LA INMIGRACIÓN EN LA CAMPAÑA

Más de un millón de inmigrantes con DNI inquietos con Vox, baza de Sánchez el 28A

Asociaciones de inmigrantes piden movilización ante el auge de Vox. Solo procedentes de Ecuador hay 400.000 votantes. Los de origen venezolanos temen más a Podemos

Foto: La sede de Ferraz del PSOE. (Reuters)
La sede de Ferraz del PSOE. (Reuters)

Paloma lleva 12 años en España. Llegó de la República Dominicana con un contrato en origen -una fórmula enterrada por la crisis- para cuidar niños y desde hace ocho tiene la nacionalidad española. Nunca le ha interesado la política tanto como ahora. “Estoy haciendo campaña por Sánchez. Solo él nos garantiza estabilidad a los inmigrantes. Con Vox las cosas se pueden poner feas”. Paloma, que en realidad no se llama Paloma, explica que el grupo de whatsapp de las cuidadoras del parque también está en ebullición. “Mis amigas de Andalucía no votaron en diciembre y mira. Ahora no va a pasar igual. El otro día a un señor que se metía con los inmigrantes le pregunté si no sabía que nosotros también votamos”.

No existen datos oficiales de cuántos inmigrantes nacionalizados tienen derecho a voto en los comicios del 28-A. El Instituto Nacional de Estadística cifra en algo más de dos millones los adultos nacidos en el extranjero con pasaporte español (el 6% sobre los 34,8 millones de electores). Pero eso incluye a los exiliados españoles y sus hijos que nacieron fuera, muchos de ellos no inmigrantes. Los partidos estiman esta bolsa de votantes recientes, sobre todo llegados durante la burbuja inmobiliaria y antes de la crisis económica, entre un millón y un millón y medio de personas. En 2017, España solo concedió la nacionalidad a 66.500 personas, un 55% menos que el año anterior. En los últimos cinco años de los que hay datos, España ha concedido 700.000 nacionalidades. En un país con un enorme problema demográfico y de despoblación, la inmigración es clave.

Vladimir Pascual, presidente de la Asociación Rumiñahui, se define como un ecuatoriano de Pinto, el pueblo madrileño al que llegó hace 20 años. "Hay más de 400.000 ecuatorianos con doble nacionalidad. Somos un grupo muy, muy importante". La asociación ha empezado una campaña animando al voto de la comunidad ecuatoriana. “Estamos invitándoles a votar con conciencia por los partidos que defienden la democracia y los derechos humanos y el marco constitucional”.

Tradicionalmente, la abstención entre los inmigrantes es mucho mayor que entre los nacidos en España. Pascual quiere que eso cambie y el detonante ha sido el discurso de Vox, al que se suele referir como "este partido". “Con este partido hemos notado que la gente está animada a ir a votar". En su programa, Vox propone, además de deportar a todos los que estén en situación irregular, "suprimir la institución del arraigo como forma de regular la inmigración ilegal", "revocación de las pasarelas rápidas para adquirir la nacionalidad española", "elevar la exigencia en nivel de idioma, tributación e integración para la adquisición de la nacionalidad".

El presidente de la asociación Rumiñahui quiere que los ecuatorianos con doble nacionalidad se movilicen. No anima a votar a un partido concreto pero de sus palabras es fácil deducirlo: "Queremos que la gente vote con responsabilidad y que miremos a una España unida y cohesionada y no la dividamos con este partido de extrema derecha que ataca a los migrantes y que siembra bulos de falsa información. Los migrantes dejan aquí hasta el 90% de lo que ganan y apenas envían un 10% a su casa. Este también es nuestro país y los migrantes lo sentimos así. Nos quieren hacer sentir como que somos de fuera y no es así".

En la campaña de 2016, Mariano Rajoy pidió el voto latinoamericano -hay un millón de españoles nacidos en Latinoamérica- pero ahora ningún partido mayoritario ha hecho campaña dedicada a este grupo. No ha habido actos específicos aunque el tema de la inmigración sí ha tenido un papel relevante en la campaña. El PP propone en su programa "volver a las políticas responsables de inmigración, que debe ser legal, ordenada, vinculada a un contrato de trabajo y con la voluntad de integración y respeto a las costumbres de la nación que les acoge". El PSOE, que también habla de una inmigración regulada a la vez que propone subir la altura de las vallas de Ceuta y Melilla, apuesta en el suyo por "abordar una reforma de la nacionalidad por residencia, procurando el máximo consenso, que incorpore una reducción sensible de los plazos máximos establecidos actualmente, la revisión de los supuestos de renuncia a la nacionalidad anterior y la valoración de la trayectoria de integración, más allá de un examen".

"Este también es nuestro país y los migrantes lo sentimos así. Nos quieren hacer sentir como que somos de fuera y no es así"

Yolanda Villavicencio, presidenta de la asociación América España Solidaridad y Coorperación (Aesco), coincide con su colega de Rumiñahui: “Hay bastante temor frente a las declaraciones que está haciendo esta fuerza política y a la gente está por movilizarse para votar a otra opción que no sea Vox”. Ella tiene claro que ese voto irá mayoritariamente para el PSOE: “Como la mayoría de la gente obtuvo sus papeles con la regularización de Zapatero, muchos tienen la opción del PSOE. La salud y la educación universal cuando llegaron eran desconocidas en sus países de origen y la gente más politizada tiene más apego a Podemos”. “Tradicionalmente no se vota mucho pero en los grupos de chats veo que la gente sí se va a movilizar por el temor a que Vox entre con mucha fuerza”, añade.

Obviamente, no todos los inmigrantes tienen la misma sensibilidad. La comunidad venezolana, la que más ha crecido los últimos años por la crisis del chavismo, recela sobre todo de Podemos. "Los venezolanos van a participar seguro porque están muy, muy conscientes sobre la importancia de votar y no quieren que en España se repita lo de Venezuela. Seguramente algunos voten al PSOE, pero están muy tocados con el supuesto socialismo en venezuela y muchos votaran al PP o Ciudadanos, incluso a Vox", explica un venezolano con años en Madrid. Alexander Rangel, presidente del Grupo Sí España, cree que la preocupación de este grupo es distinto al del resto: "Les preocupaba Podemos porque lo veían como un reflejo de lo que podía pasar pero creo saben que España nunca va a seguir los pasos de Venezuela".

Sin datos oficiales

La concesión de la nacionalidad española a una persona nacida en el extranjero le otorga automáticamente el derecho a voto en las elecciones como un español más. Pese a esta circunstancia, la Oficina del Censo Electoral, dependiente del Instituto Nacional de Estadística (INE), no clasifica a los electores en función de su lugar de nacimiento en las estadísticas públicas.

Para estimar el número de votantes extranjeros residentes en España con pasaporte español nos hemos basado en las últimas cifras de población publicadas por el INE a 1 de julio de 2018. Hemos calculado el número total de adultos –personas de 18 o más años a 31 de diciembre–con pasaporte español en función de su lugar de nacimiento de acuerdo a esta estadística. La cifra total obtenida es muy similar al censo oficial de electores residentes en España para las elecciones generales: 34.765.709 adultos españoles –de los que algo más de dos millones han nacido en el extranjero– por 34.799.999 electores llamados a las urnas el 28-A.

Al no disponer del cruce por edad para calcular el mismo dato por provincias, nos hemos tenido que limitar a estimar el número total de extranjeros con pasaporte español sobre la población española de cada región, incluyendo los menores de edad (158.190 jóvenes extranjeros que aún no han cumplido los 18 años tienen la nacionalidad española). Por esta razón, los datos provinciales reflejados en el mapa han de tomarse como orientativos.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
189 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios