Todos han recurrido el resultado final

Las ambulancias siguen la senda de líos en los concursos de la Generalitat

El concurso público por los servicios de ambulancias que organizó la Conselleria de Salud ha derivado en una guerra abierta que llega en el peor momento, con unas elecciones en ciernes

Foto: Las ambulancias siguen la senda de líos en los concursos de la Generalitat

En los últimos tiempos concurso público y Generalitat son dos conceptos que juntos siempre derivan en un tercero: lío en los tribunales. El concurso por los servicios de ambulancias que organizó la Conselleria de Salud, que encabeza Boí Ruiz, ha derivado en una guerra abierta de todos contra todos que llega en el peor momento: a las puertas de unas elecciones autonómicas y con un tema como el transporte sanitario muy sensible para el territorio.

La situación de caos es tal que la Conselleria ha tenido que suspender la adjudicación a la espera de que se pronuncie el Tribunal de Contratos del Sector Público (TCCSP), un organismo independiente de la Generalitat que a muchos no sonará de nada. Sin embargo, el TCCSP es el nuevo nombre del reestructurado Organismo Administrativo de Recursos Contractuales de Cataluña (OARCC); sí, los mismos que con su fallo sobre Aigües del Ter Llobregat (ATLL) embarrancaron la principal privatización que ha llevado a cabo la administración catalana.

Sobre la mesa del TCCSP hay en este momento siete alegaciones sobre el concurso de las ambulancias, de todos contra todos: incluso entre los dos grupos ganadores, los daneses de Falck VL y la empresa Transport Sanitari de Catalunya, que controla el grupo Invest Industrial, de la familia Bonomi. Hay recursos presentados por pequeñas empresas perdedoras o por grandes grupos del sector, como el controlado por Ambuibérica, propiedad en un 85% de ProA Capital: es el caso de Ambulancias Reus, que ha perdido su lote.

Mil millones en juego

En juego, 13 lotes que supondrán una facturación acumulada en diez años de cerca de 1.000 millones de euros. Fuentes jurídicas próximas a la Generalitat dan por hecho que sea cual sea el fallo del TCSP los perdedores recurrirán al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). O lo que es lo mismo, años de pleitos que heredará el gobierno que salga de la autonómicas que ha convocado Artur Mas para este mes de septiembre.

El conseller de Sanidad, Boí Ruiz, junto a su homólogo de Economía, Andreu Mas-Colell. (EFE)
El conseller de Sanidad, Boí Ruiz, junto a su homólogo de Economía, Andreu Mas-Colell. (EFE)

Por su parte, fuentes políticas cercanas a CiU ven con preocupación el impacto territorial cara a las elecciones del 27-S y sobre todo que el redactado del pliego perjudicaba las posibilidades de oferta de las empresas más pequeñas y por tanto con más arraigo en el territorio, de la que Ambulancias Reus, sería uno de los ejemplos pero no el único.

Ganaron los grandes

Tras el concurso, que se celebró el pasado 20 de abril, casi una veinte empresas históricas en el sector se han quedado fuera, lo que podría perjudicar a CiU electoralmente, con un servicio tan sensible en lo social como el transporte sanitario.

Los ganadores fueron, por orden, el fondo de Invest Investindustrial, la multinacional danesa Falck, y la UTE Egara y Lafuente, que se repartieron 12 lotes, y en menor medida el Grup La Pau, que ganó uno de los lotes alegando en el último momento.

En cada recurso se cuestiona algún aspecto del ganador: desde la solvencia económica hasta las características técnicas de los vehículos, como su peso; o la presentación en el concursos de flotas que en realidad eran las mismas para uno u otro lote. El fallo del TCCSP se espera en breve.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios