Garrigues y KPMG cuestionan al Banco de España y avalan las retribuciones en Bankia
  1. Empresas
"no hubo INcumplimiento de la ley de las cajas"

Garrigues y KPMG cuestionan al Banco de España y avalan las retribuciones en Bankia

El Ministerio de Economía y Hacienda, con el informe favorable del Banco de España, autorizó las retribuciones de los consejeros de Bankia y BFA

Foto: Sede del banco de españa en madrid. (EFE)
Sede del banco de españa en madrid. (EFE)

El Ministerio de Economía y Hacienda, con el informe favorable del Banco de España, autorizó las retribuciones de los consejeros de Bankia y BFA, calificadas como ajustadas a la legalidad, y que ahora han sido señaladas por peritos del BE por haber vulnerado la ley. Así se recoge en los informes realizados por Garrigues y KPMG, que se oponen a las conclusiones de los inspectores, y aseguran que no hubo incumplimiento de la Ley de las Cajas de Ahorros, que impide cobrar simultáneamente retribuciones de la caja y de la entidad bancaria central.

El informe pericial del Banco de España entregado al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu sostiene que entre diciembre de 2010 y junio de 2011 determinados consejeros de Caja Madrid obtuvieron simultáneamente dietas de la entidad, junto con retribuciones y dietas de BFA y Bankia. Concretamente, fija la cantidad de 1,4 millones de euros que entre el expresidente de la entidad Rodrigo Rato y varios exdirectivos como José Luis Olivas y José Manuel Fernández cobraron indebidamente.

Pues bien, estos dos despachos coinciden en sus informes elaborados para Bankiay aportados en sede judicial -a los que ha tenido acceso El Confidencial-que no se vulneró la ley de cajas porque las dietas que percibieron algunos miembros del Consejo de Administración del BFA lo hicieron por su pertenencia a Caja Madrid y no se simultaneó el pago de las dos entidades. Es decir, BFA comenzó a pagar sus retribuciones a partir de julio de 2011, momento en el cual dejaron de cobrar de la caja de ahorros, además de que se les descontó el importe recibido, “de forma que las cantidades efectivamente percibidas por cada consejero fueran las correspondientes a los importes resultantes de su pertenencia al Consejo de Administración del banco”.

De esta manera, no hubo lugar a la acumulación del importe de la dieta por pertenencia al Consejo de la caja y del importe de la dieta por pertenencia al Consejo del banco. Los peritos judiciales fijaron en su informe importes abonados a los consejeros no ejecutivos que figuran en las columnas tituladas “pensión” y en la columna titulada “consejos”, que ascienden a 2,8 millones de euros, e igualmente a que los consejeros con funciones ejecutivas de BFA y Bankia pudieron percibir incorrectamente “dietas” por importe de 1,4 millones de euros, lo que habría vulnerado la Ley 4/2003.

Sin embargo, Garrigues y KPMG mantienen que no se incumplió la legislación desde el momento que nunca existió simultaneidad en la percepción de dietas y cantidades por la pertenencia al consejo de administración de BFA, Bankia y Caja Madrid.

No se incumplió la ley

En el caso de los consejeros ejecutivos, los Estatutos Sociales, “que fueron autorizados por el Ministerio de Economía y Hacienda, con el informe favorable del Banco de España, así como calificados como ajustados a la legalidad”, establecen expresamente que, adicionalmente a las dietas de asistencia a las reuniones del consejo y de sus comisiones, estos consejeros podían percibir una retribución fija, una retribución variable, una parte asistencial y una indemnización en caso de extinción no debida a un incumplimiento imputable al consejero. “Por lo tanto, los Estatutos de BFA contemplaban la posibilidad de percibir dietas y remuneración por sus funciones ejecutivas”, señala el abogado de Garrigues.

Estos dos despachos coinciden en sus informes elaborados para Bankia y aportados en sede judicial que no se vulneró la ley de cajas 

No es la primera vez que los peritos judiciales del Banco de España y el propio organismo tienen ideas contrapuestas. A raíz del informe definitivo sobre la fusión y salida a bolsa de Bankia, el Banco de España mostró su oposición a las conclusiones de los inspectores, quienes, a su juicio, habrían incurrido en tres grandes errores.

Por su parte, KPMG añade que en aquel momento el BFA era un banco sujeto a la legislación estatal y, en particular a la legislación sectorial bancaria. “Tanto Bankia como BFA son entidades de crédito con la forma societaria de sociedades de capital. En consecuencia, en su naturaleza jurídica de tales, están sujetas a la legislación estatal. En particular, en materia de remuneraciones, el régimen retributivo de los consejeros ejecutivos de las sociedades de capital queda regulado en el artículo 217 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital que prevalece, en todo caso, sobre cualquier normativa autonómica y, por ello, sobre lo dispuesto en la Ley 4/2003 que no es, por tanto, aplicable a BFA ni a Bankia”, recoge KPMG en el informe aportado a Andreu, que investiga tanto la fusión y salida a bolsa de Bankia como las tarjetas 'black'.

El BFA fijó una serie de retribuciones a sus consejeros en su condición de ejecutivos, pero los dos informes aportados ahora por Bankia recalcan que estos no percibieron importe alguno del banco entre los meses de diciembre de 2010 y junio de 2011, salvo la retribución de los consejeros ejecutivos por sus funciones directivas, en contra de la versión de los peritos judiciales.

Tal y como consta en los documentos, una vez fue aprobada la política de retribuciones, BFA procedió a abonar las correspondientes a los meses anteriores, que se descontó del importe percibido durante ese tiempo en Caja Madrid, sin que hubiera la acumulación de la que hablan los inspectores.

Las retribuciones fijadas por BFA

Las retribuciones fijadas entonces, y que empezaron a cobrar en julio de 2011, fueron las siguientes:Retribución por pertenencia al Consejo de Administración: 80.000 euros; Dietas por asistencia a las reuniones del Consejo de Administración: 3.000 euros por reunión; Retribución por pertenencia a la Comisión Ejecutiva: 35.000 euros; Retribución por pertenencia a la Comisión Delegada de Riesgos: 35.000 euros; Retribución por pertenencia a la Comisión de Auditoría y Cumplimiento: 30.000 euros; Retribución por pertenencia a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones: 25.000 euros.

Los consejeros que habrían recibido esas dietas puestas en entredicho por los inspectores son: Rodrigo de Rato; José Manuel Fernández Nomiella; Mercedes de la Merced; Mercedes Rojo; José Antonio Moral Santín; Jorge Gómez; Virgilio Zapatero; Javier López Madrid; Ricardo Romero de Tejada; Pedro Bedia; y Arturo Femández.

Garrigues especifica que BFA podría haber abonado las retribuciones íntegraspara que a continuación los consejeros hubieran devuelto a Caja Madrid lo percibido durante dicho periodo. Sin embargo, “esta opción hubiera generado no pocos problemas y dificultades de control y de gestión, para llegar finalmente al mismo resultado material”. A su juicio, las retribuciones percibidas habrían estado sometidas a las correspondientes retenciones a cuenta de IRPF, “por lo que el procedimiento de devolución de las mismas podía haber sido ciertamente complejo”.

Así, la alternativa instrumentada por BFA, intentando evitar esta problemática, “cumple con la finalidad de la norma, minorando directamente de las retribuciones a abonar por BFA las dietas percibidas de Caja Madrid”. Se conseguía así evitar la percepción simultánea y acumulativa de dietas a favor de los consejeros en Caja Madrid y en BFA.

Rodrigo Rato
El redactor recomienda