España pelea los créditos fiscales en la UE para evitar otro rescate a Bankia
  1. Empresas
su 'core capital' caería al 2% si los descuenta

España pelea los créditos fiscales en la UE para evitar otro rescate a Bankia

Los activos fiscales diferidos de la banca son un asunto crucial para el sector financiero español porque se juega 51.000 millones en el envite

placeholder Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

Las relaciones entre España y la Unión Europea tienen como protagonista estelar este verano los activos fiscales diferidos de la banca (DTA por sus siglas en inglés). Se trata de un asunto crucial para el sector financiero español porque se juega 51.000 millones en el envite, según el FMI. Pero no sólo para él:el Gobierno se arriesga a tener que rescatar otra vez a Bankia si no consigue que estos activos sigan computando como capital de primera calidad (core capital), puesto que la solvencia de la entidadcaería a mínimos sin ellos. No obstante,la eterna guerraGuindos-Montoroembarra el campo en las negociacionesque lleva la EBA (Autoridad Bancaria Europea): el titular de Hacienda no quiere que este nuevo 'favor' a la banca le suponga cinco puntos más de deuda pública al Estado.

Estos activos fiscales son futuros créditos contra la Hacienda Pública (es decir, servirán para reducir los impuestos que deberían pagar los bancos por sus beneficios en el futuro) generados por pérdidas del pasado o, sobre todo, porlos gastos anticipados (como las provisiones dotadas en 2012 por los Reales Decretos 'de Guindos'y los saneamientos y gastos de reestructuración realizados desde 2010). Pues bien,la regulación internacional de solvencia conocida comoBasilea III, que entra en vigor a partir de 2014, obliga a descontarlos del cómputo del capital. Esto supone restar a las entidades una media del 30% de sus fondos propios, pero en el caso del bancoque presideJosé Ignacio Goirigolzarri,esto supone un 70%.

La nacionalizada cerró junio con uncore capitaldel 10,32%, pero tiene activos fiscales por 7.500 millones derivados de los enormes saneamientos realizados por Goirigolzarri con el dinero del rescate europeo. Esto supone 7,68 puntos de capital, lo que dejaría esta ratio en el 2,64%, a años luz del 9% mínimo que exige la ley actual. Es más, Basilea IIIintroduce más ajustes por participadas financieras y minoritarios,por lo que este capital se quedaría por debajo del 2%. La diferencia para llegar al mínimo legal tendría que salir de un nuevo rescate condinero público.

Es cierto que la UE ha ampliado el plazo de cinco a 10 años para eliminar estos activos, a razón de un 10% por año, como informó El Confidencial en marzo. Y que por el camino Bankia generará capital de forma orgánica con sus beneficios. Pero parece muy difícil que logre suplir todo ese déficit por sus propios medios (aunque es casi imposible hacer predicciones a 10 años y menos aún en la banca) y, sobre todo, en realidad no tiene ese tiempo: el mercado exige a los bancos cotizados que cumplan desde ya con las exigencias de capital de Basilea IIIfully loaded, es decir, con todos los ajustes que se van a exigir al final del período transitorio. De lo contrario,penalizará su cotización, y el FROB pretende vender la entidad antes de 10 años.

Por eso, el Gobierno español negocia con Bruselas una fórmula para no tener que descontar estos activos del capital, al menos una parte de los mismos. Basilea III penaliza los activos fiscales porque están ligados a que la entidad tenga suficientes beneficios futuros para compensarlos, cosa que no está nada clara en muchos casos. Así que se trataría de eliminar esta ligazón con los beneficios y que se transformen en un crédito contra Hacienda que se pueda recuperar con cualquier impuesto (IVA, transmisiones patrimoniales, IBI, etc.). Y que desaparezca el límite temporal actual de 18 años para poder aplicárselos, así como el tope de que estos créditos no pueden superar el 50% de la base imponible positiva de cada ejercicio.

El modelo italiano

No es nada descabellado porque ya se ha hecho en otros países. De hecho, España llega tardísimo a ocuparse de este problema, puesto que Italia en 2011 ya estableció un sistema similar al que pide ahora nuestro país. Es más, en Francia, Holanda, Alemania y Reino Unido se permite incluso llevar estos créditos contra los beneficios de años anteriores, lo que se llamatax losses carried back. Por tanto, es probable es que la EBA se avenga a las peticiones españolas para no crear un agravio comparativo. Según fuentes conocedoras de las negociaciones, parece que va a aceptar que sigan computando como capital los activos fiscales temporales (los derivados de las provisiones anticipadas), pero no los permanentes (procedentes de bases imponibles negativas).

Es difícil saber si eso basta para solucionar el problema porque las entidades no distinguen entre unos activos y otros. Sólo BBVA lo ha desglosado: de los 1,60 puntos de capital que tiene en DTA, 0,9 son temporales. Teniendo en cuenta el total, por detrás de Bankia el banco que más se juega en este envite es Sabadell, donde los saneamientos realizados a cuenta del fondo de comercio negativo de la CAM (6.000 millones que se generan al comprar la entidad por debajo de su valor en libros) le han originado DTA por 3.000 millones, 5,5 puntos de capital; como éste se sitúa actualmente en el 9,5%, bajaría al 4% si el Gobierno no consigue su propósito. El siguiente más afectado, a mucha distancia, es CaixaBank con 2,53 puntos, seguido por Santander (2,40 puntos), Popular (2,20) y BBVA (los citados 1,60). A Bankinter no le afecta en nada.

Montoro, el enemigo en casa

Pero el ministro De Guindos tiene el enemigo en casa en estas negociaciones. Como también adelantóEl Confidencial, el titular de Hacienda no quiere asumir el coste de esta medida, porque supone convertir unos derechos futuros inciertos en algofirme e inmediato que se traducirá en una merma de recaudación de 50.000 millones. Merma que puede disparar el déficit público en los próximos ejercicios e impedir el cumplimiento de los objetivos de Bruselas y que, en todo caso,tendrá que ser suplida con deuda pública por otros cinco puntos del PIB.Lógicamente, esto no es precisamente lo que más ilusión hace a Montoro.

Las provisiones anticipadas generan activos fiscales porque están dotandounas pérdidas que no son reales hasta que se producen (están cubriendo el riesgo de esa pérdida); por ello, Hacienda no se las 'devuelve' a las entidades en su declaración del Impuesto de Sociedades, sino que se guardan ese derecho para el futuro. Pero tienen que pasar a ser deducibles con el tiempo -es decir, se tiene que producir la pérdida-para poder aplicarse en el Impuesto de Sociedades. Y como eso es incierto, Basilea III fuerza a restarlos del capital.

Autoridad Bancaria Europea (EBA) Luis de Guindos Basilea III Hacienda Banca Noticias de Bankia
El redactor recomienda