EN CONTRA DEL CRITERIO DEL BANCO DE ESPAÑA

La Generalitat esconde un ‘arma secreta’ para conseguir banco propio

¿Se puede reclamar la independencia de Cataluña y al mismo tiempo aspirar a que el BdE te otorgue una ficha bancaria? La Generalitat cree que sí

Foto: El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)

¿Se puede reclamar la independencia de Cataluña y al mismo tiempo aspirar a que el Banco de España te otorgue una ficha bancaria? La Generalitat cree que sí. De hecho, van a intentar usar el proceso de unión bancaria europea para lograr que el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) opere como banco público de pleno derecho.

Todo ello a pesar de que fuentes financieras confirman que el BdE es muy reticente, en este momento, a otorgar al ICF, entidad crediticia dependiente de la Conselleria de Economía, ficha bancaria.

La solicitud al Banco de España no se ha formalizado todavía, ya que se está en trámites para redactar un proyecto de ley en el Parlament. Sin embargo, tras las últimas declaraciones del gobernador, Luis Linde, sobre la independencia de Cataluña, está muy claro que el banco emisor es más bien hostil a la actual Administración catalana por querer impulsar un proceso soberanista en dicha comunidad.

Desde la Generalitat y el propio ICF son conscientes de la oposición que despierta en Madrid el proyecto en este momento. Por ello, la estrategia, pactada con ERC, es ralentizar la tramitación de la ficha bancaria para acompasar el proceso con el de la unión bancaria europea, que es el único proceso de integración que avanza en la UE con el apoyo de Alemania.

Proyecto de ley

En este sentido, el Parlament ya ha retirado el decreto de urgencia por el que pensaba tramitarse la conversión del ICF en banco público. Ahora se sacará adelante un proyecto de ley, que es un proceso más lento pero que permite adecuarse al proceso de la unión bancaria europea, de manera que si Banco de España rechaza la concesión de la ficha tenga que justificarlo muy bien ante la UE para que no parezca un trato discriminatorio.

La conversión del ICF en un banco público es una petición de ERC que ha contado con apoyo incluso del PSC. Hay que aclarar que no se trata de constituir un banco central, sino que la Generalitat cuente con su propio ICO, con la intención de que pueda compensar la falta de crédito para las empresas catalanas, en especial las pymes.

La intención es que el proceso de tutela compartida en el seno de la UE que supondrá la unión bancaria obligue al Banco de España a dar la ficha al ICF por razones políticas y de manera discrecional, de forma que sólo se tengan en cuenta las circunstancias financieras y se apliquen criterios objetivos.

Solvencia financiera

Tal y como demuestra la memoria del ICF del año 2012, los recursos propios del instituto de crédito de la Generalitat suman 788 millones, de los que 688 corresponden a capital. El mínimo para tener ficha bancaria son 30, por lo que el ICF estaría suficientemente capitalizado para convertirse en un banco propiamente dicho.

El ICF ha sido un instrumento clave de la economía catalana. Su última cuenta de resultados refleja un deterioro de la mora, en línea con el resto del sector. Sin embargo, el banco catalán sigue en beneficios: ganó 3,7 millones en el último ejercicio. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios