INVIERTE junto a LA ESPAÑOLA drago capital

Y al final, Castellana 200 va a parar… al fondo de pensiones canadiense PSP

Ayer lunes, la penúltima joya libre en el eje más cotizado de la capital cambió de manos, tras un proceso que se ha demorado en el calendario casi cuatro meses.

Foto: Foto: Castellana 200
Foto: Castellana 200

Ha costado sangre, sudor y lágrimas, hasta que al final la venta de Castellana 200 se ha concretado. Ayer lunes, la penúltima joya libre en el eje más cotizado de la capital cambió de manos, tras un proceso que se ha demorado en el calendario casi cuatro meses. Según fuentes de la operación, el comprador definitivo ha sido el fondo de pensiones canadiense PSP Investments, un gigante con 76.000 millones de dólares bajo gestión que irrumpió en la operación después de que la terna de candidatos -Anchorage, Pimco y Perella- se diluyera por motivos varios.

A última hora del día, la gestora canadiense firmó el contrato privado y las escrituras de propiedad por las que se compromete a pagar cerca de 140 millones de euros para quedarse con Castellana 200. Para ejecutar esta operación, los fondos administrados por PSP Investments se han apoyado en su socio ibérico Drago Capital, que asume un 10% de la inversión, y en la consultora local Rodex, generadora de la transacción y futuro gestor del inmueble, repitiendo así el mismo esquema que llevó a cabo en la Operación Copérnico.

Tras este desenlace, un poco rocambolesco tras las idas y venidas existentes durante estos últimos cuatro meses, Rafael Santamaría (Reyal-Urbis) ha conseguido que sea su candidato, Luis López Herrera Oria (Rodex Asset Management), quien intermedie la operación. En principio, todo estuvo ideado para que la firma española hubiera cerrado la transacción hace semanas, sirviéndose de un vehículo puente donde el fondo estadounidense Anchorage ejercía de financiador como paso intermedio antes de que formalizara la socimi que espera constituir Rodex.

Foto: Castellana 200.
Foto: Castellana 200.

Aunque desde el principio representó la mejor oferta, la renuncia de Anchorage a participar en la estructura diseñada por Rodex, como hicieron hace año y medio para comprar al banco Eurohypo una cartera de siete inmuebles repartida entre Madrid y Barcelona, dio al traste con las exigencias fijadas por la banca propietaria de Castellana 200. En ese momento, la operación tomó nueva vida y corrió turno a Pimco, que en realidad era Talus Real Estate, otra gestora española de nueva creación que prometía tener al gigante estadounidense como inversor ancla de su futura socimi.

Por disparatado que pudiera parecer, la segunda mejor oferta tampoco tuvo el dinero dispuesto en tiempo y forma. Era turno para el tercero en cuestión, pero la gestora de fondos Perella prefirió desatender sus opciones de compra y renunció siquiera a participar, devolviendo la operación al punto de partida inicial. Esta situación hizo que los cinco bancos accionistas del inmueble, es decir Bankia, Sabadell, Santander, BBVA y Caixa, se plantearan en ese momento la posibilidad de retirar el proceso del mercado, según explican fuentes involucradas en la operación.

Casi sobre la bocina, Rodex ofreció a otro fondo de inversión las condiciones de su oferta inicial para quedarse con Castellana 200. Así es como la gestora de fondos de pensiones canadiense PSP y la española Drago Capital, con unas exigencias de rentabilidad más bajas que Anchorage, irrumpen como nuevos propietarios de este activo (oficinas, comercial, parking y hotel), independientemente de la socimi que Luis López de Herrera Oria espera levantar en las próximas semanas desde la firma Rodex, siguiendo los pasos de otras gestoras como Grupo Lar y Azora

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios