Alhokair plantea MÁS despidos dentro de un cambio total

Segunda 'limpia' en Blanco

No se sabe a cuánto personal afectará la nueva oleada de despidos que se prepara en el grupo. Según fuentes del sector, podrían llegar hasta el 50% de la actual plantilla, que suma 1.500 personas

Foto: Segunda 'limpia' en Blanco

Hace unos meses, tres jefas de área fueron convocadas por la empresa de moda Blanco a una reunión en Madrid. Para sorpresas de las perjudicadas, fueron despedidas en la misma estación de Atocha nada más bajar del AVE. Tenían que haber sospechado algo: entre la hora de llegada y la de regreso en los billetes que les había entregado la empresa sólo había un lapso de sesenta minutos. Era el ejemplo de que algo estaba cambiando en Blanco, además del nuevo propietario, el grupo saudí Alhokair, que tras un ERE récord en el sector se había comprometido a mantener el empleo.

No se sabe a cuánto personal afectará la nueva oleada de despidos que se prepara en el grupo, según se ha anunciado esta semana. Según fuentes del sector de moda y retail, podrían llegar hasta el 50% de la actual plantilla, que suma 1.500 personas. O ser inferior, si se complementa con otras medidas de ajuste que también se plantearían en el ERE. En todo caso, se verán afectados varios centenares de personas.

Fuentes de Blanco no han querido concretar la cifra de despidos y se han limitado a señalar que el 23 de marzo se empezará a negociar un ERE que respetará el marco legal español. Llueve sobre mojado porque el nuevo ajuste llega un año después de que Blanco protagonizase el mayor ERE de la historia de la moda en España, con 700 despidos.

Dice el refrán que la alegría dura poco en casa del pobre. Tras un año, el nuevo propietario árabe ha decidido la estrategia para su nueva marca de moda española: en esencia, desespañolizarla. Así, se lleva la dirección a Dubai y convierte las tiendas propias en franquicias con lo que le sobra personal, y no poco, pese a que en su momento se impuso en la puja por el grupo justo por sus garantías de mantener el empleo.

Esta semana, Blanco recomendó a todos sus trabajadores que se afiliasen a un sindicato y creasen un comité de empresa para facilitar los despidos. Y también está invitando a la plantilla a convertirse en franquiciados del grupo, según explican fuentes del sector.

Giro estratégico

Alhokair era un clásico distribuidor de gigantes como Inditex o Gap. Pero hace dos años decidió crear sus propias marcas y en ese contexto compró Blanco, que se encontraba en concurso de acreedores. Blanco facturaba 300 millones y tenía una plantilla de 1.500 personas. Entonces, se prescindió de 700 trabajadores, lo que facilitó la adquisición por parte de los árabes, que se comprometieron a mantener al resto del personal. 

Hasta que empezó a apostar por tener marcas propias, el negocio de Alhokair radicaba en operar como uno de los mayores grupos de retail de moda de Oriente Medio, gestionando en nueve países más de 1.400 tiendas de multinacionales como Topshop, Cortefiel, Desigual, Superdry, Zara, Gap o Mango, entre otras.

Por Blanco, Alhokair pagó 1,5 millones de euros, si bien asumió deudas pendientes de hasta 40 millones. Una compra de saldo que ahora se ve incapaz de rentabilizar con la actual estructura del grupo, con más de 121 tiendas en España, la mayor parte propias, lo que supone incluso mantener un almacén con una plantilla de un centenar de personas.

Comenzó la limpia

Como demuestra la anécdota de Atocha, el grupo saudí ya ha comenzado la limpia. Ha despedido al grueso de los directivos históricos y ha fichado a los nuevos en Dubai desde donde trabajan y dirigen la compañía, según explican fuentes del sector.

Se prevé que el ajuste laboral sea rápido. Para justificarlo, Alhokair alegará las pérdidas de Blanco en España, que según el portal de moda Modaes.es rodarán los 15 millones de euros en 2014. Pero el problema debe estar zanjado a 31 de marzo, cuando cierra cuentas el grupo Alhokair.

En el sector se teme por el futuro de la empresa más allá de los despidos. El factor creativo, lo más importante de un grupo de moda, es dudoso en Dubai, mientras que la moda española cuenta con un gran reconocimiento internacional. Llevar el diseño y la cúpula a Oriente Medio no parece lo más adecuado para un grupo de moda prompta como Blanco.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios