Guerra entre los Roig y los Reyzábal por una herencia millonaria oculta en México
  1. Empresas
la saga del windsor

Guerra entre los Roig y los Reyzábal por una herencia millonaria oculta en México

Ángela Roig, viuda de Javier Reyzábal e hija de Francisco Roig, ha descubierto que se ocultaron bienes en el reparto de la herencia de sus hijos, dos menores de edad

placeholder Foto: Imagen del desaparecido Edificio Windsor, símbolo del emporio inmobiliario de los Reyzábal
Imagen del desaparecido Edificio Windsor, símbolo del emporio inmobiliario de los Reyzábal

Dos apellidos ilustres de la burguesía empresarial española, una herencia millonaria construida sobre los escombros del desaparecido Edificio Windsor, fideicomisos escondidos al otro lado del Atlántico, denuncias por agresiones entre quienes fueron cuñadas y dos menores a los que han ocultado una parte de la herencia de su padre son el triste resumen de una historia que está a punto de entrar en los tribunales.

Javier Reyzábal Gómez, hombre que estuvo detrás de la venta delos terrenos del Windsor a El Corte Inglés, falleció hace dos años de manera fortuita, víctima de un infarto, con apenas 42 años y dejando huérfanos a dos menores de edad, Javier y Olivia. Su viuda, Ángela Roig, hija del que fuera presidente del Valencia CF Francisco Roig, y sobrina del dueño de Mercadona, Juan Roig, confió en su suegro, Florentino Reyzábal Larrouy, el reparto de la herencia, ya que este había sido nombrado, ya en vida de Javier, albacea y comisariocontador partidor de la herencia, es decir, en garante de que los menores recibieran la fortuna de su padre, como miembros de unade las sagas más importantes del sector inmobiliario de la capital.

Tras valorar los bienes y llegar a un acuerdo con Ángela Roig para que renunciara en favor de sus hijos a parte de la herencia que le dejó su esposo, fundamentalmente acciones de una sociedad familiar, y asumiera las deudas de su marido, el 27 de septiembre de 2012 se autorizó la escritura de división y adjudicación de la herencia. Papel mojado. Sólo un año después, en octubre de 2013, Florentino Reyzábal otorga una escritura de adición de bienes a la herencia, en concreto, participaciones en unas fincas en México, que Ángela, como representante de sus hijos, se niega a firmar. Acababa de abrirse la caja de los truenos.

Javier Reyzábal, Gómez por parte de madre, había heredado de su progenitora, mexicana de origen, participaciones en varios fideicomisos que, según sospechan la viuda y sus hijos, Florentino Reyzábal había ocultado a sus nietos en el momento del reparto de la herencia. Al enterarse el entorno deRoig, empezó un cruce de burofaxes y solicitudes de información tanto al suegro de Ángela, como a sus cuñadas, Blanca y Mónica Reyzábal Gómez, como al tío de estas por parte de madre, Gregorio Gómez, a fin de intentar aclarar qué bienes correspondían a Javier y Olivia y no habían sido incluidos en la herencia.

Las tensas relaciones entre las dos familias saltaron definitivamente por los aires, con Javier y Olivia, los hijos menores del fallecido, como principales víctimas, ya que trasel fallecimiento de su padre no han intentado tenercontacto con ellos ni su abuelo ni sustíos. La guerra entre las dos familias llegó al punto de que Ángela Roig tuvo que interponer dos denuncias ante la policía de Pozuelo de Alarcón al haber sido atacada por su cuñada, Blanca Reyzábal.

La última es de hace apenas unas semanas. El pasado 28 de octubre, según reza la denuncia, Blanca Reyzábal empezó a realizar embestidas leves por detrás al coche de Ángela a la salida del colegio Retamar, en el que estudia el hijo de la denunciante. Tras una tensa conducción, acompañada de presuntos gestos amenazantes y grabaciones con el móvil, ambas llegaron al domicilio de Florentino Reyzábal, en la elitista urbanización de Somosaguas, donde, según la denuncia, Blanca agredióa Ángela, causándole lesiones leves, le insultó, y le dijo:"Nada es de tus hijos, ni tuyo, es nuestro y te lo vamos a quitar todo".

Este medio se ha puesto en contacto con Blanca Reyzábal para intentar contrastar estas informaciones, pero ha rechazado hacer ningún comentario al respecto. El grado de tensión ha llegado a tal punto que la familia Roig trabaja ya con la vista puesta en acudir a los tribunales para aclarar si, como parece, han sido excluidos de la herencia de Javier y Olivia Reyzábal Roig bienes troncales de su padre ocultados en México.

En su favor cuentan con un dictamen jurídico que ve indicios razonables para sostener que ha habido un deliberado intento de ocultación de los bienes, en perjuicio de los dos menores. Por la información que ha podido ir recabando el entorno de Ángel Roig, se estima que podría haberse ocultado a sus hijos más de 18 millones de dólares (cerca de 15 millones de euros), lo que, de confirmarse, conllevaría que su abuelo y tías podrían haber incurrido en un presunto delito de estafa y apropiación indebida.

Conforme el entorno dela viuda de Javier Reyzábal ha ido avanzando en la búsqueda de los bienes escondidos en México, la familia de su esposo ha ido reconociéndole la existencia de algunos activos. Florentino Reyzábal, que en un primer momento aseguró desconocer la situación de esos fideicomisos, terminó remitiendo a Ángela Roig una lista de varias entidades en las que a sus nietos, Javier y Olivia, les correspondía una participación.

Hasta ese momento, el cabeza de familia había alegado que, al tratarse de una herencia de su esposa en la que él no participaba, desconocía los acuerdos entre los fideicomisarios, y sólo pudo tener acceso a la información cuando sushijas, Blanca y Mónica, que siempre rechazaron dar respuestas a las diferentes peticiones de información por parte del entorno de Ángela, le hicieron conocedor de esos bienes.

Esta forma de actuar, y la imposibilidad de alcanzar un acuerdo amistoso después de dos años, llevan al entorno de la viuda a sospechar no sólo que sigue habiendo más bienes ocultos al otro lado del Atlántico de los reconocidos hasta ahora, por ejemplo, en países como Canadá, sino que también se tienedudas sobre cómo se hizo el reparto de la parte española de la herencia, en gran parte procedente de los 100 millones de euros que correspondió a esta parte de la familia Reyzábal de la venta de los terrenos del antiguo edificio Windsor.

Florentino Reyzábal tuvo cuatro hijos: Javier, Blanca, Mónica y el menor,Íñigo, fallecido hace años sin dejar descendencia. Los cuatro hermanos son herederos de una vasta fortuna que les llega tanto por parte paterna como materna. Esta segunda es la que ahora se está intentando destapar en México, que, además de la parte que correspondía a Javier, también tiene una ramificación por el lado deÍñigo Reyzábal.

Entre la documentación a la que ha podido ir accediendo el entorno de Ángela, aparece una escritura donde figuran como sustitutos de Íñigo en los fideicomisos sus seis sobrinos, hijos de sus tres hermanos. Sin embargo, en otro documento, los sustitutos pasan a ser directamente sus hermanos, es decir, Javier, Blanca y Mónica. Además, cuando falleció su madre, Blanca Gómez, Íñigo era todavía menor de edad, lo que lleva a sospechar a los Roig que Florentino, como representante legal de su hijo por aquel entonces, tenía conocimiento de los fideicomisos, al menos, desde el reparto de la herencia de su esposa, hace más de una década.

El fallecimiento de los dos hermanos varones reduce a Blanca y Mónica el papel de herederas directas de su padre, Florentino Reyzábal,junto a los hijos de Javier, que ahora tratan de dilucidar toda la realidad sobre su herencia.Unimperio que tiene sus raíces enJulián Reyzábal, un hombre hecho a sí mismo, campesino de origen, que se inició como reventa de cine en Bilbao y terminó dejando un emporio de inmuebles y salas de cine.

A su muerte, la saga Reyzábal se dividió en las siete ramas de sus correspondientes vástagos:José María, Julián, Florentino, Eduardo, Milagros, Fortunato y Jesús. Aunque el Edificio Windsor siempre fue el emblema de este patrimonio familiar, sus joyas inmobiliarias son y han sido muchas, como un 20% deTorre Picasso, que también vendieron a El Corte Inglésjunto con los terrenos del quemado rascacielos. Sólo con esta operación, los Reyzábal se embolsaron 500 millones de euros. Una gran fortuna ahora en el ojo del huracán.

Juan Roig Participación Mercadona Reyzábal Familia Reyzábal Florentino Reyzábal Edificio Windsor Torre Picasso Francisco Roig Javier Reyzábal
El redactor recomienda