para adaptar el balance a la salida a bolsa

Kutxabank da el pelotazo con Euskaltel: la endeuda y se paga un 'megadividendo'

La caja vasca, Investindustrial y Trilantic van a pedir un préstamo de unos 300 millones de euros contra el balance del operador al tiempo que se repartirán la caja antes de la salida a bolsa

Foto: El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia. (EFE)
El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia. (EFE)

Si los mercados lo permiten, Euskaltel saldrá a bolsa el próximo mes de junio. Pero antes de convertirse en una compañía cotizada, los accionistas de referencia del grupo de telecomunicaciones van a tomar decisiones estratégicas que supondrán endeudar el balance del operador y pagarse un megadividendo para adaptar su capital a su nuevo estatus. Este movimiento se traducirá en una plusvalía brutal para los actuales dueños.

Según han indicado varias fuentes próximas a los accionistas de Euskaltel, controlada en un 50% por Kutxabank y en un 48% por los fondos de capital riesgo Investindutrial y Trilantic, los tres socios han decidido solicitar un préstamo contra los recursos propios de la compañía, de la que al mismo tiempo sacarán gran parte de la caja acumulada en los últimos años.

La dirección de Euskaltel está negociando con varios bancos la obtención de un crédito por entre 300 y 400 millones de euros para adaptar la estructura de capital al de las empresas de telecomunicaciones que ya cotizan en bolsa. En el sector, el ratio de deuda sobre beneficio operativo o ebitda oscila entre 4,5 y 5 veces, muy por encima del que tiene ahora mismo la compañía vasca.

En 2012 Euskaltel se valoró en 475 millones de euros y ahora se prevé que alcanzará un valor de mercado de hasta 1.500 millones de euros

Euskaltel, que tiene cerca de 250 millones de pasivo, obtuvo el pasado año un ebitda próximo a los 155 millones, por lo que su proporción es de apenas 1,6 veces. El objetivo de los accionistas del grupo con sede en Derio (Vizcaya) es que esta relación se sitúe en el entorno de las tres veces, motivo por el cual quieren endeudar la compañía hasta los 450 millones.

Al mismo tiempo Kutxabank, Trilantic e Investidustrial (el restante 2% está en manos de Iberdrola) propondrán próximamente al consejo de administración pagarse a sí mismos un dividendo extraordinario próximo a los 200 millones de euros, por lo que los fondos que entraron en el capital en 2012 recuperarán prácticamente toda su inversión antes de la salida a bolsa. En aquel año, Euskaltel se valoró en 475 millones de euros y ahora se prevé que alcanzará un valor de mercado de 1.500 millones. El pelotazo será de los que hacen historia en el capital riesgo.

Aunque la operación de apalancar la compañía y al mismo tiempo repartirse la caja puede sonar extraña, lo cierto es que es la práctica habitual de las sociedades que tienen una estructura financiera poco eficiente desde el punto de vista bursátil. De lo contrario, los inversores suelen castigarla al considerar que el coste del capital y la gestión del balance es inadecuado. La maniobra fue empleada por el Estado cada vez que hacía privatizaciones o por las empresas privadas que salían a bolsa, con algunas excepciones, como Cellnex, la filial de Abertis.

Sin oferta por Telecable

Otras fuentes próximas a la oferta pública de venta (OPV) indican que la solicitud del préstamo y la distribución del megadividendo son unas opciones que todavía deben ser aprobadas por el consejo de administración, el cual todavía no ha adoptado ninguna decisión formal. No obstante, se da por hecho que ambas operaciones se aprobarán en junio ya que los consejeros responden a los intereses de Kutxabank, Trilantic e Investindustrial.

La dirección de Euskaltel está negociando la obtención de un crédito por entre 300 y 400 millones de euros para adaptar su capital a la salida a Bolsa

Lo que sí está decidido es que Euskaltel no podrá pujar por Telecable, el operador predominante en Asturias propiedad de Carlyle. El fondo de capital riesgo, al calor del gran interés por este tipo de compañías, ha encargado a Goldman Sachs la venta de su participada, una desinversión que quiere hacer al mismo tiempo que la vasca sale a bolsa.

Esta coincidencia hace imposible que Euskaltel pueda pujar por Telecable porque la adquisición cambiaría completamente los números del grupo resultante, por lo que no podría vender a los inversores una compañía cuyo tamaño se desconocería en función del resultado de la subasta organizada por Carlyle. Sólo si la OPV de la empresa vizcaína se retrasase a después del verano, Euskaltel competiría por Telecable.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios