La Casa Real 'coloca' a sus ex altos cargos en la empresa privada
  1. España
LA CAIXA FICHA PARA SU HOLDING EMPRESARIAL CRITERIA AL DIPLOMÁTICO ALBERTO AZA

La Casa Real 'coloca' a sus ex altos cargos en la empresa privada

Alberto Aza es el último ex alto cargo de La Zarzuela que ha encontrado un acomodo privilegiado en la empresa privada. La Caixa acaba de fichar al

placeholder Foto: La Casa Real 'coloca' a sus ex altos cargos en la empresa privada
La Casa Real 'coloca' a sus ex altos cargos en la empresa privada

Alberto Aza es el último ex alto cargo de La Zarzuela que ha encontrado un acomodo privilegiado en la empresa privada. La Caixa acaba de fichar al veterano diplomático, que fue relevado el pasado mes de septiembre por Rafael Spottorno en la jefatura de la Casa del Rey, como miembro del consejo de administración de Criteria, el holding que agrupa las participaciones empresariales de la entidad presidida por Isidro Fainé. Su predecesor en el cargo, Fernando Almansa, se incorporó a la cúpula de Telefónica, de la que es consejero, después de casi una década al servicio de Don Juan Carlos.

Tras cesar como jefes de la Casa del Rey, Almansa y Aza fueron nombrados consejeros privados del monarca, por decisión del propio Don Juan Carlos, como muestra de "agradecimiento y cariño, a fin de no prescindir de su colaboración y experiencia". Una distinción no remunerada que, sin embargo, abre muchas puertas. Almansa fichó por Telefónica en febrero de 2003, solo dos meses después de dejar La Zarzuela, y en abril de ese mismo año se incorporó al consejo de administración de BBVA Bancomer, la filial mexicana del banco presidido por Francisco González.

Aza, que fue embajador en Londres y México antes de asumir la jefatura de la Casa del Rey, suma ahora el cargo de consejero de Criteria al de asesor internacional de Abengoa, la multinacional sevillana con presencia en los sectores de la energía, telecomunicaciones, transporte y medio ambiente. Aza entró en la firma fundada por la familia Benjumea el pasado mes de octubre, pocas semanas después de pasar el testigo a Spottorno, y ahora añade a su curriculum el cargo de consejero externo de Criteria, donde compartirá asiento, entre otros, con el magnate mexicano Carlos Slim, considerado el hombre más rico del mundo.

El número dos de Aza en La Zarzuela, Ricardo Díez-Hochleitner, no ocupó un puesto de relumbrón en la empresa privada tras cesar como secretario general de la Casa del Rey; pero, a cambio, fue premiado con un codiciado destino diplomático: la delegación permanente de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrolo Económicos (OCDE), con sede en París. Díez-Hochleitner, que fue director general de Política Exterior para Europa en la etapa del popular Josep Piqué como ministro de Asuntos Exteriores, recibió el pasaporte para la OCDE el pasado 14 de octubre, solo dos semanas después de dejar La Zarzuela.

Militares, periodistas, diplomáticos...

El almirante Antonio González-Aller, que fue jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey hasta diciembre de 2006, fichó poco después por el Grupo Arturo Cantoblanco como director de Relaciones Institucionales. González-Aller, primer ayudante de campo de Don Juan Carlos y máximo responsable de la Guardia Real durante casi cinco años, se incorporó al grupo empresarial propiedad de Arturo Fernández, vicepresidente de la patronal CEOE, tras su paso por La Zarzuela. El propio monarca pidió a Fernández, con el que mantiene una estrecha amistad, que colocara a su antiguo subordinado.

Fernández volvió a contratar a un ex alto funcionario de la Casa del Rey a comienzos del pasado año. El periodista Jordi Gutiérrez, que durante 16 años ocupó el cargo de director adjunto de Comunicación en La Zarzuela, pasó a trabajar a las órdenes del empresario tras su cese. Pero, a diferencia de González-Aller, Gutiérrez no se incorporó al Grupo Cantoblanco, sino a la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), de la que Fernández también es presidente.

El diplomático Juan González Cebrián, superior jerárquico de Gutiérrez en la Casa del Rey durante más de tres lustros, entró en nómina del Grupo OHL a finales de 2009, nada más cesar en su cargo. El entonces ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, le ofreció la embajada de España en Oslo, pero González Cebrián rechazó ese cómodo destino en la capital noruega para aceptar la oferta, mucho mejor remunerada, del magnate Juan Miguel Villar Mir, propietario del Grupo OHL.   

Casa Real