FCC forma parte de una UTE que reclama 14 millones

Carlos Slim contra Chen: las claves del embargo que amenaza al RCD Espanyol

La llegada del inversor chino no ha cumplido las expectativas de los proveedores, que han optado por ejecutar 14 millones de garantías en los tribunales

Foto: Carlos Slim (i) y Chen Yansheng (d). (Foto: EFE)
Carlos Slim (i) y Chen Yansheng (d). (Foto: EFE)

Dos grandes magnates frente a frente: el segundo hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim contra Chen Yansheng, presidente del grupo juguetero chino Rastar y desde hace un mes nuevo presidente del RCD Espanyol. Slim es el nuevo socio mayoritario de FCC y esta constructora junto con la catalana Copisa son los socios de la sociedad UTE Stadium, que levantó el nuevo estadio del Espanyol en Cornellà. Pues bien, la llegada del inversor chino no ha cumplido las expectativas de los proveedores, como esta UTE y FCC y Copisa han optado por ejecutar 14 millones de garantías para cobrar una deuda pendiente, según han explicado fuentes del sector de la construcción conocedoras de lo entresijos del caso.

Chen había empezado con buen pie. Llegó al Espanyol con los bolsillos llenos. Compró el 54% de las acciones a través de la fórmula de aportar 50 millones de euros de los que 35 millones se destinaron a cancelar un crédito sindicado del que formaban parte CaixaBank, el Instituto Catalán de Finanzas (ICF), Banco Sabadell y BBVA.

Pero los proveedores esperaban un trato equivalente. Y por ahora siguen con los mismo problemas de pago que tendría un club pequeño de la Liga BBVA. Además, desde que llegó Chen los resultados deportivos no acompañan y el Espanyol se ha desplomado de forma vertiginosa en la tabla de clasificación. Ahora es el 14, a cuatro posiciones de los puestos de descenso, lo que ha puestos nerviosos a algunos proveedores, que temen la brutal caída de ingresos que supondría bajar a Segunda División.

Ante estas incertidumbres, la UTE Stadium ha decidido instar la ejecución en los tribunales de las garantías que posee de la entidad futbolística por la deuda que el club acumula con las dos constructoras que integran la UTE: FCC y Copisa.

Desde 2005 un parte de la deuda contraída por levantar el estadio de Cornellà contaba con garantías y ahora es ese tramo el que se exige en los juzgados

UTE Stadium construyó el campo del Espanyol y a partir de 2005 se estableció un acuerdo con el anterior presidente del club, Joan Collet, para abonar una deuda que ascendía a más de 21 millones de euros. De esta cantidad, 14 millones formaban parte de un acuerdo con garantías, que son las que ahora la UTE ejecuta. El resto de la deuda no cuenta con este mecanismo de seguridad para el cobro.

Promesas incumplidas

El pasado mes de enero, la UTE ya denunció la situación ante el servicio común de ejecución judicial de los juzgados de Cornellà. Pero se retiró tras la promesa del consejero delegado del RCD Espanyol, Ramón Robert, de que iba a buscarse un solución.

Robert se comprometió entonces con FCC y su socio catalán a que se abonaría la deuda, una vez se hiciera efectiva la compra del club por parte del inversor chino. Pero Chen Yansheng, en este momento ya es el accionista mayoritario del Español. Y tras las dilaciones, la UTE ha decidido reclamar las garantías, sobre todo por el agravio comparativo que supone el trato otorgado a los bancos que formaban parte del crédito sindicado.

Un modelo diferente

Chen Yansheng no es un magnate del fútbol forrado de millones al uso en el mundillo del balón. Aunque en algunos medios se ha equiparado su entrada en el Espanyol con la compra del Manchester City por parte del jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, la comparación resulta errónea. El grupo Rastar quiere utilizar la camiseta del Espanyol para vender los juguetes que fabrica en China, según explican diversos directivos especializados en gestión deportiva. Por tanto, el club se va a convertir, sobre todo en un vehículo para la promoción de las exportaciones del grupo asiático en Europa, sobre todo en España. Es un proyecto de apoyo industrial, no tanto un intento de conseguir fama o relevancia social.

La ejecución de las garantías podría derivar en un embargo sobre el Espanyol, que no afectaría necesariamente a la titularidad de su estadio pero sí que podría pesar sobre otras fuentes de ingresos, tales como los derechos de televisión o las taquillas. A menos que el nuevo propietario chino llegue a un acuerdo con los constructores durante los próximos días.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios