REUNIÓN DE LA EJECUTIVA, ESTE VIERNES

El PSOE se debate entre pelear por Iceta hasta el final para el Senado y un plan B

Sánchez baraja distintas alternativas para resolver el puzle de las dos Cámaras, que se constituirán el martes. Uno de ellos es dar la batalla por el líder del PSC hasta que hable el Constitucional

Foto: Pedro Sánchez, con los candidatos a la presidencia de Canarias, Ángel Víctor Torres, y a la alcaldía de Santa Cruz, Patricia Hernández, este 16 de mayo. (EFE)
Pedro Sánchez, con los candidatos a la presidencia de Canarias, Ángel Víctor Torres, y a la alcaldía de Santa Cruz, Patricia Hernández, este 16 de mayo. (EFE)

El PSOE no quiere pasar página tan pronto con Miquel Iceta. Fue la apuesta personalísima de Pedro Sánchez para presidir la Cámara Alta y no quiere renunciar a ella a la primera de cambio, una vez que los independentistas bloquearon este jueves en el Parlament su designación como senador autonómico. Promete "pelear" por aquello que cree que le corresponde, así que de momento se plantea mantener viva la candidatura del primer secretario, aunque no hay decisión final adoptada. Todas las opciones seguían abiertas y solo este viernes, cuando se reúna la ejecutiva federal en Ferraz, se arrojará algo más de luz.

Después de que la Cámara catalana tumbara la designación de Iceta —por 65 votos de ERC, Junts per Catalunya y CUP, frente a los 25 apoyos del PSC y los comunes y las 39 abstenciones de Cs y el PP—, la dirección se protegió. Decretó hermetismo prácticamente total para no desvelar su estrategia. El "contragolpe" de Sánchez, como indicaban en su círculo más cercano. Trascendían poquísimas señales, porque la situación, insistían distintas fuentes consultadas, la gestionaba directamente el presidente en funciones con su núcleo duro. Desbaratado el plan inicial, la cúpula no quería revelar sus cartas. Caminaba con pies de plomo.

Son básicamente dos las alternativas que se manejan en el núcleo duro. Una, lanzar un plan B. O sea, promocionar a un sustituto de Iceta. Otro candidato para presidir el Senado, que habrá de constituirse el próximo martes, 21 de mayo, a partir de las diez de la mañana. La aspirante natural, la que sonó como opción desde el principio, antes de que emergiera el nombre del líder del PSC, era el de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, una mujer muy cercana al líder y de acreditada trayectoria institucional. El mensaje proyectado, sin embargo, sería bien distinto al que se perseguía con Iceta: un hombre que ha abanderado el diálogo en tiempos duros, catalán y catalanista, federalista.

El segundo camino que este jueves cobraba más fuerza —y lógica— era el de defender la candidatura del primer secretario hasta donde fuera posible. Dar la batalla, pues, aprovechando que el PSC interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional [aquí en PDF] en el que reclama la suspensión del acuerdo de la Mesa del Parlament que dio vía libre a la votación electrónica de la designación de Iceta. Vía adelantada por la SER. Los socialistas catalanes habían requerido al órgano rector de la Cámara que permitiera la votación con papeletas, lo que habría impedido que ERC, JxCAT y la CUP rechazaran el nombramiento de Iceta. Pero la Mesa por dos veces se negó a utilizar esa fórmula.

Calvo advierte de que el bloqueo de Iceta tiene "consecuencias jurídicas", aunque "algunos pensaran que era un juego de trilerismo político"


La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, advirtió a primera hora de la mañana de que la "torpeza" de los independentistas, bloqueando la designación del jefe del PSC, acarrearía "consecuencias jurídicas", aunque "algunos pensaran que era un simple juego de trilerismo político". La número dos instaba al TC a pronunciarse con celeridad porque los separatistas habían alterado la proporcionalidad: a los socialistas catalanes les corresponde, en función de sus resultados de las autonómicas de 2017, un senador territorial. El que tenían, José Montilla, renunció para dejar paso a Iceta, y ahora resulta que esa vacante no se ha cubierto, con lo que el Senado se constituirá el próximo martes sin ese representante que por cuota, señalan, toca al PSC. Calvo cargó asimismo contra Cs y PP por ir "curiosamente vuelven a ir de la mano de los independentistas", y enfatizó que el veto al primer secretario vuelve a probar que los socialistas "nunca jamás" han tenido "connivencia" con los separatistas, como decían y siguen diciendo las derechas.

Difícil resolución antes del 21

"Vamos a pelear lo que pensamos que se nos ha atropellado", aseguraban en la noche de este jueves fuentes muy próximas al presidente del Gobierno. Es decir, que se defendería la candidatura del primer secretario.

"Vamos a pelear lo que pensamos que se nos ha atropellado", señalan fuentes próximas a Sánchez. El problema es el poco margen de tiempo que hay

El problema que se encuentra el PSOE es que no lo tiene fácil, por una cuestión de tiempos. Fuentes jurídicas apuntaron a El Confidencial que el TC no tiene competencia para paralizar la constitución del Senado del próximo martes. Ni tampoco para nombrar senador a Iceta. Aseguraron que el recurso del PSC sí se podría admitir a trámite, pero las medidas cautelares reclamadas no resuelven "nada de cara al día 21". Habría que esperar, por tanto, a la resolución por sentencia, informa Beatriz Parera. Dicho de otro modo, que aunque el TC admitiese las cautelares y suspendiera el acuerdo de la Mesa del Parlament, no habría tiempo material antes de las 10 horas del martes 21 —día y hora fijados por real decreto— para convocar un nuevo pleno en la Cámara catalana y nombrar a Iceta.

El PSOE se debate entre pelear por Iceta hasta el final para el Senado y un plan B

Una salida sería que los socialistas promovieran un presidente 'interino' del Senado. Uno de los suyos que ejerciera el cargo a la espera de que el TC resolviera definitivamente. Si este les diera la razón, ese jefe de la Cámara Alta 'provisional' podría renunciar a su cargo en la Mesa y ser sustituido por Iceta. Pero en la cúpula socialista no eran de entrada muy partidarios de esta alternativa porque sería "frivolizar" con la cuarta institución del Estado.

En la noche de este jueves, fuentes próximas al presidente insistían en que no había una decisión tomada y que aún se deliberaba sobre los pros y contras de cada uno de los caminos. Pero este viernes, a las 12:30 horas, se reúne la ejecutiva federal del PSOE, en la que algún paso se debería dar. La dirección en principio habría de aprobar los candidatos para las Mesas de Congreso y Senado, salvo que se diera poderes al secretario general, Pedro Sánchez, para adoptar la decisión definitiva una vez que haya algún pronunciamiento del TC.

"El presidente está tranquilo y tiene todos los escenarios contemplados. Ahora toca su contragolpe —remarcaban en su círculo más estrecho en la Moncloa—. Sigue su plan, lisa y llanamente". No se descarta, por tanto, un último golpe de efecto del líder socialista.

3-2-2-2 para el Congreso

No se trata solo de proponer a los aspirantes a ocupar las presidencias de ambas instituciones, sino también señalar a quienes desempeñarán el resto de cargos a reparto de los órganos rectores de las Cámaras.

Los nombres que figuran en las quinielas para presidir el Congreso son varios: Margarita Robles, Isabel Celaá, Meritxell Batet... Calvo quedaría fuera

En el Congreso, el PSOE se adjudicará tres plazas, por las dos que tendrán Unidas Podemos, dos el PP y dos Ciudadanos, de manera que habrá una mayoría progresista, fundamental para controlar la actividad del palacio de la carrera de San Jerónimo e impulsar la actividad legislativa. En las quinielas, quien está mejor posicionada ahora mismo para presidir la Cámara Baja es la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles. Pero también ha sonado la titular de Educación, Isabel Celaá, o incluso la responsable de Política Territorial, Meritxell Batet, también procedente del PSC. Calvo, cuyo nombre circuló después de las generales del 28-A, quedaría en principio descartada, según fuentes de la dirección: es una mujer de la máxima confianza del presidente que, como insisten en su entorno, él quiere seguir manteniendo a su lado.

El PSOE se debate entre pelear por Iceta hasta el final para el Senado y un plan B

En el Senado, el PSOE disfruta de una plácida mayoría absoluta. Así, le corresponderían cuatro de los siete puestos de la Mesa, pero podría ceder uno de ellos al PNV. Los populares disfrutaban de esa comodidad en la pasada legislatura y dejaron uno de los cinco sillones a que tenían derecho a los nacionalistas vascos.

Igual que con los Presupuestos

Sánchez siguió haciendo campaña —el 26 de mayo, apenas cinco días después de la sesión constitutiva de las Cortes, hay elecciones europeas, municipales y autonómicas—, esta vez en Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. En la capital grancanaria, el presidente en funciones acusó a los separatistas de bloquear la designación de Iceta como senador territorial porque "no quieren soluciones" y quieren "vivir del conflicto". "Pero les voy a dar una mala noticia: soluciones habrá, convivencia habrá, fraternidad habrá, concordia habrá, porque hay cientos de miles de catalanes y millones de españoles que queremos dejar atrás un conflicto que no queremos volver a vivir, que es el enquistamiento de la crisis territorial en Cataluña", subrayó durante un mitin en el que participaron también el candidato al Gobierno del archipiélago, Ángel Víctor Torres, y el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo.

Para Iceta, será "difícil que todo siga igual" después del veto de los separatistas, que Borrell tilda de "totalitario". Para PP y Cs, es un divorcio "fingido"

Como también era previsible, Sánchez recordó que este jueves volvió a repetirse la misma alianza que hizo decaer las cuentas del Estado de 2019: la de las derechas de PP y Cs con la de los soberanistas. "Tumbaron primero, gracias al apoyo de los partidos de la derecha, unos Presupuestos sociales y hoy vetan la convivencia votando en contra del PSOE para poder presidir la Cámara territorial que es el Senado".

El PSOE se debate entre pelear por Iceta hasta el final para el Senado y un plan B

El enfado de los socialistas con las fuerzas secesionistas (especialmente ERC, de quien esperaban una postura más pragmática y constructiva) es mayúsculo. "En política nada sale gratis", señalaban en la dirección y en el Gobierno antes incluso de que se consumara la votación en el Parlament. Será "difícil que todo siga igual" después de que el independentismo haya "volado puentes" y haya puesto "un freno a la Cataluña moderna" que quiere diálogo, reconoció el propio Iceta durante su comparecencia en la Cámara. El ministro de Exteriores en funciones, el catalán Josep Borrell, calificó el veto al primer secretario, directamente, de "totalitario". Pese a ello, PP y Cs no cambiaron de argumentario: el divorcio del PSOE con los independentistas era "fingido", "puro teatro electoral", alertaban respectivamente el líder naranja, Albert Rivera, y la cabeza de lista de los conservadores a las europeas, Dolors Montserrat. Acusación que para Ferraz es, de nuevo, insostenible.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios