El gigante KKR se suma a los Carceller para controlar el 51% de Pescanova
  1. Empresas
LA BANCA LIMITARÍA SU PAPEL AL 49% RESTANTE

El gigante KKR se suma a los Carceller para controlar el 51% de Pescanova

Damm ha armado un grupo inversor que ha presentado oferta no vinculante para hacerse por el 51% de Pescanova por 250 millones de euros

placeholder Foto: Factoría de Pescanova en la ría de Vigo. (EFE)
Factoría de Pescanova en la ría de Vigo. (EFE)

Solos o en compañía de otros. Damm ha armado un grupo inversor que ha presentado oferta no vinculante para hacerse con el 51% de Pescanova por 250 millones de euros, según han confirmado fuentes financieras. Para ello se ha aliado con Luxempart y con dos fondos de capital riesgo, el norteamericano KKR y Ergon Capital Partners.

Esta no será la única oferta, ya que hay otros grupos interesados y algunos fondos de capital riesgo extranjeros están comprando bonos de Pescanova en el mercado secundario, con lo que se da por hecho que esta oferta tendrá competencia de otros grupos. En medios financieros se apuntan los nombres de Cartera Industrial REA –Mercapital– Centerbridge, York Capital, Angelo Gordon, Mont Kellec, BlueCrest Capital Managament y Carvall Investors, entre los posibles interesados, si bien no todos acabarán formalizando una oferta.

Este lunesse presentóla oferta que ha liderado Damm y que ha armado personalmente el presidente de la cervecera, Demetrio Carceller. Esta propone que el nuevo consorcio controlaría el 51% del capital de Pescanova por los cerca de 250 millones que aportarían. El resto del capital quedaría en manos de la banca, que capitalizaría aproximadamente otros 240 millones, con lo que las entidades acreedoras se quedarían con cerca del 49%. Además, la banca tendría que hacer una quita de más del 70%, sobre los 2.750 millones de deuda restante.

La propuesta de Damm y sus aliados mezcla la experiencia del dinero viejo con la puesta sobre la mesa de dinero nuevo. Damm es el primer accionista de Pescanova, con el 6,2%, y el fondo luxemburgués Luxempart tenía el 5,83%. Además, la familia Carceller había comprado bonos por valor del 1,6% del capital. Todo ese dinero se ha perdido, pero conocen la compañía y eso junto con sus socios dispuestos a poner dinero nuevo les permite ofrecer una rentabilidad más baja que sus competidores, lo que favorece a la banca acreedora. La oferta de Damm y sus socios prevé una salida para los pequeños accionistas para que puedan recuperar una parte de su inversión.

Oficialmente, el plazo para presentar oferta acaba este lunes, pero el administrador concursal está dispuesto a flexibilizar el plazo a la espera de ofertas incluso durante toda la semana.

Decisión en manos del consejo

El consejo de administraciónha de tomar la decisión. Está previsto que se reúna este miércoles, pero el administrador concursal podría aplazarlo hasta el viernes para tener toda la semana y así recabar la mayor cantidad de ofertas.

El presidente de Pescanova, José Manuel Urgoiti. (EFE)Como el consejo ha de estudiar la oferta de Damm y sus aliados, fuentes cercanas a la empresa han explicado que los consejeros de la cervecera catalana y de Luxempart en el grupo pesquero no acudirán a la reunión y la decisión quedará en manos de los cuatro consejeros independientes, incluyendo el presidente, Juan Manuel Urgoiti.

Continuidad del presidente

Se da por hecho que en caso de que se acepte la oferta de Damm, Urgoiti seguirá como presidente, en esencia para mantener la buena relación con la banca, clave para garantizar el futuro del grupo pesquero. Sin embargo, todo apunta a que el año que viene se nombrará un consejero delegado con experiencia en la gestión industrial.

Cuando fue suspendida en bolsa, Pescanova valía 170 millones de euros. Ahora, bancos y los nuevos socios tienen que poner otros 500 millones sobre la mesa para que el grupo sea viable. La buena noticia es que hay grupos de inversión extranjeros dispuestos a arriesgarse.

Pescanova Damm KKR Centerbridge Demetrio Carceller
El redactor recomienda