necesita 250 millones adicionales

El Rey emérito y el Gobierno de Rajoy median ante la banca para salvar a Abengoa

Juan Carlos I y miembros de máximo nivel del ejecutivo del PP han llamado a los principales acreedores españoles del grupo andaluz para que le concedan una nueva línea de crédito

Foto: Fotografía de archivo del Rey emérito Juan Carlos I y el presidente de la Caixa, Isidro Fainé. (EFE)
Fotografía de archivo del Rey emérito Juan Carlos I y el presidente de la Caixa, Isidro Fainé. (EFE)

Los 'padrinos' de Abengoa han comenzado a hacer su labor de 'lobby' para que la banca haga un último esfuerzo con el fin de salvar a la compañía. Según han confirmado altas instancias de las entidades acreedoras, el rey emérito Juan Carlosmiembros del Gobierno de Mariano Rajoy se han puesto en contacto con Ana Botín e Isidro Fainé, entre otros presidentes de bancos, para pedir sensibilidad hacia la empresa de ingeniería ante su grave situación financiera.

Sin ir más lejos, el monarca ha conversado con la presidenta del Santander y con el máximo responsable de Caixabank para que apoyen a Abengoa, con cuyos dueños, la familia Benjumea, tiene una relación muy cercana. Los empresarios sevillanos fueron premiados por el Rey con el marquesado de Puebla de Cazalla en 1994 y, posteriormente, Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma fue nombrado consejero de una filial de la compañía. El primo de don Juan Carlos, recientemente fallecido, estuvo 10 años en el órgano de gobierno de Abengoa Solar. Una subsidiaria del grupo andaluz en la que también entró Alberto Aza, jefe de Casa Real, como miembro de su consejo internacional en 2011, y el hijo de este, en el filial de bioenergía, ese mismo año.

Ambos salieron poco tiempo después por incompatibilidad, pero el vínculo entre la Casa Real y Abengoa sigue siendo muy próximo. El Rey emérito es hermano mayor, también emérito, de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, presidida por Javier Benjumea con el cargo de teniente, quien, en la entrega de los premios que concede esta orden, recibió a Felipe VI -el cual también ha sido designado hermano mayor- con la siguiente frase: "Aquí continuamos, señor, al servicio de España y con la lealtad a la Corona. Siempre a las órdenes de Su Majestad".

Fotografía de archivo del debut de Abengoa en el Nasdaq. (EFE)
Fotografía de archivo del debut de Abengoa en el Nasdaq. (EFE)

La llamada de Juan Carlos I provocó cierta sorpresa entre la banca, pero las citadas fuentes admiten que sigue echando una mano a empresas con las que tuvo una relación cercana, como es el caso de Abengoa, compañía de gran valor estratégico para el país. Los integrantes del conocido como G-5, formado por Santander, Caixabank, Banco Popular, Banco Sabadell y Bankia, atendieron la petición con el respeto debido, pero con prudencia, dado el riesgo que ya han asumido con la multinacional de ingenieria.

En todo caso, la solicitud del Rey emérito no ha estado sola. Miembros del Gobierno de Mariano Rajoy también han contactado con los cinco bancos españoles con más exposición a Abengoa, pendiente de la concesión de hasta 250 millones adicionales con el fin principal de atender los pagos del día a día. Fuentes próximas a las conversaciones aseguran que Jorge Moragas, director del Gabinete de la Presidencia, se ha puesto en contacto con los presidentes de las citadas entidades financieras para explicarles el problema que supondría la entrada de la firma en concurso de acreedores para el país, tanto en credibilidad como en cifras de paro. Abengoa tiene una plantilla de 24.748 empleados, de los que 6.689 están en España.

Otras llamadas del Ejecutivo

Otras fuentes señalan que las llamadas se habrían producido desde el Ministerio de Hacienda, dirigido por Cristóbal Montoro, cuyo exsocio de despacho profesional Ricardo Martínez Rico se sienta en el consejo de administración. Hacienda ha negado cualquier tipo de intermediación en favor de Abengoa. Aunque Montoro se desvinculó en 2008 de Equipo Económico, empresa de asesoramiento legal y estratégico, la relación entre ambos se mantiene. Martínez Rico fue secretario de Estado de Presupuestos en el último Gobierno de José María Aznar. El bufete, del que el hermano de Montoro también era socio, ha sido asesor de cabecera de la empresa de los Benjumea desde hace años. 

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y la presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y la presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

Las gestiones del Rey emérito y del Gobierno no han sido las únicas. Como adelantó este medio el pasado 25 de septiembre, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tampoco ha permanecido al margen de la crisis de Abengoa. La dirigente socialista ha jugado un papel mediador que algunos consideran “clave” para evitar el descalabro del grupo, una misión a petición de los Benjumea que supuso un acercamiento de Díaz a Ana Botín.  

La banca ya ha comprometido 688 millones para ayudar en el rescate de Abengoa, de los que 530 se corresponden con el porcentaje de acciones que aseguran en la ampliación de capital, mientras que otros 168 millones han sido concedidos como línea de financiación para circulante. Además, otorgaron otros 120 millones a los Benjumea para que no perdieran totalmente el control del grupo. La compañía pide ahora otros 250 millones adicionales a los acreedores españoles, que ya tienen una exposición de más de 3.400 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios