al no encontrar inversores institucionales

Samaranch pierde otros juegos: cierra la gestora de fondos de GBS Finanzas

Juan Antonio Samaranch Salisachs no está pasando sus mejores momentos. Ni en lo deportivo, ni en lo profesional a través de la gestora de GBS Finanzas

Foto: Juan Antonio Samaranch Salisachs, miembro del Comité Olímpico Internacional. (EFE)
Juan Antonio Samaranch Salisachs, miembro del Comité Olímpico Internacional. (EFE)

Juan Antonio Samaranch Salisachs (Junior, como es conocido) no está pasando sus mejores momentos. Ni en lo deportivo, tras naufragar en el tercer intento de organizar los Juegos Olímpicos en Madrid, ni en lo profesional. GBS Finanzas, el banco de inversión del que es dueño, ha cerrado su gestora de fondos de capital riesgo después de no conseguir poner en marcha varios vehículos de inversión.

El miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), hijo del presidente de honor del organismo deportivo, ha decidido dar carpetazo a Admiral Capital Privado, la sociedad creada en el año 2008 para adentrarse en el mundo del capital riesgo. La iniciativa, respaldada por su socio, Pedro Gómez de Baeza, llamó la atención en su momento porque se trataba de un paso contracorriente, ya que la crisis financiera empezaba a hacer estragos en muchas empresas compradas por los private equity.

“Es el mejor momento para invertir. Las mejores operaciones de capital riesgo se hicieron después de la crisis de los noventa”, aseguraban por aquel entonces Juan Antonio Samaranch Junior y Pedro Gómez de Baeza. La realidad ha sido bien distinta. GBS Finanzas no ha podido levantar ninguno de los fondos que tenía previsto por falta de financiación al no encontrar inversores dispuestos a confiarles el dinero.

GBS Finanzas, el banco de inversión del que es dueño, ha cerrado su gestora de fondos de capital riesgo después de no conseguir poner en marcha varios vehículos de inversión

Por este motivo, han decidido cerrar Admiral Capital Privado, firma de la que tenían un 50% de las acciones. La otra mitad estaba en manos de Oppenheim, una de las entidades de banca privada más antiguas de Europa. Sin embargo, la elección del socio no fue una buena idea por parte de GBS Finanzas. Como les había pasado con Bear Stearn, banco americano con el que tenían una alianza y que quebró, la institución alemana sufrió un golpe muy duro cuando Arcandor, un grupo de distribución germano con más de 43.000 empleados y del que el banco tenía el 27%, reconoció que era insolvente.

Este momento fue aprovechado por Deutsche Bank para comprar Oppenheim, con más de 135.000 millones en activos bajo gestión, por apenas 1.000 millones de euros. De esta forma, el primer banco alemán se convirtió de forma indirecta en el socio de Samaranch y de Gómez de Baeza. Un partner que, según aseguran los financieros españoles, no ha querido seguir con el proyecto, razón por la cual han decidido desistir en el intento de lanzar varios fondos de capital riesgo.

Dos malos precedentes

Otras fuentes aseguran que GBS Finanzas ha sido incapaz de convencer a los inversores institucionales para confiarles sus patrimonios en un momento como el actual. Según estas fuentes, el episodio de Marco Polo, un fondo tecnológico creado en el 2000, no les ha ayudado en su objetivo. Ese vehículo, que contó con el liderazgo de Ricardo Martí Fluxá, exsecretario de Estado, y Aldo Olcese (Fincorp), inversores como El Corte Inglés, Indra, Unión Fenosa, Grupo Godó, Vips, y numerosas cajas de ahorro hoy quebradas como Caja Madrid, Bancaja, CatalunyaCaixa, Caja Duero y Caixanova, fue cerrado en 2006 con ruido de sables.

GBS Finanzas, que invirtió gran parte de los 100 millones en empresas tecnológicas, tuvo que liquidar la cartera y devolver parte del dinero a sus accionistas, que perdieron gran parte de lo comprometido, un capítulo que dejó muy tocados a Samaranch y Gómez de Baeza, que habían involucrado a nombres de mucho prestigio en una aventura sin final feliz.

Después y gracias a la experiencia del miembro del COI en asuntos deportivos (él mismo es corredor de fondo), el banco de inversión probó lanzar un fondo para gestionar derechos federativos de futbolistas, una fórmula de inversión muy en boga en esos momentos. Falcao o Neymar han sido propiedad de este tipo de inversores. Pero tampoco salió adelante por las dificultades legales que tenía la idea y los riesgos que había que asumir.

Como en los Juegos Olímpicos, la última intentona de introducirse en el mundo del capital riesgo tampoco ha llegado a buen puerto. El banco de inversión, que ha asesorado más de 300 operaciones de compra y venta de empresas a lo largo de su historia, ha cerrado Admiral Capital Privado con más pena que gloria.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios