SI NO HAY OFERTAS ATRACTIVAS EN LA PUJA

Guindos contempla una venta directa de Catalunya Banc para evitar otro fracaso

El ministro de Economía, Luis de Guindos, está mucho más preocupado por la colocación de CatalunyaBanc que por la de NCG Banco (NovaGalicia)

Foto: El ministro de economía, Luis de Guindos (EFE)
El ministro de economía, Luis de Guindos (EFE)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, está mucho más preocupado por la colocación de Catalunya Banc que por la de NCG Banco (Novagalicia), pese a que esta es la más inmediata. La razón es que no puede permitirse un tercer fracaso que le haría quedar muy mal ante la troika, según fuentes conocedoras de la situación. Asimismo, teme fuertes presiones políticas desde la Generalitat, en especial tras el resurgir independentista que se espera con la Diada. Por ello, no perderá el tiempo en una subasta al uso, sino que irá directamente a las ofertas vinculantes y no descarta una 'colocación exprés' como la de Banco de Valencia a La Caixa con tal de que no vuelva a quedar desierta. Ahora bien, Economía tampoco está dispuesta a inyectar todo el dinero público que le pidan los compradores, lo cual obliga al ministro a una complicada negociación con las entidades.

Las fuentes consultadas explican que existe una honda preocupación en Economía por la falta de interés de las grandes entidades españolas en el banco a través del que opera CatalunyaCaixa. De ahí que Guindos esté dispuesto a utilizar otras fórmulas con tal de quitársela de encima. Existe un precedente, que es la subasta exprés de Banco de Valencia, en la que participó Bankinter pero que fue ganada por La Caixa con grandes ayudas: una inyección de capital público de 5.500 millones más un EPA sobre una cartera de 4.350 millones más. "Mejor otro Banco de Valencia que dejar desierta otra vez Catalunya Banc", asegura una fuente cercana al Ministerio de Economía.

En todo caso, las fuentes consultadas coinciden en que el tercer intento de venta, que dirige N+1, no consistirá en un nuevo proceso formal de subasta con invitación a participar, ofertas no vinculantes, due diligence, etc. Algo que se explica porque los interesados ya han examinado dos veces la entidad, con hasta 400 personas desplazadas a la sede de la plaza Antoni Maura. Se irá directamente a las condiciones con que cada uno esté dispuesto a quedársela. Y si no hay suficientes pujas aceptables, se procederá a la adjudicación directa con tal de evitar otro fracaso.

Esta falta de interés ya se evidenció en los dos intentos anteriores: la primera subasta fue aplazada en junio de 2012, oficialmente porque había que esperar a conocer las condiciones del rescate europeo, aunque no había generado ningún entusiasmo entre los potenciales compradores; y la segunda (marzo de este año) fue declarada desierta ante la falta de ofertas -formalmente sólo se presentó la del Popular- y las exigencias de ayudas adicionales de las que se presentaron fuera de plazo -Sabadell y Santander-. Guindos prefirió que el FROB se quedara con la entidad a conceder ayudas extras, e incluso planteó la creación de un holding junto a Bankia y NCG Banco. 

Pero Economía dio marcha atrás en junio por causas no explicadas oficialmente, pero entre las que se encuentra un informe de la consultora McKinsey, que considera un error aquella decisión y afirma que, cuanto más tiempo se tarde en vender la entidad, más valor perderá y, en consecuencia, más dinero público habrá que inyectarle para colocarla. El proceso de venta se reactivó, pero se dejó para después del de NCG Banco -que se subastará en septiembre-, ya que la entidad gallega suscita mayor interés entre los bancos 'sanos'. El Ejecutivo ha estudiado incluso la posibilidad de crear un 'banco puente' para dejar fuera de la venta los activos más problemáticos de la entidad, aunque esta opción ha perdido fuerza últimamente.

Desde el fiasco de marzo, la situación de Catalunya Banc ha mejorado notablemente: ha vuelto a beneficios (183 millones en el primer semestre) tras las pérdidas históricas de 11.854 millones de 2012 por los saneamientos impuestos en el rescate, ha vendido su unidad inmobiliaria por 30 millones y, sobre todo, ha resuelto ya el canje de preferentes y subordinada -con posibilidad de obtener liquidez mediante el FGD y con un arbitraje para los casos de engaño o abuso- y va a resolver antes de su venta el ERE de 2.453 empleados impuesto por Bruselas.

Aun así, los grandes bancos siguen pidiendo ayudas adicionales porque la entidad que preside José Carlos Pla tiene una cartera de 3.000 millones de créditos tóxicos con una pérdida esperada muy elevada. Y no se trata sólo de eso, sino de la bajísima rentabilidad de su negocio. "El 80% de su activo son hipotecas minoristas sin suelo y con unos diferenciales muy pequeños sobre Euribor, lo cual implica unos márgenes bajísimos que no iban a provocar mejoras significativas de la rentabilidad del comprador por mucho que aumentara su cuota de mercado", según una entidad potencialmente interesada.

Lo que piden los compradores

En esta situación, los candidatos a comprarla demandan saneamientos adicionales -con o sin banco puente-, lo que implica una nueva inyección de capital público, o un EPA (esquema de protección de activos, garantía contra las pérdidas futuras de esta cartera); es decir, lo que Guindos se negó a dar en marzo. Además, solicitan poder apuntarse en su totalidad los 5.500 millones de crédito fiscal que tiene Catalunya Banc -de los que el auditor sólo le permite incluir algo más de 1.600, como adelantó El Confidencial en febrero.

Una mujer utilizando un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)
Una mujer utilizando un cajero automático de Catalunya Caixa en Barcelona. (EFE)

Obviamente, el ministro de Economía quiere conceder las menores ayudas posibles, puesto que la entidad ha recibido ya 12.050 millones de dinero público (es el mayor rescate del sector en relación al tamaño de balance, por encima de Bankia). Y el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, no quiere conceder un crédito fiscal tan grande por la merma de recaudación que supondrá en el futuro; estos créditos se deducirán de los impuestos futuros del comprador. Por tanto, habrá una negociación que se presume intensa con las entidades, en la que el Gobierno plantea la posibilidad de la colocación directa si no hay opción a una subasta competitiva.

"El FROB nos está preguntando en qué condiciones estaríamos dispuestos a quedarnos con Catalunya Banc. La cuestión es hasta dónde van a llegar ellos", afirman en otra entidad. De hecho, la posibilidad de unas importantes ayudas adicionales ha atraído de nuevo a la puja al Sabadell, que se había retirado tras lo ocurrido en marzo. Las otras entidades que participarán, con mayor o menor entusiasmo, son Santander, BBVA y La Caixa. El Popular y Kutxabank, de momento, se mantienen al margen. No se descarta la participación de algún fondo, pero no podría beneficiarse del crédito fiscal en su totalidad, por lo que el atractivo de la operación es menor para estos inversores.

La cuestión catalana

Todo esto se complica con la cuestión secesionista en Cataluña, que va a reactivarse con la Diada del próximo 11 de septiembre. Desde el Ministerio son conscientes de que Artur Mas quiere mantener la 'catalanidad' de Catalunya Banc, para lo cual pretende que caiga en manos de La Caixa o del Sabadell. Ambas entidades niegan haber recibido presiones políticas en este sentido. "Mas no está en condiciones de exigir nada el Gobierno después de que le hayan concedido una elevación de su objetivo de déficit (el famoso "déficit a la carta"), el FLA, etc.", sostiene una fuente política de Barcelona.

Sin embargo, desde Madrid las cosas se ven de otra forma: "Todas las peticiones de ayuda financiera el Gobierno no han impedido a Mas seguir planteando su referéndum, así que no vemos por qué no va a pedir también lo de Catalunya Banc", afirma la fuente cercana al Ejecutivo. Ese será otro toro con el que tendrá que lidiar Guindos para vender la tercera la entidad nacionalizada más problemática.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios