CELEBRA JUNTA EXTRAORDINARIA ESTE SÁBADO

Tres representantes de la familia Benjumea salen del consejo de Abengoa

La familia Benjumea no sólo ha perdido la presidencia de Abengoa, sino casi toda su presencia en el consejo. La junta extraordinaria que se celebra hoy certificará la salida de tres representantes

Foto: Complejo industrial en Sevilla de Abengoa. (Abengoa)
Complejo industrial en Sevilla de Abengoa. (Abengoa)

La junta general extrarodinaria que Abengoa celebra este sábado en Sevilla para aprobar la ampliación de capital de 650 millones también dará el visto bueno a la salida de tres representantes de la familia Benjumea del consejo, que se suman al presidente de la compañía, Felipe Benjumea. Según fuentes conocedoras de la situación, abandonarán el máximo órgano de gobierno María Teresa Benjumea, Fernando Solís y Carlos Sundheim. De esta forma, la única presencia de la familia fundadora en el consejo de la compañía será la de Javier Benjumea.

Después de un tira y afloja de casi dos meses este verano, Abengoa consiguió finalmente el apoyo de sus principales bancos acreedores para asegurar la ampliación de capital que necesita para sobrevivir a finales de septiembre. Ahora bien, Banco Santander, HSBC y Crédit Agricole exigieron a cambio la dimisión de su presidente, Felipe Benjumea, suspender el dividendo y más que duplicar el programa de venta de activos que había presentado la empresa de ingeniería y energías renovables. 

Esta dimisión iba acompañada de la pérdida por parte de la familia de la mayoría en el consejo, que se reduce de 15 a 13 miembros y donde los Benjumea no pueden tener más del 40% en la nueva situación. Hay que recordar que hasta ahora contaban con el 60% de los derechos políticos con sólo el 30% de los económicos gracias a que tenían la mayoría de las acciones de clase A, que otorgan 100 veces más derechos políticos que las de clase B (las que cotizan en bolsa).

La familia sevillana pondrá 120 millones en la ampliación de capital (también financiados por sus bancos acreedores), mientras que las tres entidades citadas aseguran 465 y el fondo Wadell & Reed Investment Managament asume los 65 restantes. La pérdida de control de la compañía de ingeniería y energías renovables se inició el mismo día en que se firmó el acuerdo para la ampliación y se escenificó con la salida de la presidencia de Felipe Benjumea y su sustitución por José Domínguez Abascal.

Las otras exigencias que han impuesto los bancos para asegurar la ampliación son la supresión del dividendo hasta que Abengoa recupere la solvencia -algo que no gustará nada al pequeño accionista pero que no impedirá que la junta apruebe hoy la operación- y el incremento del plan de venta de activos hasta 1.200 millones, cuando el objetivo inicial eran 500. 

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios