SE PUBLICARÁN EN LA SEGUNDA SEMANA DE JULIO

Los bancos centrales obligan a las cajas españolas a rehacer los test de estrés

Las cajas de ahorros españolas tendrán que rehacer los test de estrés después de que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) anunciara el miércoles el aplazamiento de las

Foto: Los bancos centrales obligan a las cajas españolas a rehacer los test de estrés
Los bancos centrales obligan a las cajas españolas a rehacer los test de estrés

Las cajas de ahorros españolas tendrán que rehacer los test de estrés después de que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) anunciara el miércoles el aplazamiento de las pruebas porque las entidades han remitido unos datos demasiado optimistas. Según fuentes del sector, el Banco de España exigirá una mayor dureza con la exposición al sector inmobiliario, lo que puede hacer que varias entidades suspendan las pruebas, que se harán públicas en la segunda semana de julio.

Tal como adelantó El Confidencial en abril, el Banco de España había buscado la forma de que prácticamente la totalidad del sector financiero español aprobara los test de estrés, y una de sus victorias fue la inclusión en el cómputo del capital del dinero comprometido por el FROB aunque no se entregue hasta septiembre.

Pero la EBA no ha tragado con las cifras remitidas desde España, así como desde otros países europeos. Según publicaba ayer el Wall Street Journal, el motivo del retraso es que las entidades han enviado unos datos excesivamente optimistas, que restarían credibilidad a las pruebas de esfuerzo, como ya ocurrió el año pasado.

Por eso, esta autoridad bancaria de nueva creación ha requerido a los bancos centrales nacionales para que endurezcan las condiciones de los test, calificadas de "poco realistas" a la vista de los datos recibidos. Su intención es publicar los resultados en la segunda semana de julio, según las fuentes consultadas, aunque no pueden descartarse nuevos retrasos.

Curiosamente, la banca española se había quejado de la dureza de las pruebas porque excluyen del capital conceptos como los convertibles e impiden actualizar los beneficios esperados para los próximos años.

Elevar la pérdida esperada

Oficialmente, el Banco de España no ha comunicado a las entidades las nuevas exigencias, pero las fuentes consultadas aseguran que, más allá de aclaraciones o una mayor segmentación de la información, el supervisor pretende que se eleve la pérdida esperada en la exposición inmobiliaria (crédito promotor y ladrillos adjudicados). Es decir, que el sector asuma que, en caso de crisis -los test de estrés consisten en plantear escenarios adversos-, las pérdidas serán mayores de las estimadas inicialmente.

Esto seguramente hará que algunas entidades suspendan los test. "Al Banco de España le interesa que algunas no aprueben por una cuestión de credibilidad, nadie se creería las pruebas si todo el mundo las pasa y no tendrían ninguna validez, como las del año pasado", añaden las fuentes.

Este endurecimiento no se aplicará sólo a las cajas, sino también a los bancos, pero son las primeras las que sufrirán más y las que corren el riesgo de suspender los test en este nuevo escenario. Asimismo, tendrá que extenderse al resto de la banca europea, pero su exposición inmobiliaria es ínfima comparada con la de la española. En ese caso, el principal problema es la cartera de deuda pública de países periféricos, que curiosamente no se someterá a las pruebas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios