ELECCIONES GENERALES 2019

'Coaches' a la derecha, limpiadoras a la izquierda: el retrato robot de las listas

Construímos el 'perfil tipo' de los principales partidos políticos a partir de sus cabezas de lista para el Congreso y el Senado para saber qué es lo que buscan de cara a atraer a sus votantes

Foto: Papeletas y sobres en una mesa electoral (Reuters)
Papeletas y sobres en una mesa electoral (Reuters)

Medio día limpiando portales, el otro medio haciendo campaña. Así vivió Raquel Martínez el arranque de la campaña electoral el pasado viernes 12 de abril, y así ha estado hasta cerrarla. Sus vacaciones de Semana Santa se han resumido en continuas reuniones con sus compañeros porque, de un día para otro, ha pasado de ser una militante de Unidas Podemos a encabezar la lista del Congreso por Almería.

[Sigue en directo las elecciones generales de 2019 - 28-A]

Nunca antes había estado militando en un partido político aunque, reconoce, siempre le había interesado ese mundo. Recuerda que cuando nació Podemos hace cinco años se ilusionó como una niña con zapatos nuevos. Por fin, "alguien decía lo que yo pensaba". En ese momento, ella y su pareja pasaban, como muchas otras familias, serias dificultades para pagar el alquiler.

"Yo me creí la frase de 'o haces tú la política, o te la hacen otros'", explica. "Por eso decidí que yo ya lo había pasado suficientemente mal y que otros no tenían por qué sufrir lo mismo". Cuando le propusieron ser una de las candidatas a las primarias, no lo dudó un segundo.

Presentarse como cabeza de lista en unas elecciones generales supone todo un logro para quien se dedica a la política. Teniendo en cuenta que los primeros puestos siempre quedan reservados para los candidatos que más llaman la atención al partido. Quien llega a a estas posiciones puede tener la seguridad de que su líder le considera una buena carta que jugar.

Raquel es una mujer que no solo se ha hecho con ese mérito, sino que, además, es un perfil rompedor en un ruedo político donde las profesiones más comunes requieren un título universitario y las mujeres quedan infrarrepresentadas en casi una treintena de partidos –en estos comicios, solo cuatro de cada diez mujeres se presentan en el primer puesto de las listas para el Congreso y el Senado–.

En El Confidencial hemos recopilado entre los principales datos biográficos de los 1.284 cabezas de lista para saber qué es lo que realmente buscan los principales partidos españoles a la hora de diseñar sus listas. Información como sus anteriores puestos de trabajo, año de nacimiento o licenciaturas pueden explicar las tendencias que siguen desde el Partido Popular hasta Vox para atraer la mayor cantidad de votantes posibles. Y algo está cambiando en el Congreso.

"Las personas corrientes nos empoderamos"

El 'perfil tipo' de la persona que se dedica a la política en España corresponde con el de un hombre y de profesión abogado. Aunque la cuota de paridad en las listas electorales de este año cumple la ley –hay un 40% de mujeres tanto para el Congreso como para el Senado– la situación cambia en cada partido dependiendo del rango ideológico en el que se encuentre.

La izquierda es la que más cumple con las condiciones de paridad en sus números 1. De los partidos con alta representación, Unidas Podemos también sobrepasa el 40% estipulado con casi cinco mujeres por cada diez candidaturas dejando muy por detrás al PSOE, que por poco supera el límite. Aunque es un partido más pequeño, PACMA tiene entre sus candidatos la mayor representación de mujeres 'primeras' con 8 de cada 10 puestos para ellas.

En general, el perfil femenino queda infrarrepresentado a otros puestos más bajos. Esto no solo supone un lastre a la hora de asesorar y legislar sobre materias de mayor interés para las mujeres como la violencia machista, la conciliación o la interrupción voluntaria del embarazo, sino que también complica la representación de sectores profesionales feminizados como el empleo del hogar, la sanidad, la educación, la administración o la hostelería.

En el PSOE, los maestros y profesores le quitan el puesto a los abogados. A su vez los funcionarios, médicos e ingenieros que se abren paso entre los primeros puestos socialistas contrastan con los registros del Partido Popular, que apuesta por profesiones como la del funcionarios y empresarios, otorgando a estos últimos cierta importancia y colocándolos por encima de los economistas.

Todo depende del votante. Así lo explica Luis García, profesor de Politología en la Universidad Complutense de Madrid: “Los partidos políticos estudian su cuota de mercado y, una vez descubren dónde varía su cuota, hacen estrategias para recuperar el voto en ese sector”.

Se incluyen profesiones menos comunes, propias de lo social, que comienzan a romper el monopolio de abogados y economistas

Unidas Podemos ha sido el grupo político que, con su entrada en el Congreso, ha conseguido desnivelar la balanza con un cambio radical del ‘perfil tipo’: el 16% de sus cabezas de lista no tienen titulación universitaria, como Raquel, o como el monitor Daniele Alekai (Soria) o la peluquera Nadia Akjal (Ceuta).

El partido morado representa una diferencia en el patrón porque nació como un partido asambleario formado por politólogos. Esto, según el profesor universitario, le da un peso muy distinto: “Se incluyen profesiones menos comunes, propias de lo más social, que comienzan a romper el monopolio de los abogados y los economistas”.

Para Raquel, poder representar su realidad y la de sus compañeras de portales es lo mejor que se lleva de haber entrado en la cabecera de lista. “Las personas normales, las corrientes, nos hemos empoderado y hemos demostrado que podemos formar parte de la política”, apunta. “Hay que meter la mano ya”.

La voz de la España vacía

Si sumamos las profesiones de los cabeceras de los cinco principales partidos –PP, PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox– los abogados (141 en total) superan de largo a los profesores (72), los funcionarios (39) y los médicos (29). No es casualidad que la abogacía sea la profesión predilecta en el estrado. Según Gema Sánchez, profesora de Ciencias Sociales en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la licenciatura en Derecho es, al menos en España, un sinónimo de buena gestión pública. “Asumimos que un abogado está directamente relacionado con la función pública porque muchos opositan después de hacer la carrera, pero no siempre es así”.

Las Ciencias Políticas o la Sociología son, según Gema, carreras que ayudan a conocer de forma más clara cómo funciona el mundo de la política a diferencia de la abogacía, que se centra más en el ámbito jurídico. Sin embargo, no son carreras que se tengan tanto en cuenta a la hora de reclutar candidatos, algo que sí pasa en otros países europeos.

María Ángeles Rosado, la conocida agricultora de Guadalajara que ya contó a este periódico las dificultades a las que se enfrentaba en un pueblo alcarreño de 50 habitantes, es una de los cuatro candidatos en Ciudadanos que estudiaron Ciencias Políticas. “Llevo desde los ocho años queriendo entrar en la política”, admite. “Lo decidí cuando vi a mi padre y a mi abuelo llorar por una cosecha que habíamos perdido a causa del mal tiempo”.

Lo que realmente destaca del perfil de María Ángeles es su profesión de agricultora. Cuando el equipo de Albert Rivera se puso en contacto con ella para proponerle encabezar las listas por Guadalajara, le dieron un pseudónimo que le marcó: la voz de la España vacía en el Congreso de los Diputados.

Aunque Ciudadanos aún priorice a los abogados por encima de otros sectores, lo cierto es que este partido también incluye ciertos cambios en la cara de la política. Dota de más importancia a los profesores (son los segundos más comunes) y, dado su perfil económico, a los títulos relacionados con esta materia. Sin embargo, comienza a apostar por la hostelería, los técnicos o incluso los trabajadores sociales.

Tras contactar con ella, parte del partido fue a visitarle a su pueblo para conocer, de primera mano, la realidad de la despoblación. Fue entonces cuando les habló de no tener un pediatra para sus hijos a diario, de ir a unas urgencias sin enfermería activa y de “todas esas pequeñas cosas que hasta ahora nadie ha tenido en cuenta a pesar de que seamos los que generan los alimentos de la sociedad”.

“Poder aportar la experiencia de la vida real como agricultora, como madre en un pueblo sin ningún servicio, y convertirlo en cuestión de Estado como quiere Ciudadanos es poder hacer políticas acordes a la realidad”, explica la agricultora. Cree que la mezcla entre la agricultura y la politología es un cóctel ideal (y necesario) para el partido.

'Sorpasso' generacional, nuevas ideas

Cuando nace un nuevo partido, la primera reacción de la sociedad –independientemente de la ideología– es prestarle una fuerte atención. Su novedad sienta tendencias hasta antes no planteadas por otros que obliga a los partidos tradicionales a analizar sus listas para reconstruirse y redirigir la atención del votante.

Este es el caso del partido socialista. Cuando Podemos y Ciudadanos entraron en el Congreso con diputados de entre 40 y 44 años, en el PSOE se produjo tiempo después un 'sorpasso' generacional que provocó que los socialistas menores de 40 años superaran a los de 60.

La aparición de nuevas formaciones obliga a los partidos tradicionales a analizar sus listas para reconstruirse y redirigir la atención del votante

Lo mismo ocurrió con las profesiones. Aunque el PSOE apuesta por perfiles más sociales como la educación o la medicina, sectores como el trabajo social también han pasado a formar parte de su identidad con casos como el de María Marrodán que, antes de ser concejala en el Ayuntamiento de Logroño, fue trabajadora social.

De cara al programa electoral, María ha colaborado en la parte del diseño de los programas relacionados con los servicios sociales y los sistemas de protección. Ha recorrido más de una decena de municipios de La Rioja en una campaña que ella define como ‘papeleta a papeleta’: reuniéndose con vecinos hasta conseguir la mayor movilización posible.

“La pelea que me llevo al Congreso es fortalecer el sistema público de servicios sociales”, asegura. “Es algo tan necesario como la sanidad o la educación, pero se trata como si aún dependiera de la beneficencia”.

¿Y Vox?

El partido de Santiago Abascal sigue la tendencia general: busca a alguien formado en Derecho, de mediana edad y, de nuevo, hombre. Sin embargo, entre los perfiles formados en Derecho que concurren por las zonas de las dos Castillas y el sur, destaca un variopinto abanico de profesiones poco propias de la política. Valen como ejemplos Rafael Fernández-Lomana, exconcursante de ‘Supervivientes’ que se presenta por Vox en Santander, el torero Pablo Ciprés o el escolta privado Juan Manuel Hernández, ambos presentándose como primeros en Aragón.

Vox y Podemos, cada uno en su ideología, nacieron como partidos fuera de lo común e intentan romper con el sistema desde dentro

La lista sigue: una ‘coach’, un cirujano plástico o un director de campo de golf también han sido reclutados para las urnas verdes del próximo domingo. “Vox es una escisión del PP que ha recogido el malestar de votantes que pueden proceder tanto de gente de derechas como de centro o de izquierdas”, explica la profesora Gema García. “No deja de ser un partido populista que abre un abanico de puntos clave”.

El caso de Vox se configura alrededor de lo que los politólogos definen como el ‘votante residual’ o, en su defecto, el voto descontento con el sistema. “Vox y Podemos, cada uno en su ideología, nacieron como partidos que se salen de lo común e intentan romper con el sistema desde dentro”, analiza la profesora.

Lo que realmente llama la atención es el hecho de que los militares retirados (todos tienen más de 50 años) y los dedicados a las artes y la televisión superan al sector público, el científico y el económico. Si en el Partido Popular buscaban estrellas del deporte y en la izquierda artistas del cine y del teatro, la carta maestra de Vox son los toreros y, sobre todo, los militares.

Todo se debe, según el profesor Luis García, a la supervivencia de un franquismo cultural en el ejército. “Los cuerpos de seguridad tienden a ser más conservadores y ese voto siempre ha ido con cierto resentimiento hacia el PP”, afirma. “Ahora encuentra en Vox una papeleta que mostrar con más orgullo”.

Sin embargo, no cesa en insistir en que esta mezcla de perfiles es un resultado directo de la velocidad del momento: “Es un poco tremendo en este caso, pero pasa siempre al principio en cualquier formación nueva: se rellena con fondo de armario. Si el partido se consolida en un par de legislaturas, dejará paso a perfiles más intelectualmente sólidos. De momento ahora es el Ejército de Pancho Villa”.

Metodología

Para calcular el perfil medio del candidato de los principales partidos, se han extraído las listas elecotrales publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicadas el pasado mes de marzo. Hemos querido contar con las primeras candidaturas tanto del Senado como del Congreso para poder tener una muestra más amplia.

Los datos biográficos de cada candidato o candidata se han obtenido a partir de las páginas oficiales de los partidos, sus perfiles de Linkedin y otras redes sociales y publicaciones en medios de comunicación. 

No todos los candidatos y candidatas facilitan información sobre su vida profesional, edad o estudios. Se emplearon aproximadamente 10 días para poder encontrar la información del mayor número de cabeceras posible. En el caso de los principales partidos políticos, más del 80% de la lista queda completado.

De la misma forma, se ha buscado incluir la información del más del medio centenar de partidos que concurren en las listas. Sin embargo, y como es lógico, cuanto más pequeño el partido, más complicado extraer información sobre sus candidatos. Por esta razón, y por cuestiones de relevancia, no se han incluido en el reportaje.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios