la propuesta. La red comercial podría soportar entre 900 y 950 de esas bajas, en tanto que las 250-300 restantes se repercutirían en servicios centrales y territoriales. Además, detallan que se repartirán a partes iguales entre prejubilaciones (600) y bajas incentivadas (600). Según CGT y UGT, las prejubilaciones se ofrecerán a los trabajadores mayores de 58 años -aunque otras fuentes aluden a 55 años- al 70% del salario de convenio, y en las bajas incentivadas se ofrecerán 40 días por año y un máximo de dos anualidades. 

En cuanto a las oficinas, esas mismas fuentes sindicales apuntan a que la propuesta pasa por cerrar 450 centros, la mayoría de uno o dos trabajadores. Afectaría, por tanto, al 13% de su red, que al cierre de 2015 ascendía a 3.467 sucursales.

Con este ajuste, comunicado inicialmente a los sindicatos el pasado jueves, el Santander da el pistoletazo de salida a una ronda de ajustes que encaja dentro de lo que el sector considera que será una auténtica reconversión, caracterizada por el redimensionamiento de su capacidad para reducir costes y por fusiones entre entidades. Este proceso responde al declive del negocio bancario tradicional, en un contexto en el que sus márgenes están presionados por los bajos tipos de interés y la ausencia de demanda de crédito, en el que existe una mayor presión regulatoria y en el que están surgiendo nuevos competidores, principalmente tecnológicos

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios