la baronesa no informó al líder del psoe

Enfado monumental de Pedro Sánchez con Díaz por negociar en secreto con Iglesias

La pésima relación entre Sánchez y Díaz se agravó ayer, ahora con Iglesias como detonante. La baronesa negoció con el líder de Podemos el apoyo a su investidura a espaldas de Sánchez

Foto: Susana Díaz, Pedro Sánchez y Javier Fernández en el Consejo Político Federal. (EFE)
Susana Díaz, Pedro Sánchez y Javier Fernández en el Consejo Político Federal. (EFE)

La más que gélida relación entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, que esta última apenas se molesta ya en disimular, vivió ayer un nuevo episodio, esta vez con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, como detonante del conflicto. El secretario general del PSOE y su número dos, César Luena, se desayunaron con la noticia de que la presidenta andaluza en funciones había negociado en secreto con Iglesias, y sin informar a Ferraz, el apoyo a su investidura, según han confirmado a El Confidencial fuentes muy cercanas a la cúpula socialista.

El enfado de Sánchez y Luena con Díaz fue monumental, según esas fuentes, no tanto por la conversación que la baronesa andaluza mantuvo con Iglesias para tratar de desatascar su investidura en el Parlamento autonómico como por haber negociado a sus espaldas con el secretario general de Podemos. El número uno socialista se enteró por el diario 20 minutos de que Díaz había telefoneado la semana pasada a Iglesias con el propósito de persuadirle para que los diputados de Podemos se abstuvieran en la tercera votación celebrada ayer, que se saldó con un nuevo fracaso para la presidenta en funciones.

Al igual que en las dos votaciones anteriores, Díaz sólo cosechó los 47 votos favorables del PSOE, insuficientes frente a los 62 en contra del PP, Podemos, Ciudadanos e IU. Los cuatro partidos de la oposición coincidieron en que no se debe convocar una nueva votación hasta que no se produzca un acuerdo previo que garantice la investidura de la presidenta en funciones, por lo que se da por hecho que el Parlamento no volverá a reunirse para la ocasión hasta después de las elecciones municipales y autonómicas del próximo día 24.

Pablo Iglesias, líder de Podemos. (EFE)
Pablo Iglesias, líder de Podemos. (EFE)

Iglesias no llegó a negociar nada con Díaz "porque esas negociaciones están en manos de Teresa Rodríguez", según confesó el líder de Podemos al diario 20 minutos. "Yo le insistí en que confiara en nuestra voluntad de negociar en serio y le pedí que hablara con Teresa", en alusión a la líder del partido en Andalucía. La propia Rodríguez confirmó ayer todos estos detalles al acabar la sesión en el Parlamento andaluz, y añadió que, tras recibir la llamada de Díaz, Iglesias "le respondió que quien dirige las negociaciones en Andalucía es Teresa Rodríguez como portavoz del grupo parlamentario de Podemos". 

"Si Díaz pretendía con esa llamada", prosiguió Rodríguez, "suplantar a quienes los andaluces han elegido para ser su representante en la Cámara, quien normalmente se da golpes de pecho con Andalucía está poniéndose en cuestión. Ella sabe que se negocia aquí, en Andalucía", añadió, en una clara alusión a la presidenta en funciones de la Junta.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial, Sánchez y Luena interpretaron la actitud de Díaz como una muestra  de deslealtad por no haber informado previamente a la cúpula de Ferraz de ese acercamiento al líder de Podemos. El episodio recuerda mucho al protagonizado por el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, también con Iglesias como estrella invitada, y se produjo poco antes de la pasada Navidad en el domicilio del exministro José Bono, que hizo el papel de anfitrión de Zapatero, Iglesias y el número dos de Podemos, Íñigo Errejón. Sánchez tampoco fue informado de aquel encuentro.

Enfado monumental de Pedro Sánchez con Díaz por negociar en secreto con Iglesias

Con el fin de, cuando menos, guardar públicamente las apariencias, Sánchez envió ayer "todo su apoyo" a Díaz, después de que el Parlamento andaluz rechazase por tercera vez su investidura como presidenta. Pero no lo hizo directa y personalmente, sino a través de su cuenta de Twitter. "Todo mi apoyo a Susana Díaz y al PSOE de Andalucía. Habrá pronto Gobierno socialista a pesar de las minorías de bloqueo", señaló el secretario general socialista a través de la red social.

Paradójicamente, Sánchez envió ese tuit a Díaz poco antes de participar en un acto electoral en Cádiz, ciudad a la que viajó ayer para una minigira relámpago por Andalucía, mientras la baronesa andaluza se trasladó ayer mismo a Avilés para respaldar al otro barón del partido que preside una comunidad autónoma, el asturiano Javier Fernández. En realidad, Díaz evitará coincidir con Sánchez durante toda la campaña electoral, hasta el punto de que el número dos del PSOE andaluz, Juan Cornejo, tuvo que hacer malabarismos dialécticos el pasado lunes para excusar a su jefa de filas, argumentando que el hecho de que ambos líderes tengan sus propias agendas "permite que puedan estar en más sitios". 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios