Tras la operación de Tous se acaban las oportunidades

El capital riesgo, como loco a la caza de oportunidades en la moda española

Desde que un grupo saudí abriese la veda en enero con la compra de la cadena Blanco, los ojos de los inversores se han fijado en la moda, en la que los grandes quieren tomar posiciones

Foto: (Reuters)
(Reuters)

El capital riesgo internacional está buscando oportunidades en la moda española desesperadamente. El problema: tras la venta del 25% de Tous, las alternativas son casi inexistentes. Y grupos como 3i, Apax o L Capital siguen dando vueltas intentado subirse a un carro que pueda beneficiarse del cambio del entorno macroeconómico en el que se prevé un repunte de la demanda del consumo.

Fuentes del sector de la moda explican el perfil que buscan este tipo de inversores: empresas que facturen más de 100 millones de euros, con un buen posicionamiento de marca y potencial para internacionalizarse. Preferiblemente no sólo por volumen de producto, sino por colecciones con gancho dirigidas a públicos con un buen nivel de poder adquisitivo. Justo lo que no existe en este momento en el mercado.

En cambio, lo que sale a la venta es producto como Cortefiel, el tercer grupo de moda español. Factura más de 1.000 millones pero ha de refinanciar casi lo mismo de deuda, de manera que Permira y el resto de los fondos propietarios han encargado a JP Morgan vender la empresa antes de tener que volver a renegociar las condiciones de su pasivo, según avanzó modaes.es. Es decir, lo que se vende no se quiere comprar y lo que se quiere comprar no se vende.

Los vendedores de Cortefiel llegan tarde porque el gusto por este tipo de operaciones empezó hace más de 20 meses. Una constante de inversión en un sector que ha demostrado más vigor que otros a la hora de aguantar una crisis de siete años, véase los resultados de Inditex mediante, o las buenas ventas de grupos como H&M o Primark en España.

Con esta perspectiva los fondos están empezando a bajar el listón. Así, grupos como El Ganso están ahora en el punto de mira de los fondos, aunque no facturará 75 millones hasta que se cierre el año en curso.

Enero apunta maneras

El pistoletazo de salida en este tipo de operaciones lo dio el grupo saudí Alohkair cuando pagó 34 millones de euros por Blanco en enero de 2014, una cadena que adquirió a precio de saldo aprovechando las crisis económica que pasaba. A partir de aquí se desató la locura por las operaciones de capital riesgo en el sector de la moda y que ya dura más de 20 meses.

Una tienda de la cadena de moda Blanco. (EFE)
Una tienda de la cadena de moda Blanco. (EFE)

Marzo marca tendencia

En marzo de ese año Eurazeo entraba en el capital de Desigual. Mientras que la operación de los saudíes en Blanco había sido de oportunidad, la de los franceses en el grupo de Thomas Meyer valoraba la empresa española en 2.850 millones. Lo nunca visto. Y seguramente no ha sido la mejor inversión de Virginie Morgon. Eurazeo ya se está replanteando sus planes tras la posterior evolución del grupo. Si esta operación es la emblemática de la tendencia también apunta al talón de Aquiles de esta dinámica inversora: la moda española puede estar de moda, nunca mejor dicho, pero no se encuentra exenta de riesgos, como demuestra el propio caso de Cortefiel.

Agosto, gusto consolidado

En agosto de ese año 2014 el grupo perfumero Puig, que va picoteando en grupos de moda diversos, compró el 25% de Textil Lonia, aprovechando que L Capital, el fondo de inversión de LVHM, salía con cuantiosas plusvalías. Pagaron más de 125 millones de euros. Otra valoración muy alta para el grupo que fabrica las marcas CH Carolina Herrera o Purificación García. Fijaba un precio para la empresa gallega en 700 millones. Y generaba un problema: L Capital había salido del mercado pero tenía que volver a entrar para no bajarse de la ola.

Mayo, ya es primavera en Tous

En mayo de este año la moda del capital riesgo en el sector del mismo nombre no arreciaba sino que se extendía a los complementos. Tous vendía por 125 millones el 25% de su compañía. Como en el caso de Desigual, un precio muy difícil de justificar sobre el papel pero demostraba que había más dinero que oportunidades en España. Tous era el último tren y lo cogió el grupo suizo Partner Group. L Capital, que había estado intentado pujar en la operación, al final quedó fuera.

Julio, la fuerza de un clásico

Con la entrada del jeque de Qatar Al Thani en el capital de El Corte Inglés, las operaciones de capital riesgo en el sector retail ya eran más que una moda, si bien esta compañía es mucho más que sólo confección. Pagar 1.000 millones por el 10% de El Corte Inglés después de todo lo que había pasado ya no podía considerarse una moda, sino más bien un clásico de fondo de armario.

Grupos como El Ganso están ahora en el punto de mira de los fondos de capital riesgo, aunque no facturará 75 millones hasta que se cierre el año en curso

Fuentes financieras señalan que ésta es una transacción singular, consolida la tendencia general y muestra que resulta muy difícil conseguir operaciones de crecimiento, lo que aboca a los inversores a acabar buscando la rentabilidad en grupos consolidados.

Más allá de la operación de El Corte Inglés, el resto de operativas vienen marcadas por el protagonismo catalán: o en los objetos de deseo, –Blanco, Desigual, Tous– o en los sujetos compradores –los Puig–. Fuentes del sector de capital riesgo aseguran que ahora el producto se acaba y que lo que se verán en el futuro serán operaciones mucho más pequeñas, como la toma de posiciones de Mayoral en Adolfo Domínguez, y por tanto con períodos más largos de maduración en la inversión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios