se integrarán en el conjunto del banco

El FROB renuncia a vender las oficinas de Catalunya Banc para no dar ayudas públicas

El FROB ha decidido tirar la toalla ante la falta de interés en la red de oficinas de Catalunya Banc fuera de su comunidad: finalmente no se

Foto: Una mujer utilizando un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)
Una mujer utilizando un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)

El FROB ha decidido tirar la toalla ante la falta de interés en la red de oficinas de Catalunya Banc fuera de su comunidad: finalmente no se venderán aparte, sino que se incluirán dentro del conjunto del banco. Como adelantó El Confidencial, sólo había registrado dos ofertas –Popular y EVO–, que además eran parciales y exigían ayudas públicas. La decisión del FROB de dejar desierta esta subasta devalúa la de la entidad entera, puesto que la idea de vender las sucursales aparte era 'limpiar' un poco más su balance. Este fracaso contrasta con el éxito de la venta de las 'hipotecas basura'.

Dado que nadie tenía interés en comprar la totalidad de esta red de 196 oficinas, el fondo de rescate bancario aceptó su troceo para vender sólo aquellas por las que hubiera ofertas. Y efectivamente, las dos únicas propuestas que recibió sólo pujaban por una parte de estas sucursales: 80 en el caso del banco que preside Ángel Ron, situadas principalmente en la Comunidad Valenciana y Aragón, las dos regiones donde tiene menos cuota en España; EVO ofertó por una cantidad parecida de oficinas dispersas por distintas regiones para complementar la antigua red de NCG Banco fuera de Galicia. 

Pero estas ofertas no sólo eran parciales, sino que, además, pedían ayudas públicas: o bien un EPA (esquema de protección de activos) o bien una parte de los créditos fiscales de la entidad, de los que 3.500 millones están garantizados (son monetizables y se incluyen en su capital). Eso puso a los responsables del FROB –cuyo presidente es Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España– ante la tesitura de aceptar estas condiciones y asumir un nuevo coste para las arcas públicas del rescate bancario, o dejar desierta la subasta e incluir las sucursales de fuera de Cataluña en el grueso del banco cuyo proceso de venta comenzó la semana pasada.

Finalmente, se ha decantado por esta segunda opción, según confirman varias fuentes al tanto de la situación. "Las únicas ayudas públicas que el FROB pretende conceder en este proceso son las de la cartera de hipotecas que se está subastando de forma paralela. No contempla dar más en las oficinas fuera de Cataluña, ni siquiera parte del crédito fiscal, porque habría que restarlo del valor de la entidad. Porque tampoco piensa poner dinero en la venta del conjunto del banco, por el que espera sacar un precio positivo como en Novagalicia", explica una de estas fuentes.

Las oficinas vuelven al banco

El proceso de venta de Catalunya Banc se divide en tres procesos paralelos: la venta de las oficinas de fuera de Cataluña, la de una cartera de 'hipotecas basura' de 6.500 millones y la subasta del grueso del banco con su negocio en su comunidad de origen.

El presidente del FROB, Fernando Restoy. (Reuters)
El presidente del FROB, Fernando Restoy. (Reuters)

Como también adelantó este medio, el fondo está dispuesto a conceder una garantía (menos amplia que un EPA) de hasta 1.500 millones en la venta de la citada cartera 'hipotecas basura' de Catalunya Banc. Dicha garantía ha provocado que este proceso sí haya sido un éxito, a diferencia de la venta de las oficinas: han estudiado el cuaderno de venta más de 40 fondos y eso ha obligado al FROB a exigir unas condiciones homogéneas a todas las ofertas.

En el caso de las sucursales, el FROB juega con ventaja: al decidir no venderlas, las puede incluir en el paquete principal y se las quedará el comprador del mismo, que podrá cerrarlas o venderlas. La escisión de las oficinas exteriores es una de las imposiciones de Bruselas para aprobar el rescate con dinero europeo de la entidad, pero no es obligatorio hacerlo antes de la subasta; se ha intentado siguiendo el modelo de NCG Banco (Novagalicia), porque en teoría facilitaba la venta de la entidad al librarla de esa carga. 

Catalunya Banc vale menos con estas sucursales dentro

Ahora bien, eso no significa que esta decisión no tenga consecuencias. "Evidentemente, si tú sacas parte de la porquería del banco, la entidad vale más; si esa porquería vuelve a estar dentro del banco, este vale menos", explica otra de las fuentes, que recuerda que estas oficinas deberán comprarse para cerrarse (salvo que el adquiriente renegocie con Bruselas los términos del rescate).

Desde el bando de los candidatos, la tesis casi unánime es que el FROB tendrá que renunciar a su objetivo de lograr un precio positivo, y deberá conceder algún tipo de ayuda pública adicional a los 3.500 millones de crédito fiscal, pese a la mejora de las cifras de la entidad. "La cuestión no es que Catalunya Banc valga menos con las sucursales de fuera de Cataluña; la cuestión es que las ayudas públicas tendrán que ser mayores", señalan fuentes de los candidatos.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios