Siemens se agarra a la letra pequeña de la ley para ahorrarse la OPA sobre Gamesa
  1. Empresas
PRIMA EL PLAN DE FUSIÓN SOBRE LA TOMA DE CONTROL

Siemens se agarra a la letra pequeña de la ley para ahorrarse la OPA sobre Gamesa

El pacto de Siemens con Iberdrola para la compraventa de Gamesa pasa por un aumento de capital que aportaría fondos frescos de cara al desarrollo del nuevo gigante mundial de aerogeneradores

Foto: Parque eólico. (EFE)
Parque eólico. (EFE)

El gigante alemán Siemens apelará a los objetivos industriales de su fusión con Gamesa para evitar la obligación de lanzar una OPA sobre el 100% del capital del fabricante español de aerogeneradores. El régimen legal de las ofertas públicas de adquisición en España contiene en su letra pequeña una excepción para todos aquellos proyectos de integración empresarial que primen la mejora del plan de negocio por encima del control accionarial. La propuesta deberá ser formalmente presentada a la CNMV que dispondrá de un plazo de quince días para emitir su resolución a la petición de la multinacional germana.

El planteamiento de Siemens está fundamentado en el artículo 8,letra g, del Real Decreto 1066/2007 de 27 de julio, que constituye el último apartado de los supuestos que eximen de una OPA obligatoria cuando un inversor alcanza una participación accionarial que induce al control efectivo sobre una sociedad cotizada. La práctica habitual en buena parte de estos casos se traduce en la materialización de algún gesto societario por parte del comprador que contrapese su posición de dominio y faculte la incorporación de otros socios de referencia dentro del capital de la empresa resultante con presencia incluso en el consejo de administración.

La operación adelantada a finales de enero pasa por un acuerdo inicial entre Siemens e Iberdrola que permitiría transferir la participación que la empresa eléctrica tiene en Gamesa a una empresa de nueva creación a la que la multinacional alemana aportará sus negocios en el mercado eólico. Aunque se trata de un porcentaje muy lejano a la mayoría absoluta de capital, la cuota en poder de la compañía presidida por Ignacio Galán representa el paquete accionarial de referencia y permitiráteóricamente a Iberdrola cobrar en exclusiva la preceptiva prima de control, lo que puede generar las reticencias entre los accionistas minoritarios en bolsa.

Las tensiones suscitadas en los mercados de valores por este tipo de fusiones han puesto en guardia a la CNMV,que no puede permitirse el más mínimo desliz en la defensa a ultranza de los intereses inherentes a la masa anónima de accionistas en bolsa. La situación creada se ilustra muy claramente observando los más recientes proyectos de colocación a través de ofertas públicas que limitan la búsqueda de inversores al segmento institucional sin recurrir para nada al mercado retail o minorista. Los emisores han hecho bueno el principio que aconseja evitar la ocasión para evitar el peligro, lo que supone todo un detalle para no complicar tampoco la vida a los responsables de la supervisión.

Siemens deberá convencer a la CNMV de que el futuro proyecto industrial de Gamesa prima sobre la toma de control del fabricante español de aerogeneradores

Salvo mejor opinión de la CNMV, el acuerdo entre Siemens e Iberdrola no contempla la opción de una OPA por lo que los analistas del mercado han empezado a descontar algún mecanismo de compraventa que impulse el proyecto de la empresa resultante y satisfaga las expectativas de negocio de los inversores particulares que han depositado sus ahorros en Gamesa. La fórmula más directa para llevar a cabo la operación sin menoscabo de terceros pasaría por una ampliación de capital que dotase al fabricante radicado de Zamudio de nuevos recursos o que, en su defecto, incorporarse las actividades de Gamesa dentro de un grupo empresarial con mayor músculo financiero y capacidad potencial de crecimiento.

Siemens e Iberdrola han avanzado en los últimos días sus negociaciones con el fin de ultimar un pacto que será dado a conocer públicamente en los próximos días, según fuentes vinculadas con ambas compañías. Dichos medios abundan también en la posibilidad de que el acuerdo esconda también hasta el último momento el reparto de un dividendo extraordinario que sería el broche dorado para que los accionistas minoritarios pueden darse por satisfechos con la operación y la CNMV sólo tenga que certificar las correspondientes y preceptivas bendiciones para crear el nuevo gigantes mundial de aerogeneradores con base en España.

La venta de Gamesa supondrá una inversión mínima por parte de Siemens de alrededor de 5.500 millones de euros, según los cálculos manejados por el banco de inverisón Credit Suisse. Esta cifra implica un precio por acción de 19,6 euros, lo que supone un 36% sobre la cotización en bolsa que registraba la compañía el pasado día 29 de enero, cuando El Confidencial publicó las primeras informaciones confirmadas luego por Gamesa. La empresa española experimentó este martes una subida en bolsa del 5,5% para cerrar a un cambio de 16,53 euros por título, lo que deja todavía un interesante recorrido alcista que podría verse ratificado en las próximas sesiones a poco que Siemens e Iberdrola confirmen lo que ya es un secreto a voces.

Noticias de Siemens Gamesa CNMV Ignacio Sánchez Galán
El redactor recomienda