LA FRAGMENTACIÓN PASA FACTURA A LA IZQUIERDA

Iglesias exige a Sánchez "rectificar" y formar un Ejecutivo progresista para frenar a Vox

"El 28-A había una oportunidad histórica para formar un Gobierno de coalición, ahora es una necesidad histórica", porque se trataría "de la única manera para frenar a la extrema derecha"

Foto: El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, comparece ante los medios de comunicación para analizar los resultados en las elecciones. (EFE)
El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, comparece ante los medios de comunicación para analizar los resultados en las elecciones. (EFE)

Pablo Iglesias ya ha escrito a Pedro Sánchez y le ha trasladado su voluntad de formar un Ejecutivo progresista, que necesitaría el concurso de los independentistas, para frenar a Vox. "El 28-A había una oportunidad histórica para formar un Gobierno de coalición, ahora es una necesidad histórica", porque se trataría "de la única manera para frenar a la extrema derecha en nuestro país, con un Gobierno con estabilidad suficiente y que garantice políticas sociales", ha asegurado Pablo Iglesias en comparecencia ante los medios de comunicación, con gesto hosco y tono serio. Al presidente en funciones le ha transmitido también que los resultados no son buenos, tanto por el éxito de la extrema derecha como porque tanto PSOE como Unidas Podemos retroceden en votos —tres y siete escaños respectivamente—. Su propuesta de mínimos para pactar, según ha trasladado por escrito al presidente en funciones, es que se negocie con base en los artículos sociales de la Constitución.

El líder de Unidas Podemos ha sido duro con Pedro Sánchez, ironizando que "se duerme peor con más de 50 diputados de la extrema derecha que con Unidas Podemos en el Gobierno". Le ha afeado así la repetición electoral, cuya única consecuencia, ha dicho, fue que "un partido que no existía ahora sea una de las extremas derechas más fuertes de Europa". Sin la convicción de que Sánchez no decida mirar a su derecha volviendo a intentar una abstención del PP, Iglesias sí ha mostrado su deseo de que "mire a su izquierda". Si Sánchez optara por negociar con Pablo Casado, advirtió, "decepcionará a una inmensa mayoría de votantes progresistas", añadiendo: "Quiero pensar que este resultado le va a hacer reflexionar". Es por ello que le ha pedido "que valore su error y que rectifique".

"Se duerme peor con más de 50 diputados de la extrema derecha que con Unidas Podemos en el Gobierno"

Al margen de los reproches por no haber evitado esta situación formando un Ejecutivo de coalición, Iglesias ha vuelto a tender la mano Sánchez y prometido dejar las diferencias a un lado y "poner todo lo que está en nuestra mano para un Gobierno progresista". Esto es, según añadió, combinando "la experiencia del PSOE y la valentía de Unidas Podemos para resistir a la recesión económica y poner freno al auge de la extrema derecha".

Unidas Podemos ha tocado suelo tras perder siete escaños con respecto a las pasadas elecciones del 28-A y quedarse en 35 escaños. La fragmentación del voto progresista, con la irrupción de Más País, ha generado fugas entre el electorado morado, dejándose la mayoría de sus escaños en las provincias donde los de Íñigo Errejón han estado más fuertes, aunque estos últimos no han logrado traducirlo en representación. Los trasvases desde el PSOE a Unidas Podemos en los últimos días habrían compensado estas fugas hacia la formación que lidera el que fuera número dos de Podemos.

Desde Unidas Podemos, asumen que han tocado suelo, pero consideran que se trata de "un suelo muy sólido". Y lo más importante para ellos, un resultado suficiente para lograr el objetivo de formar un Gobierno de coalición progresista con el PSOE. Al igual que en las pasadas elecciones, para esta fórmula de desbloqueo volvería a ser imprescindible el concurso de los independentistas. Las sensaciones entre la dirección de Unidas Podemos en esta noche electoral son, por tanto, agridulces.

Unidas Podemos toca suelo tras perder siete escaños con respecto al 28-A y quedarse con un grupo parlamentario de 35 diputados

A pesar del descenso que se evidenciaba con el avance del escrutinio, la cúpula del partido respiró con cierto alivio tras constatar que ninguno de los diputados perdidos corresponde a pesos pasados de la dirección. Se quedarían en 35 escaños, siete menos que el 28-A. En las pasadas elecciones ya perdieron 25 diputados, aunque el resultado volvió a ser suficiente para ser decisivos en la formación de Gobierno. Y es que algunas encuestas habían puesto en solfa los escaños de Pablo Echenique por Zaragoza, Rafa Mayoral por Madrid e, incluso, el del secretario de Organización, Alberto Rodríguez, por Tenerife. Sí quedaría sin representación la secretaria general de Podemos Canarias, Meri Pita, también miembro de la ejecutiva, así como la dirigente de IU Eva García Sempere. Los diputados que pierden son los segundos por Málaga, Cádiz, Bizkaia, Las Palmas, Alicante y los sextos por Madrid y Barcelona. En Huelva, donde no se presentó Más País, Unidas Podemos pierde su representación, mientras que gana un escaño por Girona.

Sobre la fragmentación del voto, Iglesias no ha querido cargar las tintas con el líder de Más País: "Conozco a Íñigo [Errejón] y sé que hoy es el día más difícil de su vida", se limitó a valorar. Más beligerante se ha mostrado el líder de IU, Aberto Garzón, para quien "se reafirma que la fragmentación de la izquierda es una muy mala idea", poniendo como ejemplo que "no solo perjudica a la izquierda, sino al país, porque en Málaga el segundo escaño [de Unidas Podemos] se perdió en favor de Vox". Garzón avanzó que desde Unidas Podemos van "a combatir a la extrema derecha desde las instituciones". Calificó también de "una gran irresponsabilidad" la repetición de elecciones "a partir de un cálculo partidista, elaborado por ingenieros sociales de Moncloa a costa de contribuir a la crispación" y "alimentando a la extrema derecha, que ha salido reforzada". Un auge por el que también puso en el punto de mira a PP y Ciudadanos, quienes habrían contribuido "a normalizar" el partido de Santiago Abascal "gobernando 'de facto' en comunicados autonómicas" con Vox.

Tras haber votado esta mañana en el colegio público de La Navata (Galapagar), Pablo Iglesias ya incidía en que a partir de este lunes tenderá la mano a Pedro Sánchez. Su objetivo pasa por formar un Gobierno conjunto combinando la "experiencia" de los socialistas con la "valentía" de la formación morada. "Cualquier ciudadano tiene hoy el mismo poder que un multimillonario, y ese poder hay que aprovecharlo. A partir de esta noche, reproches atrás, vamos a trabajar todos juntos", concluyó en declaraciones a los medios de comunicación.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios