Número dos de Blesa: "Espero que el juzgado me devuelva el dinero de la tarjeta"
  1. España
TARJETAS OPACAS

Número dos de Blesa: "Espero que el juzgado me devuelva el dinero de la tarjeta"

El exconsejero ejecutivo de Caja Madrid, Matías Amat, número dos del expresidente Miguel Blesa, espera que la Audiencia Nacional le devuelva el dinero que le consignó

placeholder Foto: Matías Amat, uno de los hombres de confianza de Miguel Blesa. (EFE)
Matías Amat, uno de los hombres de confianza de Miguel Blesa. (EFE)

El exconsejero ejecutivo de Caja Madrid Matías Amat, número dos del expresidente Miguel Blesa, espera que la Audiencia Nacional le devuelva el dinero que le consignó por sus gastos con una tarjeta opaca de la entidad porque "en ningún momento" quiso "obtener cantidad alguna" que no le correspondiera.

Así lo aseguró el exdirectivo de la Caja durante su declaración como imputado ante el juez Fernando Andreu el pasado 13 de marzo, en la que insistió en que la visa que en 1999 le entregó el entonces director de recursos humanos Manuel Gutiérrez era de libre disposición. Y era de libre disposición "en su concepto más amplio", lo que le permitió gastar más de 430.000 euros principalmente en viajes, hoteles, líneas aéreas, tiendas de lujo y exclusivos restaurantes hasta que se jubiló en Bankia en septiembre de 2011.

Tampoco había ninguna "indicación en contra" de que pudiera retirar dinero en efectivo de los cajeros, al contrario de las tarjetas de representación de las que también tenía una, y siempre trató de apurar el límite máximo de gasto que tenía asignado anualmente, al inicio de 40.000 euros y, a partir "de 2005 o 2006", de 60.000.

"He consumido gran parte del saldo, no hasta agotar su límite porque mi obsesión era no pasarlo", asegura Amat en un momento de su interrogatorio, en el que añade que al carecer de una certificación de los cargos, "había que hacer un cálculo aproximado". Para saber cuánto había consumido, "una vez al año, hacia el mes de septiembre", el exdirector financiero también imputado Ildefonso Sánchez Barcoj le avisaba de la cantidad de la que aún podía disfrutar.

Amat reconoce que nunca se interesó por saber el tratamiento fiscal de esta tarjeta, aunque subraya que en su certificado de haberes su asignación aparecía incluida, si bien no lo revisó "con detalle".

El exdirectivo consignó en el Juzgado de Andreu los más de 380.000 euros que cargó a su visa opaca de Caja Madrid, pese a que todo le hacía pensar que "era perfectamente regular y lícito". No fue hasta que Bankia le pidió el verano pasado que reintegrara la cantidad correspondiente al periodo de diciembre de 2010 y septiembre de 2011, que ascendía a 42.000 euros, cuando supo de las irregularidades, porque así se lo expuso la entidad.

Tras estallar el escándalo en octubre, intentó devolver el grueso de Caja Madrid a la Fundación, heredera de la obra social de la caja, pero ante su negativa decidió integrarla en una cuenta corriente hasta que la depositó en el juzgado cuando fue llamado a declarar como imputado. "Les debía hacer constar que en ningún momento he tenido interés de obtener cantidad alguna que no me correspondiera a la espera de lo que se dicte por su señoría", expone Amat. Pero ante la pregunta de qué cree que se debería hacer con ese dinero, responde: "Espero que el juzgado me lo devuelva".

Ese mismo día declaró el que fuera director de Comunicación de Caja Madrid, Juan Manuel Astorqui, quien dijo que, además de una tarjeta para gastos de representación, recibió otra visa como complemento salarial de la mano del que fuera responsable de Recursos Humanos, Manuel Gutiérrez, que le informó de que tenía un límite de gasto. Dicho límite se actualizaba y era el propio Blesa el que le daba los detalles.

"Normalmente una vez al año, teníamos una conversación individual con él en la que se informaba de la actualización de los términos salariales", relató Astorqui, que precisó también que el expresidente le especificaba además: "Tendrás un incremento de la tarjeta de tanto dinero".

Tarjetas Black Miguel Blesa Viajes Audiencia Nacional Fernando Andreu
El redactor recomienda