IMPACTO contable NEGATIVO DE 1.800 MILLONES

BBVA se pasa de frenada en Garanti con pérdidas un 20% mayores de las previstas

La depreciación de la lira y la caída de cotización en bolsa de Garanti han provocado unas pérdidas contables de 1.800 millones de euros que BBVA tendrá que aflorar al cierre del tercer trimestre

Foto: El presidente de BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente de BBVA, Francisco González. (EFE)

Lo malo es siempre susceptible de empeorar, y algo de eso le acaba de ocurrir al BBVA en la denominada 'pasión turca' que ha supuesto la compra del Garanti Bankasi, culminada oficialmente en el día de ayer. El banco presidido por Francisco González ha comunicado la ejecución de los acuerdos adoptados el pasado mes de noviembre que dieron lugar a la compra de un 14,9% de la entidad turca adicional al 25,01% que había sido adquirido en 2010. El precio total pagado por BBVA asciende a 5.481 millones de liras, equivalentes a 1.854 millones de euros.

Las normas internacionales de contabilidad obligan al banco español a consolidar en sus estados financieros toda la participación del 40% acumulada en Garanti por el método de integración global. En consecuencia, el tramo inicial que fue comprado hace cinco años tendrá que ser ajustado ahora al valor real de la operación, finalmente saldada a un precio de 8,765 liras turcas por acción. Esta regularización fue expresamente manifestada por la entidad financiera en otoño pasado cuando se hizo público el acuerdo suscrito entonces para la toma de control.

Las implicaciones que supone el mando efectivo sobre el banco turco han deteriorado la posición contable de la entidad española en estos ocho meses. El BBVA se quedó inicialmente corto en sus apreciaciones y advirtió que la estimación del valor de Garanti tendría un impacto negativo en el beneficio atribuido consolidado de “aproximadamente 1.500 millones de euros”. La mayor parte de estas pérdidas se justificaban por el efecto del tipo de cambio dada la depreciación de la lira turca frente al euro desde el momento de la adquisición original.

Foto: Garanti.
Foto: Garanti.

Estas mismas diferencias de conversión han vuelto a jugar una mala pasada al BBVA, como demuestra el hecho relevante remitido este mismo lunes a la CNMV. En la nueva y definitiva información enviada al organismo regulador que preside Elvira Rodríguez, el banco fija las pérdidas en 1.800 millones de euros, una cifra que deberá ser incorporada en los resultados del tercer trimestre. El ‘agujero’ contable se eleva en un 20% sobre la estimación de noviembre, cuando la entidad española se convirtió, de hecho, en el primer accionista de Garanti.

El BBVA ha precisado que el impacto no supondrá ninguna salida de caja y que los ajustes de valoración están ya registrados con la consiguiente minoración del patrimonio de la entidad. La adquisición del banco turco, celebrada como una de las principales inversiones de la etapa presidencial de Francisco González, tendrá una penalización de 50 puntos básicos en el ratio de solvencia identificado a partir del Common equtiy tier 1, incluyendo el denominado fully loaded que incorporan las más exigentes normas de Basilea III.

La apuesta en Turquía obedece a un claro esfuerzo por diversificar en busca de un crecimiento muy difícil de obtener en España durante los años de recesión

Garanti Bankasi cotiza actualmente a 7,75 liras por acción, un precio bastante inferior a las 8,76 liras por título que ha pagado el BBVA. El precio de mercado de la entidad se ha mantenido casi siempre por debajo del importe de la adquisición, en el que lógicamente hay que incluir una prima a favor de los vendedores. De ahí que el banco sitúe las pérdidas contables como un efecto principal del tipo de cambio, en el que la fuerte caída de la lira turca frente al dólar no ha compensado la apreciación del dólar con el euro.

Al margen de las minusvalías bursátiles y las pérdidas contables que ahora deberán aflorar en los estados financieros, la aportación de Garanti en la cascada de resultados del BBVA ha sido importante a lo largo de estos años, alcanzando un 9,6% del beneficio antes de impuestos y un 12% del beneficio atribuido. Dichos datos corresponden a septiembre de 2014, fecha válida de referencia para comparar las cuenta que el banco presentará al término de septiembre, cuando incorpore los ajustes patrimoniales de 1.800 millones derivados de la compra del banco turco.

BBVA ha apostado claramente por diversificar en un mercado en expansión con el fin de conseguir un crecimiento que ha costado mucho alcanzar en España, por lo menos durante los peores años de la recesión. A cambio, la segunda entidad financiera del país ha tenido que asumir la incertidumbre derivaba de la propia inestabilidad política de una nación islámica, fronteriza con áreas de conflicto, y el agravante de una devaluación de la moneda local que se ha comido buena parte de la inversión.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios