Kutxa se mete en la puja por Catalunya Banc, que llega a su semana decisiva
  1. Empresas
LA CLAVE, EN LA VENTA DE LAS HIPOTECAS BASURA

Kutxa se mete en la puja por Catalunya Banc, que llega a su semana decisiva

La subasta de Catalunya Banc entra en su semana clave: hoy se presentarán las ofertas vinculantes por la cartera de hipotecas y el viernes, por la entidad

placeholder Foto:

La tercera subasta de Catalunya Banc entra en su semana decisiva, puesto que este mismo lunes deben presentarse las ofertas vinculantes por la cartera de 'hipotecas basura' de 6.500 millones y el viernes, día 18, tienen que llegar las pujas definitivas por el conjunto de la entidad. En esta carrera, ha aparecido con fuerza KutxaBank, que está mostrando interés en la entidad catalana y que podría plantar cara a Santander y Caixa, según fuentes conocedoras de la situación. No obstante, todo está supeditado a obtener unas condiciones aceptables por las hipotecas; en caso contrario, el fantasma de una tercera suspensión sobrevolaría el proceso.

Un portavoz de la entidad vasca afirma que "Kutxabank no ha participado en ningún momento en el proceso de Catalunya Bank, ni tiene la menor intención de hacerlo en el futuro". Los otros candidatos a comprar el grueso de la nacionalizada son Santander, CaixaBank, BBVA, Société Générale. De todos ellos, BBVA es el que menos interés ha demostrado, puesto que ya compró Unnim y consiguió la cuota de mercado que buscaba en Cataluña. Société Génerale es una incógnita; dado que no tiene banca minorista en España, no obtendría ninguna sinergia, así que una puja ganadora sólo se explicaría por su intención de entrar en ese negocio, justo cuando Citi y Barclays lo abandonan.

El más interesado siempre ha sido Santander, precisamente porque se ha quedado muy rezagado frente a CaixaBank y BBVA en Cataluña. De ahí que haya movilizado más profesionales que nadie para estudiar la fusión de las cajas de Catalunya, Manresa y Tarragona. Además, hay que recordar que pudo quedarse con ella en la segunda subasta, en marzo del año pasado, pero sus condiciones no fueron aceptadas por Luis de Guindos. Sin embargo, su favoritismo quedó empañado por la voluntad de Isidre Fainé de pujar fuerte a pesar de que tendría grandes duplicidades, tanto para afianzar su liderazgo en su territorio de origen con más de un 30% de cuota (sin despreciar las connotaciones políticas) como para evitar la entrada en el mismo de un rival tan formidable como el banco que preside Emilio Botín.

Ahora aparece además KutxaBank como candidato. Las fuentes consultadas aseguran que va en serio pese a la negativa de la entidad. La fusión de las cajas vascas ha estado examinando en el pasado otras entidades subastadas por el FROB, aunque no ha vuelto a hacer una puja ganadora desde que se hizo con CajaSur en julio de 2010. Desde entonces se ha quedado rezagada por los frenéticos movimientos corporativos que se han producido en el sistema financiero español, con lo que su tamaño es inferior al de casi todos sus competidores. Y ahora tiene la oportunidad de aprovechar su holgada posicion de capital para ponerse a su altura, y además creciendo en una comunidad donde su presencia es escasa.

Esta competencia es lo que permite al FROB tener esperanzas de conseguir un precio positivo que reduzca las ayudas públicas necesarias para colocar las hipotecas. El problema es que aquí no hay nadie –salvo la incógnita de SG, que se antoja poco probable– capaz de romper la subasta como hizo Banesco con el gallego NCG Banco. Por tanto, aunque la idea es que el Estado ingrese dinero por la entidad, tampoco hay grandes expectativas. De hecho, algunos de los compradores aseguran haber encontrado una pérdida esperada no provisionada de unos 1.400 millones que no están dispuestos a asumir, un argumento con el que rebajarán aún más sus ofertas.

Ayudas reducidas o tercera suspensión

En todo caso, las fuentes consultadas confiesan que la clave está en la venta de las hipotecas, el llamado 'Proyecto Hércules'. Dado que hay hasta cinco grupos formados por fondos dispuestos a pujar, se espera que las ayudas públicas sean inferiores a los 1.500 millones estimados inicialmente. La cartera consiste en 6.500 millones brutos, que se quedan en 5.000 una vez descontadas las provisiones dotadas por la entidad catalana. Por tanto, el objetivo del FROB es que los compradores ofrezcan más de 3.500 millones. Y las fuentes aseguran que están manteniendo contactos frenéticos en los últimos días para conseguirlo.

El temor del fondo público que preside Fernando Restoy es que se repita la historia de las oficinas de fuera de Cataluña, cuya venta fue declarada desierta porque EVO y Popular –los únicos interesados– hicieron ofertas parciales y además solicitaban ayudas públicas. Ahí está el gran problema: Guindos está dispuesto a tolerar ciertas ayudas públicas adicionales a los 12.052 millones que todos los españoles hemos puesto ya en Catalunya Banc –y además no computarán en déficit durante muchos años porque al final no habrá garantías como tales, sino que el FROB tendrá una parte, junto al ganador, del fondo de titulización en el que se incluirán estos préstamos–, pero dentro de unos límites "razonables". En su opinión, conceder unas ayudas importantes para la venta sería un escándalo que no se puede permitir el Gobierno en vísperas de un año electoral que se presenta tan difícil para el PP.

Por tanto, si al final las pujas por las hipotecas le obligan a conceder más de los 1.500 millones, o si las ofertas por el grueso de la entidad no cubren ni una mínima parte de estas ayudas –o, el peor escenario, si piden ayudas en vez de ofrecer un precio positivo–, las fuentes aseguran que Economía podría volver a suspender la subasta. Una tercera suspensión que sería definitiva y que obligaría a liquidar –en el sentido de "cerrar", como lo entiende todo el mundo, no de "vender" como lo entiende el FROB– la entidad definitivamente.

Catalunya Banc Kutxabank Santander FROB Noticias de Caixabank Luis de Guindos
El redactor recomienda