Es noticia
Menú
Liberbank, el único borrón de la banca española en los exámenes de solvencia
  1. Empresas
SUSPENDE LA REVISIÓN DE LOS ACTIVOS (AQR)

Liberbank, el único borrón de la banca española en los exámenes de solvencia

Liberbank (la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) ha puesto la nota negativa en los buenos resultados de la banca española en los test de estrés.

Foto: Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.
Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.

Liberbank (la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) ha puesto la nota negativa en los brillantes resultados de la banca española en los test de estrés del BCE que se han publicado este domingo. Aunque ha aprobado el test propiamente dicho tanto en el escenario base como en el adverso, se ha quedado ligeramente por debajo del 8% de capital exigido para aprobar el AQR (Asset Quality Review, revisión de la calidad de los activos), ejercicio previo que ha realizado el BCE para asegurarse de que no había ningún agujero en los balances de las entidades al cierre de 2013.

Hasta el último momento se especulaba con la posibilidad de que Liberbank suspendiera el ejercicio, debido a que presenta la situación de capital más frágil de los 15 bancos examinados. No osbatnte, la entidad que preside Manuel Menéndez no tendrá que captar nuevos recursos, ya que el déficit detectado en el AQR es de 32,24 millones mientras que ha realizado una ampliación de 574,84 millones y una conversión en acciones de los CoCos entregados a los titulares de preferentes y subordinada por otros 61,86 millones.

Ante su situación de debilidad y la posibilidad de un suspenso en los test, el Banco de España obligó a Liberbank a ampliar capital en marzo, operación que concluyó en junio. Es más, la instó a elevar el importe inicialmente previsto de 250 millones hasta 500 para despejar cualquier duda sobre su solvencia que pudiera plantear el resultado de los exámenes del BCE.

Gracias a la ampliación y a la conversión de instrumentos híbridos, Liberbank registraría un exceso de capital de 638 millones en el escenario adverso del test de estrés, con una ratio de capital del 8,95% y un exceso de capital de 708 millones de euros en el escenario base, con una ratio del 11,93%. Sin ellos, obtiene un aprobado raspado del 5,62% en el estresado y un 8,51% en el base.

El AQR es un ejercicio previo a los test de estrés. El balance que se toma para estudiar cómo se comportaría en los próximos años en un escenario probable (base) y otro adverso no es el que declaran los bancos, sino que el BCE lo ha revisado previamente para asegurarse de que no había problemas ocultos. En todas las entidades españolas ha recortado ligeramente sus ratios de capital, pero en el casod e Liberbank dicho recorte ha sido mayor: su ratio de solvencia pasa del 8,66% declarado al 7,82% calculado por el supervisor europeo.

Como ha adelantado El Confidencial, aunque la entidad con sede en Oviedo no necesitará ampliar capital, el BCE sí le impondrá medidas adicionales para reforzar su solvencia, como a todos los que han sacado un aprobado raspado en el examen. Estas medidas pueden ser retención de dividendos, venta de activos no estratégicos, incremento de provisiones o incluso emisión de CoCos.

Liberbank es la entidad rescatada que ha recibido menos ayudas públicas, tan sólo 124 millones; y no como capital, sino en forma de préstamo a través de instrumentos similares a los CoCos de titularidad del FROB. No obstante, pretende devolver esas ayudas antes de fin de año gracias a los recursos captados con la ampliación de capital.

Liberbank (la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) ha puesto la nota negativa en los brillantes resultados de la banca española en los test de estrés del BCE que se han publicado este domingo. Aunque ha aprobado el test propiamente dicho tanto en el escenario base como en el adverso, se ha quedado ligeramente por debajo del 8% de capital exigido para aprobar el AQR (Asset Quality Review, revisión de la calidad de los activos), ejercicio previo que ha realizado el BCE para asegurarse de que no había ningún agujero en los balances de las entidades al cierre de 2013.

Mario Draghi Luis María Linde
El redactor recomienda